OLETIE No. 57.
declaraciones, especialmente por el senor Lombardo, en el sentido de que, e rente Popular organizado de esta manera, no seria un g7 rn. e, , o po u ctoial sano lamenta tratarla cuestiones de oa s embar o, posteriormente hemos visto desmentidas r o iniormaciones virtud de naberse constituido, dando f ral, x. 4. 3 N (r s.
co (Tny (J (D UA ;Dx Íjíl7 (D¡ D e n D 1 T)
LL. (D. cx Hou. o QD fj. Zi.
Qº. 0 H. L) O u, C. QD. F, Y? 0 ¡J.
G)
Ox se S (x 1 (D CLL U) 91 J. (D 4 Por todos los antecedentes que dejamos señalados, bemos o a la conclusión de que, en ésta labor que el Partido Nacio zv lucionario viene desarrollando de acuerdo con las orienta el señor Presidente de la República, para dar realidad a su o. de nueva democracia. expuesta en el Manifiesto del de re de 1936, dando oportunidad a los trabajadores organiza a estar representados en la Admin stración Pública se ha te nido el propósito de excluir a la Confederación Regional ¿brera te: x1cana que nosotros representamos; y a este respecto, queremos mani festar a usted, senor Secretario de Gobernación, y por su con ucto al señor Presidente de la República, que consideramos injusta e inexplicable ésta exclusión de que se nos hace objeto, en un asunto de tanta trascendencia para el Movimiento Obrero del Pais; injusti cia que se hace más patente, si se toma en cuenta que nuestra Orga nización Obrera, fundada en 1918, ha vivido desde entonces franca mente solidarizada con la Revolución Mexicana y en ocasiones como en l919, 1923 y 1928, en que las Instituciones Revolucionarias se han vi5to amenazadas por la actitud armada de la reacción, los miem tros de la R, han aportado su esfuerzo, su sangre y muchos de ellos su vida, en defensa de las Instituciones representadas por los gobiernos revolucionarios; pero lo que hace todavia resaltar mas la injusticia de excluir a la en este propósito del Gobierno de que el Movimiento Obrero esté representado dentro de la administración Pública, es el hecho de que, al mismo tiempo que se excluye a nuestra organización, se le reconoce beligerancia, se le da importancia y se le toma en cuenta, reconociéndole derecho para nombrar representantes que integren el Congreso de la Unión, al lla nado Partido Comunista Mexicano; grupo sin arraigo en la conciencia proletariado de México, y francamente catalogado por el pueblo nuestro Pais, como un grupo de individuos al servicio de una pc extranjera, Gobierno Ruso, al que sirven con fines de pc ialista. (1. CM (3. i. DJ J u Li. 0. D (D n.
Ox UCO TC IO (D 53 x. ng U) CU. fsotros interpretamos la nueva democracia que se trata ¿or el Gobierno, a través del Partido Nacional Revolucig egun su manifiesto del de septiembre de 1936, como un pro ensayo de democracia funcional, para que por medio de la ta01on proporcional, el Proletariado Organizado tenga repre en la Administrac16n Pública, esoecialmente en el Poder Legisla ivc de la Nación; y con re5pecto a éste propósito, queremos declara a usted en forma inequívoca, que nuestra Crganizacidn lo aplaude y lo acepta, si bien con la salvedad de que desaprueba el procedimiento electoral que se pretende poner en práctica para rea lizar éste propósito, o sea la intervención directa y oficial de los Sindicatos Cbreros en las cuestiones de política electoral. Fun damos esta opinión contraria a la intervención de los Sindicatos Cbroros en la politica electoral, tanto desde el punto de vista mo ral porque el hecho de tratar asuntos de politica electoral en las asambleas de los Sindicatos, dará origen a múltiples divisiones y problemas de carácter intergremial, que según lo expuesto en el ma nifiesto del Partido Nacional Revolucionario, se pretende evitar, como porque además, la Ley Federal del Trabajo, en su articulo 249 rF3CClÓR prohíbe expresamente a los Sindicatos Obreros, tratar en Su seno asuntos de carácter politico, los cuales son sancionados en la misma Ley Federal del Trabajo, pudiendo por ello perder su re gistro y por lo tanto, su personalidad jurídica. Sin embargo, los trabajadores organizados en Sindicatos Obreros pueden ejercer, sus der chos cívicos como ciudadanos sin necesidad de violar la Ley del Trabajo, sino normando sus actividades de esta naturaleza, por las Leyes de la materia, organizándose, los miembros de cada sindicato, en clubs o partidos que les permitan cumplir sus deberes cívicos sin perjuicio de la unidad sindical y respetando la ley Federal del. dL ÍLJ lv