mente, no nos puede obligar a oir sandeces, palabras necios y absurdas, que se pretenden hacer pasar por chistes. galanterias. La buena lectura, y las re flexiones que ella sugiere, suplen con gran ventaja a la charla insulsa de cualquier meouetrefe. De mi parte le dij Arturo algo picado por la duda de las posibles indirectas le pido perdón porhaberla molestado con una preguntaimpertinente. No exagero. Yo no he querido referirme a usted en persona;, he generalizado simplemente. También es cierto que el no tener a quien manifestar las propias emociones y quien la compren da a una, es triste muy triste.
Interviene la esposa, picada por la curiosidad, y dice. Vino sola la señorita. Sis enora ile he libertado nace tiempoe de la pseudo protección de mis padres, que me querian tener como planta de invernaculo, de es bomines en general seria niejor no hablar. Algún desengaño, tal vez. Tcngo la experiencia necesaria para añrmarle, señora, sin aludir a na die particularmente, que los hombres son falsos hasta lo inverosímil. Los mismos obreros organizados sindicai mente, que tanto alardean de compa ñerismo y de libertarios, en in que se refiere al amor sexual, son también unos hipócritas v malvados como todos los demás. Al oirlos hablar son todos anos angelitos más buenos y ama bles que ios mejores santos. Le iingen azlt mujer un amor inmenso, aparentan tener un corazón rs generoso que el del mismo Jesucristo. 1 ero en cuan to consiguen aplacar sus instintos carnales, la metamorfosis es completa. Si llegan a formar un hogar, y luego no abandonan a la mujer, la tienen como esclava, se hacen servir de ella como grandes emperadores e imponen su au toridad con más despotismo que un general en jefe en tiempo de guerra.
Durante esta conversan: de Alberto aparentaba leer, pero en realidad no hacia miis que escuchar con gran aten ción y asombro.
En toda manifestación, cuando existe un poco de afinidad en las ideas que se vierten y en ios procedimientos true o adeptaa, la intimidad no pued e tardar en estree narº. le nº :nar. Esa to fue o que pasó con las dos, muje res 33 los dos hombres, lose uaies perita necían ajenos al bullicio de tu de solo atentos a su conversación.
Creyendo interpretar el susto de ios cua tro. ítobertopr opus ºnda un rpaseo apiays. lili rio estaba oajo, iii are no Wlimpia y iap osibi lidad de contem. 37 Els. úw cn:r. u plar, los bellos paisajes cercanos ejercía en ellos una fuerza seductora.
Aceptaron todos con júbilo. y emprendieron el paseo, dejando a una in milia vecina al cuidado de los poco. trastos que tenian.
El matrimonio iba adelante, mirando y comentando aquellos encantadores lugares Alberto, que iba detrás con la señorita, se vió algo embarazado para iniciar la conversación, pero ella, con la ingenuidad y naturalfranqueza que caracteriza ala gente de campo, inició el contacto espiritual. Parece que a usted; señor, no le agrada mucho la fiesta ni el paseo; esta muy taciturno. Por falta de persones afines a mi psicologia tomé la costumbre de hablar poco. Asimismo sufro cuando me encuentro ante un espectáculo de la naturaleza tan sugestivo como éste y no tener con quien comunicarme. l3s sólo y ama la soledad. Qué raro. Vivo solo; pero la soledad prolon gada me es angustiosa. La aguanto por ser ei mai menor. Hay tan poca gente capaz de comprenderlo a uno. Por eso, muchas veces permanez co callado.
Nunca me encuentro tan sólo que cuando estoy rodeado de una multitud mi me sucede lo mismo. esta el mundo tan corrompido que cuanto más o analizo más repugnancia le temo.
Los prejuicios, la autoridad, el dinero, la falsa moral, ahipocrecia ¡Ohi me susan asco. La soledad permite quela persona se pueda encontrar consigo misma e higieniaarse de las impurezas de un ambiente tan corrompido como el que nos ha tocado vivir. Formar un nido sobre esta barranca, rodeado de ft? 0v les y flores silvestres, tener por pano ramala cesta rioplatense, contempiar la beiia atur elena y asimilarse espiri tualmente a ella, levendo buenos iibres deiiteratura 3, de tio o enunrfmde una persona de la misma espiritu aii dad, es oiué mi grananireio nueceigún tiempo, hoy casi Dabandonado por irreau lizable. mi también la aturaleze. me str aé con fue nrzairre sisti ole. Esmimen jor maestra. También sie nto un eran placer es pa ritual cuando, sola eoi ias roºsr sde A,, ii eiuerie. rriego, ºpi 9(i8, ete, ocentemplo un aagreste campiña como esta Eo ¡noches CC Si. en pe jcr ro en mi propio Hºgr. ein elrieat que me no criaiºdo, en el por he nacido il, i3 extrano eon es pa cas que me ror. iea que babel. enl An Tíri. íi iii. li lt ¡sk xD. ii5alil, mo idioma y que, sin embargo, no podemos entendernos. Por eso, tal vez, al encontrarme hoy con una persona de condiciones extraordinarias como usted, me veo consternado. Ha habido ocasiones en que, viéndome solo y triste, en el paróximo de la desesperación, lie cometido la here jia de maldecir mi poquita inteligencia, el primer momento que se me ocurrió tomar un libro y ponerme a estudiar los problemas de la vida. Viéndome tan infeliz co mi ansia de aprender lie egado a tener envidia de losignorantes y analfabetos, de todos aquellos que están llenos de vicios y prejuicios y que, a pesar de todo, pasan la vida alegremente; ciegos como tcpos de entendimiento, mansos como bueyes cansados, fatalistas e insensibles ante los dolores humanos, peores que marmo tas. Esa gente se divierte con cualquier palabrota tonta y necia, cuanto más tonta y necia más es su alegría. Asi se libran del pesado trabajo de refleccionar ahora, conocer a usted me quede pasmado, obligándome a cambiar completamente mi criterio al respecto, con un goce tan grande que me es im»
posible expresars lo. Esas mismas incuietudes, dolores, penurias e intermitentes desesperaciones no tenido vo, cue me han emergen do ia vida iracieridoie a ratos in: opor table. Que cas o raro.
no ire conocido una Qrsirji tan elevado como. uy. tuj uivanas, casi iatupc, engroir la:, usted será ia única en e lrriunde an sena eílle, t. e si, intelicente m no; peda isr noble Es toda mi vida er de culture a. todas son. e Entreveo en usted un aim como no la ref, otra. Yo cpino esactrmente io mismo es tee. Les de mi pu bert d eíembre se añaden con er ur. iroriirea:i ce Úi mis emurioicº. 23.
JC (D 31 I) ÍJ (18. a poderie e plic ur todo iii ºrnt rr ente, sin cue ºe ri ade mi. oi. ief1terc un. er dadero cor. pañero no un sir. ie Eaí íil doextrn zm. iiten. bit :derl3 corre nr. ie o por las lacras mor: aies one redominan en el. errbiente. I, os comprendemos perieeta:p en te; pe. ccr e cue iremos Flf0Liºtiif0 dp ia. risinr rººt. j, eso. io iiiliC( 10. iopa rs:n arSe. iÍ li, ie. ¿ifE m ºapm 8. ¡f li er ;íiéi oda. al i. fr nt:ri. o. jue sicr to ai babor epeo trado a usted. if. elrtrM (i Cit ií irntoq: re puc ed: ire ser unº er uu. iiiil fi. l, uni. ii iiiiere crei. habia en el ¡nu o un: ilº i tu, ropa: de liui trrie feli.