Sigue de la pagina 30. Electbs del Martirelbgio La clase que de modo tan feroz ha?
bía asesinado a nuestros compañeros, se creyó satisfecha y poder vivir tran qriilamente. Grinnell decia. América minadoy nadie, por lofmenose Chi cagó, osaba hablar de anaquía Trisu los.
ratºnes hay que cerrados en sus a gu jeros: la anarquía debe desaparecer de Parecía que todo habiater ff tes y sombrías eran las predicciones de muchos compañeros, Muchos ami gos simpáticos a la causa creen aun. como aquellos, que el drama del 11 de noviembre fue un golpe terrible para la idea, que el miedo ha destrui do el entusiasmo y con él han quedado paralizadas las organizaciones, que los casi convertidos desaparecieron y que el valor de muchos viejos militantes se ha aminorado Contra aquellos augurios y estas creencias; se levanta la palabra profética de Augristo Spice. Nuestro silencio será más elobuente que nuestras palabras No cabe duda que el silencio se hizo. por algún tiempo, silencio provocado por el pasajero terror acrecentado con el vacío que la prensa de Illinois se pro puso hacer en torno del drama El dia del primer aniversario se habló poco en el cementerio, pero las montañas de flores acumuladas sobre las tumbas hablaban más elocuentemenle que no lo hubieran hecho los labios El Gobierno prohibió las reuniones, hasta prohibió se tocara la MarselleSa y Amic Lawrie Pero semejantes medidas han sido siempre contraproducentes, Fl pensamiento no se enca dena. El movimien to durab d8ecreto, pero hacia su cami no. Por qiré el Juez Gary vióseobliu gado a esbribir la vanalogi a ide sus pro pias acciones en el famoso artículo. Undertorie. Porque sabia perfecta mente que hay una esnecie de Undertene deirivesti gat:ión, de opinión pú blica que; despierta lenta pero segura. mente, por encima del asesinato legal. comeli lo con los anarqirislas. Tampa en el pueblo estaba tranquilo a pesar. de las exhortaciones dela prensa bur.
guasa. Hombres y mujeres de todas las clases sociales se preguntahan por que hombres ¿en apariencia tan inteli gentes defendían dost rinasreputades.
vvileís y malvados, y de esto a querer averiguar Qué cosa era el socialiérno; quéiera este anarquía por la cual iiem. bres de valor hacían el sacrificio de su. vida, no hubo más que un paso. Mi ¡lares de inviduos leyeron entonces los discursos, las cartas, las interviús de nuestros compañer0 s,. cuando en otras circusntancias hUbiera eido difi0il ha cer llegar hasta ellos la menor parcela de nuestro ideal. De aquella época data la costumbre de interesarse por los libros que tratan decúestiones Eco nómicas Además del impulso dado a los estudios y al movimiento por el trabajo, la encarcelación y la muerte de nuestros mártires. la Situación ia. vereció por diversos modos la propa, ganda. Alguien escribió en re8puesia a la apología de Gary, el folleto ¿Por qué el Undertone. que fue leido por. millares de personas Fue una excelen te demostración. de las fraudes, de las ilegalidadesdel proceso, al prºpio tiemc po que la mejor prueba de la belleza. del ideal defendido por aquellos Ique fueron condenados corno criminales Desde que Gary rompió el luego, todo elmundo se interesó; desde que el Juez ¡sintió la necesidad de defenderse, las mismas perennes a quienes no se les hubiera ocrirri do dudar de la honradez de hombre tan respetado sintieron a. su vez la necesidad de ver si las expli»
caciones quedaba eran plarisibles cnn venciéndose pronto del poco tanda. mento que tenian El sincero trabajo.
realizado por todos los anarqmstas de América antes del hecho de Hay mar et que no, ruede cºmpararse con la agita ción que se produjo cuairdo, des 4o pues de haber libértado a Fielden, Nec.
beySchwab. elGo hernad0rdelllinois. hizo publicar un libro: Ilíc rtivos por qué he indultado a lbs anarquistas.
Fue la popularización del ideal Lsie libro lo leyó todo el pueblo, el pueblo que noíh ubiera leido nunca un folleto anarquista sin esta cbincideneia. Per»
sonalmente conozco una decena de er. sonas cuya. evolución data deldía en que leyerop esta poderosa acusación contra los jueces de Chicago. Quince anos atras, a pesar de todos los esfuer zos de los c0mpañeros, pocas persi nas sabían que existiese una filosofía anar quieta. Actualmente, cuando quere»
móslievar al ideal un ambiente cual. quiera, hallamos ya dentro su germen Todo el mundo tiene nbeibnés de lo que se predica. Poco importa que ha. ya menos reuniones anarquistas, que l88 0lg8DlZdºlóii 8880 menos nume rosas y en apariencia apát icas. Todo está en el pensamiento, enla idea No. hay asamblea de la índole que fuere donde no se discuta as menes ex. tensainenle la crieslión económica en la cual las ideas de iiberlad no estfin pregonadas por algun neóñto Las misma mujeres en Sus clubs ponen af la orden del dia temas sociales y anar qiristae, no queriendo quedara la zaga del movimiento. Todas ias sociedades obreras discuten ia cuestión de lalih ertad individual) muchas organiza y ciorie sfson, en realidad, escuelas de propaganda. En todas las clases sociales surgen hombres qire, cuando no se (Sigue en la página 44)