: y. un. 32 CROM ORGANO DE LA CONFEDERACIONÁ EGIONA la Huelga de Cananea. Sigue de la página lll estalló la huelga el primero de Junio del año actual (1906. Los obreros de común acuerdo, resolvieron mantener una actitud completamente pacífica y con el propósito de no cometer excesos) de tener el áni mo tranquilo y de conducirse ¿como ciudadanos dignos y hombres de bien, no tomaron licor, pues estaba preve nido expulsar al minero que se presentara en estado inconveniente. Con una corrección poco acostum brada en nuestra disirnbola y variada clase obrera, y con recomendaciones mutuas de compostura, se dirigieron ordenadamente en número de tres mil a la residencia de Green quien fue obligado a salir para dirigir la palabra a los obreros. En su alocución fue torpe; echó toda la responsabilidad al Gobierno, ma nifestando que el General Porfirio Díaz; había recomendado no se alzara el jornal al trabajador me xicano (textual. pero que él haría lo posible por mejorarla situación obrera. Frasesºiementidas, hijas de su cobardía, como lo podremosrer más adelante. cada momento las filas de los huelguistas eran engrosadas por mineros y trabajadores de otra índole que, ciegas de Billar LAS MEJ URES DEL MUNDO l Holicitc Catálogo r rrcrios a la. lia. lh uiiswick Ball;e (Í ollr ndcr de México. ARRAHZA 25. atraco, a. E; HI JI InÍ I U I HDES se ascrauaaaa sss. aassrse F. por ¿º. e. éomero de Portagat la la (3 El. SB. Efes. ll La nueva odreron de este bellisimo libro, LOS MEJORES. POETAS, SUS MEJORES POESÍAS y un rnaeuíñco TBf E , 1 º L X :XDO ¡t DlLÚLA MAC1(JN. 1h? a. aeaserae aseo pi Z an 3: A asma aetrs LMS; lo agas. ri c y le Ener: de yo, 43. E: l Ir Jl. íiri lxl¿ ei F. sa ii F ¿li. rlhr. FT PFIHHñ jv FJ FFH? 1HH frrp7rnnn rlF f¡nhnnn 7Pv ran 1r , EW WJ u u e a. persuadidos de la justicia dela causa, no vacilaron en enarbolar banderas rojas (las de la con esta inscripción; Ocho horas. Cinco pe505. Aumentada la huelga a más de cuatro mil hombres, y deseosos de que todos sin excepción, tamaran parte en la manifestación de descontento, se dirigieron a la madereria de la Compañia, regenteada por los Mctcalt con el propósito de unir a los mexicanos quetrabajaban en aqueldepartamento. Hay que advertir que el orden más perfecto, la corrección más deseada reinó entre los huelguistas, todos iban limpios y aseados, dispuestos a una transacción diplomáticaJ más que a la revuelta política supuesta. En su trayecto a la maderería la policia los cus todiaba, no teniendo que hacer nada absolutamente, pues hemos de repetir hasta la saciedad el carácter pacífico de la huelga. El movimiento huelguista comenzó a ias cinco de la mañana del primero de Junio cuando cuatrocientos obreros de la mina de Oversight se negaron de pleno a entrar a trabajar, por que te. nian que formar parte de la manifestación; todo alarmado intervino el Presidente Municipal, que recibía suel. do de la Cananea; hubo luego una UD ta de avenencia en la Presidencia Mu nicipal y en ella el más tarde General Diéguez habló para dar a conocer los nº. mz. E 5 a. ompre Artícu! os de Hate. vl ºLJ n Tu ºkv PX W FX a »f »w 4. n Punt fr: ÚQG LL. :Tñ l: a . ºui :f. gt. ciºn Ó ñ y y. º. Em 53 lli e c el Xx 1. 91 , 5. fl 15. a 1 ºn.
Es. sí? 55. soe í3rs. lr. r:. rº A. 1n5a nm f1! l PX r g CZln. ffiii l;azfj 5cz(3niith7. t, a. r e lr rrrañ. nnnff 11 th: 3enw drlr ñ íqn. J u. OBRERA MEXICANA deseos de los cuatro mil mineros en huelga y Baca 0alderón hizo entrega de un pliego de peticiones.
Este lo publicaremos en el próximo Capítulo y por el observará el lector que aun cuando son magonistas, Diéguez y Calderón, manejaban el movimiento, este no era político ni tenía la menortendenciasubversíva, puesentre bastidores había estado manejado por los enviados especiales de los y era estrictamente sindical, siendo su literatura y peticiones totalmente distintas. la Carta Fundamental de la Unión. también veremos en el próximo Capítulo, como Green adulteró los hechos, Izabal y Torres lo secundaron y concluyó el trágico tereeto por solicitar cl auxilio de los rangers. esto es, de la policia rural americana, la que por enésima vez holló nuestro suelo patrio, lo que molestó a don Porti rio Diaz por que levantó una oleada de protestas en todo el país.
Confederacion Regional Sigue de la ma lo)
En espera de que se de cumplimien to a los acuerdos del Consejo Nacional, nos repetimos de ustedes porla causa del movimiento Obrero Nacional.
SALUD REVOLUCION SOClÁl Méxioo, Julio de 1934. El Comité Central. Secreta rio General. Martín Torres. ram ¡c 7s ei, ari a; 33 3c l?
li. ip irtado Postel lili tilio bourt done para calzado y 1 ¿te para calzado, trenzas y tren a. de algodon, cunas de arro. cintas Hércules. cintas para talle. etc. etc. fj. f. DISTR. BU 30R ¡ts. gt eºrºr ee trece. hlú);iC0, l) Uruguay Fil