Archivo rebelde es
01 01 01 01 1941 8
01 01 01 01 1941 8 black white

regina Ocho ¿unam una (Viene de la página 1)
administradores. Partiendo del decreto de 26 de diciembre de 1906 y de la escritura de 28 de marzo de 1908 que creó la compañia de los Ferrocarriles Nacionales de México, pasando por la admi nistración de incautación que empezó el 14 de agosto de 1914 y terminó el 31 de diciembre de 1925 para volver a ser administrados de acuerdo con su decretó escritura originales los Ferrocarriles fue ron al fin expropiados el 23 de junio de 1937, entregados al efímero Departamento Autónomo de los Ferrocarriles y puestos después bajo la Administra ción Obrera por decreto de 23 de abril de 1938. Aire ra, por último, se intenta una nueva solución que consiste en organizar una nueva entidad, de carác ter mixto. Es evidente que después de eirpropiadas las Lineas Nacionales, era necesario encontrar una fórmula juridica para la entidad que iba administrarl es diferente de la vieja sociedad anónima de 1908; pero es lamentable que en un lazo de poco más de tres años, se haya experimentado dos soluciones y se este ahora intentando la tercera, lo que revela poca meditación en el problema plantea do y menor firmeza en lºs pasos dados para resoi verlo.
Sin embargo, lo más grave de todo esto, es que las tres soluciones aportadas sólo tienen un carácter externo; son sólo formas jurídicas y ninguna de ellas aborda el verdadero problema de los Ferrocarriles, que es como todo el mundo sabe, de carácter económico y de organización interna, importando muy poco en realidad la apariencia exterior que como organismo de tal o cual clase, pue dan presentar. Lamaeva fórmula de la iniciativa presidencial tiene pues este primer inconveniente, del que han participado siempre en México, las re formas y medidas legales o administrativas, pensande equivocadamente que con cambiar la forma externa o el nombre de las cosas ya van éstas a ser diferentes y como por encanto a resolverse todas las cuestiones y problemas de fondo. pesar de que lo lógico seria examinar cada problema en si mismo y adoptar, después de amplia discusión y examen, la solución adecuada, sólo se cambia la organización extºrna 30 rcnucv 2111 las personas, una ginando que éstas deberán ocuparse después de los 535 lectores. no porque sea un periódico mercantil, sino por todo lo contrario.
No porque busque la LIGA DE ACCION POLITICA que lo publica, convertirlo en un negocio productivo, sino por una razón mucho más honda alta a la vez, COMBATE invita a sus lectores a meditar un minuto sobre el problema de por qué están en la obligación de suscribirse a él, si realmente son personas amigas de nuestro esfuerzo y, por lo bajo, simpatizantes de nuestra postura ideológica y política.
He aqui unas tabletas de comprimidos razonamientos, que esperamos ASE Sl COMBATE tiene, en materia de suscripciones, mucho que pedir a sus cor mara EN problemas internos; pero, el resultado es que nada se corrige, las cosas quedan igual los vicios aumentan por la natural transición entre una forma o. otra, de manejo administrativo.
Nuestra opinión fué siempre contraria a la Administración Obrera, porque sin poner la propiedad en manos de los obreros, sino sólo el manejo de los bienes, se creaba una duplicidad a todas luces des ventajosa origen de divisiones y semilla de di ficul tades entre los mismos trabajadores, al hacer de unos, los administradores de la empresa y de otros los obreros o empleados de la misma. Pero no han sido éstas las razones que movieron al Gobierno a suprimir la Administración Obrera La llamada prensa independiente vió desde un principio, que la entrega de los ferrocarriles a sus trabajadores, creaba un precedente de eliminación del empresario privado, del administrador de los intereses parti.
culares en la producción se propuso desde luego desprestigiar el trabajo de la Administración Obra ra y atribuir todos los desastres y en general la ma la situación de las Líneas a una gestión equivoca da, caótica, descontrolada, de los obreros. Con toda malicia fué infiltrando en la opinión hasta alcanzarla al propio Secretario de Comunicaciones la idea de que el mal manejo de los Ferrocarriles debia atribuirse exclusivamente a los obreros De pa se se lograba también desprestigiar el movimiento obrero, senalándol o como causante casi exclusivo de lo que se llamaba el desorden creciente en todas las industrias del pais PRICE, WATBRHOUBE AND CO Nadie investigó seriamente las defensas que los administradores obreros presentaron, ni se comentó que los Ferrocarriles se encontraban en estado de quiebra desde que fueron devueltos a su Compañia el año de 1926 y que esa situación fué cada dia cmpeorando por el pésimo manejo gubernamental, he cho por conducto de los administradores impuestos a la empresa; nadt recordó que el patrimonio de las Líneas Nacionales se fue mermando por saqueos escandalosos de los que son ejemplo los jugosos coneonsumau dedicándonos dos minutos de reflexión: UNA RAZON El verdadero problema de nuestro periódico es su conveniente y unos ¡mob ¡lcrinos Envíenos su cupón.
Lo única solución cs SUSCRIBIRSE, porque asi lo mayor sericdod e imparcialidad del gobierno del centro, garantizo que o trr1, rwis del correo y no obstante lo que los caciques locales puedan pcnaor, CO lI td l llegará u monos de cada lector.
ULTIMA Porque es PARA. USTED más barato. PARA NOSOTROS más productivo y simplificador.
oportuno DISTRIBUCION. Fuero de la ciudad de. ómíco y aún dentro de ello ca muy incompleto, casi inerístcntc, el mecanismo para hacer llegar al público un periódico cualquiera h o hay distribuidores sino en pocos poblaciones, no hay. destos bien surtidor donde encontrar los distintos periódicos y menos aún lm o bibliotecas populoros donde ir o leerlos.
EL UNICO MEDIO SEGURO ES LA SUSCRIPCION, que pormíto zrsar el correo como maquinaria distribuidorn, lo único RÁZ ON que cristo.
COMBATE es un periódico político, que ni siquiera por su nom.
bre. mucho menos por su contenido, puede dejar de tropezar con lo hostilidad de los sinvcrgiicnzos y los. mondoncitos. De ahi que son fundamental, no dejarlo sujeto o los dcr;mrncs de cocir t S(is rnesca 30 i f il :lilf) t. i 1: lnr :i(r i (ll.
Marque l, el cu;rdro que elija. B T ltr::nnccronz AV. REP. DEL SALVADOR, Nombre. lrnnicilio. Ciudad.
Precio de la subscripción. giro o vale ¡mstnl) ltkstado. dos nnticuados y sin dotación; tratos de durmientes, las aportaciones a una famosa empresa hotelera, las adquisiciones de compadrazgo. y otros mil casos en que se usaba la iniruencia política para el mcdro pensonal de los influyen tes. La firma Price Waterhouse 00. de Nueva York auditores públicos mundialmente conocidos el 20 de septiembre de 1929, explicando la situa ción financiera de los Ferrocarriles Nacionales de México, decía al Comité, 1ntcrna cional de Banque ros: Los Ferrocarriles Nacionales de, Mtxico es tuvieron en manos del Gobierno desde agosto de 1914 hasta el 31 de diciembre de 1925 y, aunque desde entonces la propiedad de los mismos en un sentidolegal ha sido devuelta a la Compañia, la mayoria del Cdnsojo de Administración es desig nada por el Gobierno yr algunos de los Consejerºs tienen puestos oficiales. De aqui que la mayor parte delas medidas para la administración de los ferrocarriles esté» sujeta a la dirección y a la interferencia de »le departamentos gubernamentales Todo esto inipido por ine ficacia y demoras, armar una sana politi ca de trabajo. Pero lo que es pero, destruye la disciplina y retarda el desarrollo del sentido moral de la organización. Es una necesidad im perioszi lograr una ¿administración libre de control político, para operar la empresa vigoroearncnte como un negocio La. administración, tal como está ahora constituida aparece obligada a traba jar en condiciones desventajosas delas cuales no es responsable. Hemos tenido el gusto de señalar en el curso de este informe, cosas excelentes que la administración ha logrado a pesar de las difi cultades bajo las cuales trabaja. Necesita ella sin embargo, ser fortalecida; no ha habido pre sidcnte ejecutivo durante cerca de dos años, por ejemplo. Pero ante todo, la administración rcquie. re independencia y un correspondiente grado de responsabilidad.
EL COMITE REORGANIZADOR. Los críticos de la Administración Obrera no han querido recordar al famoso Comité Rcorganiza dor de los Ferrocarriles Nacionales y los sueldos fantásticos que cada miembro del Comité se asigmi, para dejar siquiera sin considerar, d08pués de hacer erogaciones tan cuantiosas, los estudios de los canadcnscs P Mallory y Pringle, sobre la mejor forma de manejar las líneas Todos esos estudios quedaron en los archivos ninguna medi da se tomó para discutirlos siquiera, no ya para aplicar sus conclusiones. Continuó el desorden y las pérdidas crecieron mermándose el patrimonio, dos truyéndose las vías y el equipo, aumentando los compromisos y empeorando ¡la situación financiera.
No se han puntualizado. públicamente las con diciones en que las lineas fueron, recibidas por los administradores obreros: las vías con durmientes en malas condiciones y sin impregnar, faltando balasto en la mayor parte de ellas; los rieles desiguales.
pues los hay de todos los pesos, lo que ocasiona la mayor parte de los accidentes; las bodegas, patios y ladcros insuficientes; los talleres y casas rodea los almacenes vacios: los coches y carros insuficientes y anticuados, las locomotoras viejísimas, destruidas e incapaces de prestar los servicios que el aumento de tráfico demanda; y asi, en general, toda la pr0piedad fija y móvil de la empresa. La responsabilidad de esta situación corr05ponde íntegramente a los gobiernos que nunca abordaron el problema de los Ferrocarriles Nacionales en forma seria y honesta; los puestos directivos se cncomendaron a protegidos politicos o a encubridores de negoci05 sucios, y las lineas fue ron saqueadas, en lugar de mantener el equipo y ga rantizar el servicio. La administración pública un terior invirtió cantidades muy cuantiosas en cons truir nuevas líneas pero olvidó totalmente el pro blema de las existentes. de conservar el, patrimonio nacional que significan, y cuando el desprestigio del servicio era tal, que pronto iba a levantar una critica fundada y universal, con ¡zran demagogia obrerista. se entregó el manejo del sistema a los obreros, de manera que fueran éstos los que carga ron con la responsabilidad y el Gobierno quedara libre, limpio de culpas.
UN ACTO CONTRA REVOLUCIONARIO Es dificil rcali7ar un acto tan notoriamente contra revolncionario como el de crear un estado de cosas destinado a piovocar desprestigio y ridiculo contra el movimiento obrero. No puede pensarse que los funcionarios de la administración pasada igno raran la ruina de la empresa, el estado de las vías y del equipo. insuficiencia de recursos, etc. etc. no ignoraban Oslo, porque cllos mismos habian venido administrando los ferrocarriles por medio de sus representantes en el Consejo de Administración por merlin del Íl)iroctor General nombrado teóricamente por éstas, pero de hecho por el Presiden te del a República; sabian muy bien que era in dis¡wnsablc hacer fuertes inversiones para colocar los bienes deal empresa en condición de poder se pair trabajando y lejos de ayudar a la Administración Obrera a resolver los problemas que tenia, le impusn ron nuevas cargas y la dejaron sola con los enormes compr omisoa que el propio gobierno, en épo cas ditcrentcs, habia creado gravando el ¡mtrimonio de la Administración.
Los compromisos más notables sin contar el problema de la Deuda de la Expropiación. eran los siguientes: un pasivo de más de cuarenta y sin te millones dc pcsos por equipo adquirido desde hncia tiempo y pagos de reclamaciones obreras anteriores: una deuda flotante de mtrs de once millones de pesos de la que el Gobierno se obligó a pagar la mitad, cosa que nunca hizo; los saldos contrari0s de la administración del inter oceánico, que han au montado en más de cuatro millones de pesos unen los, y otros más de menor importancia. Al mismo tiempo. la Administración Obrera, dada la situación de las lineas y del equipo, invertia mucho más del 5, 36 de los ingresos brutos en ediciones y mejoras, hasta cerca de veinte millones de pesos anna los. que a. pesar de su cuantía siguen siendo insu ticicntes: y redacta. el personal de manera consi derable, pues en 1930 habia. 45, 561 empleados y obre ros y a pesar del enorme aumento de tráfico ahora hay solamente 43. 483. El coeficiente de explotación sobrepasó el 85 señalado por la ley. pero esto (nó debido, principalmente, a los considerables nu mentos en los precios de los materiales y a que el tiobicrno no permitió la rosisión de las tarifas. anchos de las cuales son las mismas de hace más Mºt Gftíímr Comerciaiuº. isc umtmt reference. o lo. de Eneid do 1941 de veinte años, con situaciones de privilegio para ciertas industrias, como la minera, que recibe in directamente, sólo por este concepto, un subsidio superior a quince millones de pesos, pues los mi nerales se han venido transportando con pérdida, es decir, a un costo superior a la cuota de la ta rifa. El gobierno ers conocedor de esta situación absurda de tarifación y cuando administraba las li nens habia convenido en un aumento para resolver.
por lo menos parcialmente, el problema de ingresos insuficientes; pero luego que los ferrocarriles fue ron entregadas a sus trabajadores, suspendió el aumento acordado, a. instancias de compañías mineras extranjeras y de otros sectores particulares in teresados. De esta manera, conscientemente el» go bierno del país privó a la Administración Obrero.
de los recursos con que podia haber aumentado sus posibilidades financieras.
El propio gobierno, tratando a la administración obrera descentralizada que acababa de crear y cuya pésima situación no ignoraba, como una en tidad extraña y como si no fuera laposeedora legal de un patrimonio nacional que urgia cuidar y conservar, olvidó el problema de falta de recursos, y sin miramiento alguno, exigió el pago de todos les impuestos y obligaciones consignadas en la ley: el 10 sobre ingresos brutos; el 25 para las escolleras de Tampoco; el 6i de participación; el 50 de descuento en las tarifas, que inclusive en forma indebida se otorgó a algunos particulares, constructores de la carretera de México a Guadalajara, etc. etc. Esta conducta del gobierno federal en contra de la Administración Obrera, que en realidad no ha sido diferente a la que observó frente a. la empresa de la que era propietario, absuelve parcialmente a una y a. otra de la ruina económica que la segunda padeció siempre y que estalló en las manos a la primera. LA mara POLITICA mmcatta Sabedor el gobierno federal de la ruina crónl( de los ferrocarriles, si hubiera sido consciente de la responsabilidad que tenía, de cuidar sus propiedades debió haber dado la mano a la Admiuig.
tración Obrera para que mejorara por lo menos las vi. rs, los talleres y el equipo, ptestdndolc recursos en lugar de quitárselos. Si el 10 de los ingresos brutos y otros impuestos que salen de los ferroca rriles de toda la República, junto cen cl 36 ara adiciones y mejoras el 64 de participación.
se hubieran aplicado a poner el servicio en buenas condiciones, tres años de labor cuidadosa y empe ñada, hubieran bastado para presentar condiciones muy diferentes y si esos recursos se afectan a un cmpréstito interior, como se ha sugerido ahora habria habido fondos bastantes para poner las lineas casi al corriente en poco tiempo. Pero el des barnjustc financiero del a sadministración pública anterior, su desnivel presupuestal crónico, el sobregiro permanente en el Banco de México, el descontrol de gastos. partidas, impidieron examinar un problema que era ya urgente, se hizo la maniobra de eludir las responsabilidades pasando la empresa a los obreros. se procuró, con repetidas emociones de los fondos fcrrocarrileros, resolver problemas de más urgente atención política. Por eso está en lo justo el Secretario de Hacienda hace cinco años habria sido más honrosa para él, bastante más útil para México su reflexión si se liubiera vuelto remcv dio valiente. cuando atribuye el desastre ferrocah rrilero a la turbia política mexicana, repitiendo lo que once años antes, la firma Price Waterhouse Co. dijo al Comité Internacional de Banqueros con palabras más académicas.
Por todas esas causas, los obreros ferrocarrile ros tienen razón de querer sostenerse como administradorcs del sistema, no porque esto signifique una conquista revolucionaria, que en realidad nun en lo fué sino porque es natural que no quieran por el efecto objetivo de la medida aparecer como responsables de un desastre financiero. técnico que tiene veintiséis años de venirse produciendo. Admi tiendo que haya habido indisciplina y desorden mien tras los trabajadores administraron la empresa, no dio ha probado que fueron más aptos los adminis trad eres oficiales para conservar disciplinado el servicio moralizado su manejo; ocupados casi exclusivamente de las ventajas personales que derivaban de sus puestos, poca o ninguna atención pusieron en cumplir con su deber; muchos de ellos rea lizaron actos indebidos, y se respíró siempre un mubiente de inmoralidad covotaje en la fallida sociedad anonima En esas condiciones el pais reclama que se deslindcn rcsponsabilidades y que el gobierno federal admita que sus sucesivas adminis traciones son las responsables de haber llevado los Ferrocarriles a la ruina en que ahora se encuentran. de haber sobotºado a la Administración Obrera, maniat:indola. est rango ldndola, después de haber le entregado un cadaver VEREMOS DENTRO DE UN ANO Las Cámaras han aprobado la le propuesta, en contra de la tibia resistencia del es trabajadores.
para dar de nuevo al Estado la responsabilidad del manejo directo de las Líneas Nacionales, pero de be recordar la vieja experiencia. pasada y entender muy bien que no es cambiándole el nombre a las cosas como los problemas de éstas se resuelven; que de la misma manera que debió hal verlo hecho el rt gimen anterior, está el gobierno actual obligado a estudiar cada uno de los problemas ferrocarrileros en concreto y a aportar, buscando la forma adecua da, los recursos necesarios para reponer durmientcs balastar las vias, sustituir los ri. fs lin ros por otros que tengan el peso debido ampliar la capa cidad y número de bodegas, patios os, de tnrl os talleres. casas redondas, aruncntrr ri mi mero de coches y carros adquirir lnt (iittoilir¡ etc.
Esta es la condición fundamental pnri empezar a trabajar, aunque se debe al mismo iiem lo r esta di:mdo y resolviendo todosl os proh n: de orga nización interior para acabar con ir il: Adina, los mal es manejos, el desorden, ote. fruc iltnor: desde hace muchos años. de manera le hacer más productivo el trabajo. más eficaz el servir io. Al mismo tiempo, el Gobierno Federal ltl r mi sar las tarifas para que no hara pérdidas en el transporte de ciertos articulos, se obtenga una utilidad raro nable en la operación, desaparcz: en los priviiegios y se protejan los intereses generales del pais.
Perl o demás stato lo percibe cualquiera pudo haberse rcalirado todo ello por medio de la Administración Obrera si se ullora querido. Lo hará el nuevo régimen? Dentro de un sin COMRA TE examinará de nue el problema,