, ºº. éºMáximó Gºrkv. jnoma. nouáña. 4 Bueno de admitir cirrias htchos. nlativas a mi cortés controversia con Constantina Balmant. Ivan Brrnin, me he dirigidº. Máximo Gorki. He aquí. cuadra impresionante que. ofrece, en algunas lllteas de la Literatura Rusa de la hora presente. 16 de Febrero de ¡1928. Mi duerido Iamigo. eren en Rusia. Me ha venido la duda de que hayan pódido escribirla hombres de letras.
con su novela, contrarevolucionaria a Gogol. a, Puchskin, y cuando tiene en preparación a urguenef y las obras completas artisticas y teofilosóficas de Leon Tolstoy, en 90 volúmenes. la cabeza del Comité de Redacción se. encuentra el amigo de Tolstoy, Tchertkoif. Se prepara la publicación de las obras escogidas de Bunin, Kuprin, Chmeloff; y viejos escrito, ROMAIN ROLLAND. Hombres de letras. no habrían podido escribir que los autores clásicos es tán prohibidos en Rusia. cuando la Casa de Ediciones del Estado acaba de editar y muy bien a Dostoievsky. LOS DEMONIOS. dancia de jóvenes escritores. tenas de escritores en Rusia.
Aináúta res como Mamin, Sibiriak, Garin, Mikhailovsky, no son tampoco olvidados. Hombres de letras habrian debido saber también que. los autores clásicos no están prohibidos, por los catálo. go; de las bibliotecas, donde en todas partes Tolstoy, Dos toievsky, Gogol ocupan el primer puesto. Los jóvenes literatos rusos vienen, todos los años, a encontrarme aqui, en el extranjero. Es dificil asociar la miseria con largos viajes al exterior. Me parece que ten go el honor de disponer de la confianza de los jóvenes; mas en conversaciones íntimas, a mi pregunta: Quién. qué grupo ha podido escribir esta protesta? no he re. recibido en respuesta smo un alzamiento de hombros esHe lerdo la Carta de las, escrttares» rusos que perma. céptico. Se os escribe que no hay más literatura en Rusia?
Qué extraña afirmación. Estoy sorprendido de la abunEn este momento hay cenAumentan con una rapidez que no puedo explicarme sino por el talento característico de toda la masa de mi pueblo. El pueblo ruso comienza, en fin, a ser consciente de su yo. de su valor y de su derecho a la libertad. de sus fuerzas creadoras en todos los dominios de la vida. El año último ha dado algunas personalidades muy importantes, que prometen mucho. Son: Taddeeff, el autor de la novela La Debacle. Leonidas Burissoff, Nina la historia. El europeo sintió vivamente la necesidad de vivir en un mundo perfecto, libre de las contingencias de la materia y de la vida. Este mundo lo creó sirviéndose de la razón. Fué su racionalismo; racionalismo que pre» sidió todo el curso de su cultura, hasta en las épocas en que parece que más lo negaba. El prototipo de la cultura occidental europea ha sido y es la cultura francesa, mesurada, elegante, racional, brillante, armoniosa.
do, a lo racional. Descartes llega a explicarse el mundo y a justificar la vida y la ultravida con solo el auxilio de la razón. Otro caso singular y corroborante es Spinoza. jamás el arte derazonar llegó a una agudeza tan maravillosa, a una vitalidad tan grande. Pasma como un hombre sin salirse de su gabinete encuentra las soluciones fundamentales dela vida. Leverrier descubre un pla neta sin alzar los ojos al cielo. Cuando empleo la palabra deformar y falsificar no es que quiera expresar un sentimiento despectivo. Lo hago por método o claridad verbal.
que hablo como americano y que, al expresarme tengo por fuerza que usarlos recursos o palabras de mi ambien, te espiritual, dela perspectiva de mi raza o estirpe. No. hay otro camino para dar una versión o impresión de la. serjuez antes que autor y actor. cultura occidental através de un americano o novom unda no: Por desgracia o, por felicidad falta averiguarlo todavía el hombre carece de la suficiente objetividad para Por lo demás, es sabio y vital amar su límite para no dispararse fuera de si mismo haciéndose trizas.
En este ensayo me he esforzado en comprender a Enropa, aunque sé de antemano que no puedo ni podré ver nunca como un Europeo. Lo mismo le ocurrirá al euro. peo con respecto de América. Son dos sensibilidades, si no contrapuestas, por lo menos, distintas. En ética y en estética el americano está en el punto opuesto al europeo. Por lo general, salvo raras genialida des, no se comprenden ni se comprenden nunca. Dudo mucho que un europeo culto pueda comprender en su justo valor vital el pensamiento de Vasconcelos y la estética pe César Vallejo, pongamos por caso. En América misma Le droit. palabra que expresa pro. fundamente el respeto del francés a la ley, a lo consagraNo hay que olvidar no se les comprende en lo que tienen de valoración eter na. es que en América hay dos Américas: la América que ha asimilado la cultura occidental y que, como he di. cho, es el pudridero de ella, y la América americana que. comienza a revelarse en fuertes y claros temperamentos. Entre ambas hay una mccmprensrón absoluta, un abismo insalvable y trágico. Donde ejuzga mejor la incapacidad ética del europeo es en Nietzche, así como en Spengler resalta más que en cualquier otro la servidumbre del pensamiento a la ra, zón.
Nielzche de tan fino sentido estético, al llegar a la ¿tica la confunde con la moral o, mejor, con las morales.
Nietzche es incapaz de concebir el sentido ético vital y e. terno del hombre, en cambio analiza con extraordinaria penetración la moral histórica, la moral como fenómeno consuetudinario.
tivo, aunque de Así hablaba Zaratrusta se desprende un cierto sentido ético de la vida sin quererlo. El menos racionalista de los filósofos europeos estaba infieion do de un racionalismo que acaba por conducirlo a la locura. Nunca una cultura, como la europea, dejó más elementos a la que le sucede en la historia. Hay, sin em bargo, ciertos matices sutiles que América no ha comprendido ni comprenderá nunca. Empero está incomprensión jamás alcanza la distancia abismática que hay por ejemplo, entre la cultura occidental y las culturas antiguas. Con todo, esta incomprensión es profundamente trágica porque coexisten ambas en un momento dado y dentro de una misma raza. No es cuestión de preparación o disciplina, es cuestión de aptitud o de sensibilidad. Lo que se llama la América joven es Europa vieja y descompuesta lºare asistir con más acuidad a la vejez de Europa es mejor estar en América. Pero hay un hecho innegable, y. es que ningun cultura ha influido más en otra que la europea.
mentis rotundo a lateoria de los ciclos cerrados e intransferibles de Spengler. Amer zon ORREGO.
Trujillo, marzo 1928.
Llega, entonces, a un escepticismo negaEs un