Etiquetas:
Fascism
Socialism

EL SOCIALISTA: Domingo, Enero 31, 1837 EL MAESTRO SIN PULSO SECCION LITERARIA CARNAVAL nal.
gu harapos quee lítica Vive flácido sidente el Rey Feo. HA CADO UN HOMBRE 00000 Dale tu hijo a un esclavo, hombro, en defensa de la cul creerlo. es que esas cosas pareCuando me lo dijerohi no quise y en vez de un esclavo ten tura contra la barbarie clerical cen siempre increibles cuando, tor drás dos decía Séneca.
y capitalista; maestros colgados davia, no se tiene atrofiado el coEl un caso de lamentable maso asesinas o traspasados el vien rruti, ha muerto! Lo repito. No qui1 magisterio nacional ofrece de los árboles por las sotanas razón. Durruti, nuestro Du quismo.
Una abulia, peligrosa tre por la daga traidora del ma se creerlo. Y, sin embargo, era bien por su trascendencia ineludible yoral servil; maestros de recia cierto.
en el alma de las nuevas gene estirpe prometeana, en las tri¡Buenaventura Durruti ha muerraciones, es la manifestación bunas más altas del pensamien to!
clínica más visible en el cuerpo to construyendo adentro para Nuestro querido camarada. ha magisterial. Pesa sobre ellos la la libertad, que es civilización maldición del silencio. Sus vi cultura, caído, en tierras madrileñas, vicd, empinados desde la de das tienen la tristeza del pén cumbre ma de una bala traidora y crimila fraternidad revodulo.
lucionaria, mostrando a los magisterios castrados de América primible rictus de amargura, una Nuestros labios crispados en irre Hay algo de hondamente pe la verdad de México y ligroso en esa instrucción ané míno único de la redención hu feroz y doloroso, que nos desgarra mica, sin el aliento revolu mana.
cionario del forjador. Sacris Ah! maestros de mi fais: si últimos resabios de piedad que pų.
el corazón y convierte en hiel los tanes, así, de la cultura, su obra el ejemplo viril de los maestros dieran quedarnos musitan no imprime a la nueva concien de estos países fuera para voso nombre.
cia de la juventud esa inspira tros la palabra de Lázaro. Buenaventura Durruti ha muerción creadora que es el espíritu to!
vibrante del progreso y fuerza ROMANCE DE HIERRO Pero. ha muerto, de veras?
constante de superación liberadora, sino esa clásica molicie ¿Es posible que haya desaparecido que enfatua y que esclaviza. DE SANGRE para siempre aquel bravo luchador, Entonces, vale decir, nuestros. 00000 que todos admirábamos. maestros dócilės instrumentos Por Espinosa Altamirano ¡No! Durruti, nuestro Durruti, de la barbarie política que ha no ha muerto! Su alma, recta y vavenido rigiendo los destinos del ronil, vive todavía entre nosotros. 00000 Los hombres como Durruti no país, no han hecho otra cosa domesticar a nuestros io triunfan férreos tiranos, mueren. no pueden morir! porque venes la su espiritu lo único válido reai servidumbre popo o vence la España roja.
adentro y el vasallaje España mía de Séneca, mente es inmortal. Como el Ave Fénix mitológica, renace de sus cede los imperialismos de afuera. mi España de Covadonga, nizas Desde estas páginas que son la que fundiera Pelayo Hoy más que nunca vive Durruti hoy por con los bronces de la aurora, en el pecho de nuestros milie el daño que su cobarde manse la que detuvo en Lepanto cianos, de esos valientes muchachose.
dumbre puede inferir en el or el alfanje de Mahoma.
que, a su imagen y semejanza, se!
ganismo social, y que serán han jurado morir antes que por su li Tierra regada con sangre beración, nosotros acusamos a de razas conquistadoras.
cidos. lo cumplirán, no duen déis. pues al amor a la causa sense los maestros de escuela de acep Pasan las rojas conquistas juntado el horrible acicate de la yen tar conformes ese papel anti y siempre España está sola, ganza.
social la docencia ecto de bueyes de que no mengua su valía si el amor es una fuerza, el ni el triunfo ni la derrota, Reducidos sus emolumentos a iy es más grande vencida dio, cuando nace de un sentido just ticiero largo tiempo aherrojado, la una ración para mendigos por que dueña de cien colonias. la avaricia sórdida del ex Prehace mil veces más poderosa.
Ante el impulso avasallador de Arias, el Magiste Pasan las férreas legiones un pueblo oprimido y maltratado, rio guardó el más cobarde si de la del Mundo Señora: que se lanza al combate sedianto de lencio.
tiempo después va Trajano justicia y ardiendo en ansia Tivien Calumniado, perseguido, me: Lernelseñor over there radoras, iquién puede dudar as paniagua Llegan los hombres de bronce sibaristas de la victoria?
y, se despierta una aurora ¡Descubríos, camaradas! Ha voi del Ramo, y por los caciques de de cultura, que florece do un Hombrel generados de la aldea, el Magis en las mezquitas de Córdoba.
su dignidad en el Anibal, los Visigodos, REMEMBER: el genio y las blancas hordas Pasa una columna. la me docentes inversión como en crisoles de forja.
Los milicianos jóvenes de los valores produ Para fundir el acero tes en su mayoría parter, cida por la impudicia de los de nuestra estirpe española, do, hacia la Victoria. o hacia tin falsos mentores de la pedagogia se vertieron sobre España oficial, el magisterio se ofrece los metales de la Historia.
Muchos casi todos llevan sy como victima propicia en su sirrollada al cuello, como enseña glolencio fatal.
El oro rubio de América riosa, la bandera roji negra, símbo: Relegado ostenisblemente al pudrió la fuerza española.
lo de la Libertad, de esa Libertad plancole las desconsideraciones El fanatismo orino por la cual, gozosos, ofrecen su viz inás humillantes como los ser la hoja de su tizona.
vidores de menos significación y el rey y la nobleza Algunos niños aún discusítr y la estirpe de Loyola, del estado; negados sus de rechos a percibir los sobresuel hicieron de un pueblo fuerte to el pecho, todavia impúber, el pe lo alborotado, parecen jóvenes dos atrasados por una cuadrilla un cadáver de la Historia. disfrazadas de mucha on dientes a la voz del sectarismo Mas los pueblos nunca mueren, sus ojos, no obstante, brillania lu cesita trémula y ardiente, y en sus más inicuo y salvaje, el magis menos, la raza española, labios, de suaves curvas infantiles, terio sigue en su silencio hieraque hundió raíces eternas se cierran con firmeza, signis tico, como los bueyes dócileş en las entrañas de Europa, na decisión inquebrantable. o cene que no saben nunca para qué cer, o morir.
son sus cahos.
Ahora despierta España Pasa una bandera. estos son los maestros que y destroza las coronas Es una muchacha, una niña cari nan de vivir y proyectarse en de los Borbones famélicos quien la lleva. yo, víctima do mix nuestros Siiri Dale tu hi y los templos de Loyola. cobardia. esa debilidad sentiment jo a un escalvo, y en vez de un Ahora despiertà España, tal que me sujeta, aun a pesarini esclavo, tendrás dos.
la España bravia y tosca, junto a unos padres viejos y abog En Costa Rica, una vez, los la España que tiene hambre donados, la miro con envidia maestros hicieron una revolu y teniendo hambre razona, Tal vez. musito, a a media voz ción para ocupar su puesto en razonando destruye el organismo social y los maes los hierros que la aprisionan.
un nuevo atardecer como el de hoge alumbrará su cadáver. y yo tros de Costa Rica están haY tú repite, junto nai, ciendo la grandeza de su país. El pueblo se ha despertado la caída de Macha la sangre corre, borbota na voz lejana, casi olvidada cois raíz de tinuarás en el ambiente aún La masa se ha despertado, el humo de los proyectiles y so tiene furores de loba, humillante, resible yuréels existencia bre las baldosas agrietadas no contra el rostro del fascismo Quedé atónita. Cómo resuen, se había descuajado aún la san el puño obrero rebota. todavia. aquella voz. gre libertadora, cuando los maestros de Cuba elevaron su No pueden los viejos ídolos el desfile, la muchedumbre se dis!
prot pa viril y concreta que de detener la roja ola.
persaba, lentamente.
el mejoramento que la El pueblo lucha sin tregua Luego, tampoco el se big idon realidad del movimiento indi y ya España no está sola.
pensé. También él. como yo, caba como un imperativo para Luchan al lado del pueblo continúa soportando eso.
el educador cubano.
Las masas todas de Europa, él es un hombre. Son los maestros la falange Se está jugando España una oleada de rubor me asoló de la vanguardia en la prodi el destino de esta hora: el rostro, al pensar que un dia giosa transformación de Méxi io triunfan férreos tiranos, hace tiempo, mucho tiempo pude Maestro con el fusil allo vence la estrella roja. omaric.
Ada MARTL Rafael Vaca Solorio. Carnaval. pirotecnia de luces y de carnes, milagro de confetti y de claveles, resurrección de flautas. y de risas, emporio de alegrías y de bellezas.
Carnaval. estilizaste en todas las caretas las indomables muecas del espíritu!. pasaste por las calles y las plazas un oculto dolor borrando a todos, con tu corte de clowns y colombinas y todos tus deformes cuasimodos. Nocturno cabaret!
el hambre oficia en una rara comunica de canes. detritus de la escoria y de los fangos se abrazan meretrices y truhanes obedientes al ritmo de los tangos.
Noctámbulos gigolos olorosos a mugre y a narcizo, maestros de la crapula y del vicio que llevan en su traje la protesta rebelde de los míseros aspirando Mujeres que alquilacon esa noche al jaquet de los magnates.
lujosa indumentaria de aristocratas para ataviar su carne por los siete pecados capitalen carne donde los sátiros dejaron estampadas las huellas digitales. Reina del arrabal. una mujer coagulada la perla de que lleva en las pupilas una lágrima; el temblor de sus caderas es un himno de pétalos caídos. bajo su desnudez hay una historia!
a través de su danza se adivina: el galán que se fué sin despedirse, el paro de una fábrica y un rosal transformado en una espina.
El Rey Feo: un hampón que aprendió gestos de histrion en el guiñol del hambre; le cubre el triste andrajo que le cuelga un haz de fuertes le vios ya deshecho; un hampón los trágicos recuerdos de una huelga.
que guarda en el arcón de sus memorias Olor de humo, de coito, de miseria!
un rincón dormitan unos cuantos, borrachos de alcohol de cansancio.
En la ciudad noche se hizo trizas contra de los letreros luminosos; la urbe se incendió con las miradas de sus mujeres bellas que arrojan al asfalto de las calles los cristales sonoros de sus risas.
El buen Momo contempla satisfecho el desfile de senos y de Carros. batallas de confetti y sorper tinas, el folklórico traje de los charros y el rojo zagalejo de las chinas!
En los clubs y casinos se derraman la sidra y el champán, sortilegios de risas colores entre el brindis, la a copa y la canción. los hijos de nadie, del arroyo, los descendientes del amor proscrito los que tienen su hogar en el suburbio y por techo el cristal del infinito, se llevaron a Momo a sus imperics para darle el ritual de la tristeza ensuelto en el disfraz de la miseria. mientras los burgueses en las calles coronan una reina y a un rey feo. coronan a una reina y a un rey feo. y entierran esa noche el mal humor. dentro del cabaret, los irredentos sepultan el cadáver del ensueño y hace su aparición en el salón su Majestad: el Harr re.
Hampón: ayer brero, carne de proletario, hoy ratero mañana presidiario.
Meretriz: regalo de hospital, ayer trabajadora, ipobre cabaretera, espera. espera.
en las pupilas llevas una aurora y en el alma, tejida, una bandera.
estilizaste en todas las caretas las indomables muecas del espíritu!
pasaste por! calles de la urbe con tu corte de clowns y Colombinas, y tu marcha triunfal de cuasimodos.
una vieja emoción dejando a todos dos y en un silencio de su masoquisaminis todą se funde en Espain trativa Muerte.
da.
do, había esta cidió Carnaval tas.
co