. BOLETIN No. 41.
te de solución de los conflictos. tal extrano de dbaorienta ción se ha llegado en este punto, que hasta algunos funcions»
rios han opinado públicamente en el sentido de que es indebi da, por contraria a los intereses del Movimiento Obrero, la intervención del Gobierno en los conflictos de trabajo, como si se tratara de un Gobierno enemigo del proletariado cuya ig tervención podría serle perjudicialo ueremos hacer notar un hecho de importantísima Sígnlfíºací a como lo es el siguiente. Es indiscutible que, pana la solución de la mayor parte de les oonflictos obrero patronales, especialmente de aquellos Más import5dt¿s¡no sólo se hd recurrido al funciona. ríos. dsleobierno para resolverlos después de estáriloeu xy, largºs meses de bus a, sino que y este es lo más importante, funcionarios del Gob erno, es e almente representantes de la Secretaría de Economía, ban a do requeridos para realizar estu dios económicos en cada caso fin de precisar si las Empresas están en Condiciones económicas de satisfacer, sin peligro de su 35t9b11¿d d9r158 demandas ¿de los obreros. mohos conflio tos se han resuelto de acuerdo con el resultado de estos estu dios o investigaciones, despúes de. meses de estar paradas las fábricas por las huelgas, lo cual demuestra que tales movimien tos fueron estériles, innecesarios y perjudiciales, debiendo haberse seguido desde el principio del conflicto, el procedí miento adoptado al final para resolverlo. Finalmente, es muy importante hacer notar este ha cho conforme a las estadísticas publicadas por la Secretaria de connnía Nacional, los trabn¿adores industriales ocupados en en total en todas las empresas industriales incluyendo extraotivas, de trasnportes y de transformación y elaboración de los productos industriales apenas si llegan al medio millón sien udº mayºr de cuatro millones el número de trabajadores dedica dos a labores agrioolaa¡ de manera que el consumo de los arti. cu108 industriales producidos por los obreros, radica en la ca paoídad de Consumo de los campesinos, por lo que no puede con.
Justicia hablarse de mejorandento sario del proletariado indug trial,. oi no es sobre la base de aumento en la capacidad sdqu¿
sitiVu de productos industriales, de los millones de trabajadº B;del tempo que sºn quienes forman el mayor consumo. Es nace sario hacer notar que el aumento es las Condiciones de trabajo en favor de los trabajadores industriales, descuidando la coo; dinación que debe existir con el, mejoramientd económico de los trabajadºres del campo, se puede traducir en perjuicio de los propios trabajadores industriales porQue al elevarse los pre cios de los artículos industriales se inhabilita a los csmpeai nos para oonsumirlos y la restriccion en el consumo repetcute lógicanente traduciéndose en una sob? eproducción industrial Que se resuelve finalmente en la desocupación de muehos trabajadores industriales y en la imposibilidad de continuar mejo rando las condiciones de trabajo de los demás. El. Besos. mnro Después de más de un año de ensayos y de ºportunida des dadas con amplitud a quienes se encargaron de realizar es tos ensayos de unificacióh y noordinanidn, y habiehdo, frdceaa do los sistemas empleados y los hombres encargados de aplicar los, creemos que es llegado el momento de poner en práctica otro programa mejor y encargar de su realización otros hom bres que puedan cumplímsntarlo y nosotros proponemob concretamente y a reserva de hacer ampliaciones y expli0aciones necesa rías, el. aiguients a o R Ín Vio. La coordinación de las actividades del Movimien to Cbre1 mediante un pacto de Centrales Obreras que establezca las bases para realizarlo! mediante la adopción y realización de un programa mínimo con3unto.