en edeºsacidn egéeaaé aeer a Enexicfane. República de Cuba No. EG. México, COMITE CENTRAL. nunnn. Ape tadoweostai 1453. y Dirección Cablegráíica.:ñ SRQMMEX ¿A. BMPOR? AN FE: For acuerdo 532: ÁU QREZÁ 353 º; íísí¿ i del Consejo National, le Eecture. de este Boletín deberá incluirse. nvsrieblemente en ¡a Grden del Has de cada sesión. o D TD N No. 37, ENERGICA ACTITUD DE Los TRABAJADORES DE LA BAJA CALIFORNIA. La Confederación de Uniones y Sindicatos de¿Mexicali; respaldada por obrerosa comerciantes, industriales y pueblo en general, ha iniciado una enérgica campaña contra las altas cua tas que cobra la Empresa Norteamericana de Luz y. Fuerza de Mexicali, exigiendo un desenento del 50. De no atender la Empresa la justa petición que se le hace, la citada Federación, respaldada por los mencionados factores, obrará con la energía necesaria, hasta obte ner éxito en sus gestiones. Por informes enviados al Comité Central de la R, O, esta Capital, con el objeto de maniobrar en contra de la justa pe tición de los traba adores y del puealc californiano de Mexicali, por lo que elComitá Central está dispuesto a prestar el apoyo que sea necesario para impedir Que las autoridades respectivas sean. sorprendidas por dicho representante, y al mismo tiempo, para que se haga justicia a los trabajadores mencionados.
LA ATENCION DE LAS El ¿DDADDS ORDINARIAS DE nososassos. DEBE sss CARGO DE LOS INDUSTRIALES. o El Comité Central de la R;O. está desarrollandc;nna activa campaña tendiente a lograr que la aten0ión de las enfermed des ordinarias de los trabajadores quede a cargo de los patrones a quienes presten sus servicios, en atenión. que los salarios que actualmente ganan no les permiten reponer las fuerzas perdidas en la ruda labor, por lo que están siempre expuestos a ser presa de, toda clase de eniermedades, máxime cuando viven en casuchas antihi giénicas por lo reducido, mal ventiladas y poco soleadas. El Comité Central considera que no es humano que las Em presas Indu8triales abandonen una obligación que, si bien es cierto los Legisladores no preeviercn en la Ley del Trabajo se las impo nen las necesidades de la producción y la conservacion de la espe cie, pues un hombre enfermo y sin recursos para sostenerse no puede dar buena pr0duc0ión y sus hijos naceran raquiticos y enfermisos. Mientras que el Comité Central obtiene éxito en sus gestiones para que esta obligación sea incluida en la Ley Federal del Trabajo, en cada caso de enfermedad ordinaria los Comités 3jecp tivos deben solicitar por escrito de las Empresas el pago de medico, medicinas y el 75 de los salarios que disfrute el trabajador enfer no enviando copia de ese escrito a las Juntas Federal o Central de Conciliación y Arbi nje, según el caso; en caso de defunción debe exigirse la erogací de los gastos del sepelio. Si las Empresas se WM. aw v.
º: Int. lnetituuv SOC. Geschiedenis; Amsterdam. se tiene conocimiento que la Empresa ha enviado un representante a