Archivo rebelde es
1919 09 11 11 original
1919 09 11 11 processed

i Repertorio. Áflzerzkana x Recuerdos que entretenemos porque eternizan la preisencia, ly mediante ellos vive en nosotros el ser amado. hay recuerdos quérechazamosy de los que. huimos, recuerdos que nos torturan porque nos hacen revivir. las horas menguadas de la pena y del dolor, los momentos de amargura, cuya sola evo. cación basta para oscurecer el presente y poner en el alma la angustia y el temor. i. n: y REVERIE o (Vafrï qu; la: ja rdín: de h: Nm. van? fleurífi: n)
Es la hora imprecisa de latarde en. que eljcielo se oscurece y una suave paz lentamente penetra e invade todas las cosas. Hora exquisita y lánguida, de emoción, de vaga inquietud, torturante y deliciosa melancolía, en que el almaïlibertándose de los afanes día. rios. de las pueriles preocupaciones, vaga por las regiones del ensueño y de la quimeramr. En los campos. el sol dora los ¿árboles y los caminos; gravemente, silenciosamente regresan los bueyes al establo. Los hombres vuelven a sus hogares, concluido el rudo trabajo; donde los espera el calor de los afectos familiares, el tranquilo recoginiiento del nido. Las mujeres» qué tambïéfl haïl, jardíuesfle la noche. jardines estrella. concluido su tarea, miran en las ventanas, en los umbrales, a1o transeun tes que pasan, a los niños que juegan, interrumpiendo con sus risas el silencio de la tarde, y en sus pupilas se refleja la dulzura de un ensueño.
El parque antiguo, en el que flore cen rosas bermejas yblancas, jazminesaromáticos, brinda soledad. y» sombra propicias: él y ella caminan lentamente sobre la arena del sendero; a la emoción de sus almas se añade la emoción de la hora encantada, llena de perfumes, y rumores, y parecen amarse más en este momentopoético y suavisitno.
En esta hora de ensoñación se dejan los filósofos graves. los moralistas austeros, hasta los poetas de predilección que con deleite y amor se leíanf el libroxse escapará de las ¡imanes porque el espíritu quiere, soñar y solamente podrá responder a su íntimo deseo el sollozo de una música, de esas músi cas que torturan y. hacenfiesfallecer: loslamentos inefables de Chopin, la honda y misteriosa poesía de Schumann, Schubert patético y romántico. Oh un «Preludioï, el «Traumerei» o la trserenatan, escuchadas a la caída de la tarde. También aquellas músicas eslavas, atormentadas y extrañas, que evocan la melancolía infinita de la estepa! Escuchar esas músicas de casuav. lidad, cuando al atardecer se pasa cerca Ide. una ventana. de una casa, en Ja JOSEP Cable: o BOS i Importamos cantidades grandes de nueces de corozo (únícamentela nuez, sin la cáscara. fibras de corózo, cera de abejas, cueros de cabra y cueros en general y toda clase deproductos naturales. Envíen muestras y precios, en oro americano, TF. Nueva York.
Conseguimos venta para productos nuevos y sinxalor comercial aparenter Escríbannos respecto a cualquier negocio en nuestro ramo. A Newv Yórk, Si. ÏA. 39 Cbrtlandt St. BANCO:«THWE TÍTLE GUARANTEE TRUST Col. NEWIYORK Cuentas a nombre de Joseph Bondys Sons y Estate of joseph Bonidy, Espécializamos en la importación dé MATERIA PRIMA DE LA AMERICA LATINA PAGAMOS CINCO DIÁÉ DESPUES DE RECIBIR LOS EMBARQUES EN NUEVA YORK y ONS Clave: Age. 4a Edición enviando muestras y precios en. oro americano AS. Nueva York y contestaremos después de estüdiarlo. u. que un. piano llora y furtivamente, con la complicidad de 1a noche que se acerca, oír, oír y soñar. mientras proseguimos nuestroen sueño el tiempo se ha, deslizado tranquila, plácidamente. Hanflorecída los dos, radíantes, maravillosos. Los aromas se intensifican, hay un completo silencio y el cielo de Linazul casi negro da una sensación deinfiníto. si en la hora romántica y suaveïdel crepúsculo vagaba el alma por el país de.
la quimera, con la nocheserena, augusta y religiosa. quiere orar, temerosa del misterio que encierran los esg pacios infinitos y eternos. MYRIALI Lima, Noviembre de 1918. Alarma ía Peruano. Lima. marzo. 1919. o Los dos últimos tomos (le la BIBLIOTECA ANDRÉS BELLO, en nuestras oficinas,. a 3. 00 cada uno: RAFA E1 BARRET: CUENTOSBREVES i BIORALIDAWES ACTUALES i NA. mañana de diciembre, inmen samente cálida, una joven, en cu clillas junto al agua, refregaba con tesón unas piezas de ropa. La falda de y percal, levantada y stijeta entre ambas rodillas, dejaba al descubierto unas panitorríllas rollizasdesde el tobillo; y las mangas alzadas de la bata, ponian de manifiesto dos brazos torneados y cubiertos de piel morena y brillante.
DE ÍÏEHIDO EI tiempo la joven cesaba de refregar, sacudía susmanos regordetas para escurrir el aguagy se las pasaba por lafirente a fin de quitar el sudor o volver a su sitio alguna greña rebelde de su bravia cabel1era Un par de horas transcurrieron, y ya enjuagada la ropa, la niña se puso de pie, hizo un lio con todas las piezas lavai das y se escurrió con rapidez por el mv EL CIQIBÁlL sendero hasta llegar a un pl ayo, un «potrerito» alfombrado de grama y bañado de sol. Extendió en el suelo las diversas ropas, cantando bajito unas coplas maliciosas. Después quedóse un momento indecisa; y luego, con los brazos caídos a lo largo del cuerpo y la cabeza inclinada sobre el pecho, en actitud meditabunda,. se fué hacia el fondo del potrerito, andando despacio, y pegando con la punta del pie, un pie pe, queño y gordo encerrado en alpargatas floreadas, e a las ramas secas que encontraba a su paso. Cuando llegó a la arboleda, arrancó una flor de Ceibo, que puso. entre sus labizs tan rojos como la flor, y recostándose en el tronco del árbol, detúvose a mirar hacia el boscaje con la insistencia de quien es. Este documento es propiedad de la Biblioteca electronica Scriptorium de la Universidad Nacional, Costa Rica.