BOLETIN No. 41. El primer propósito que tuvo el Presidente fué el de unir a las centrales obreras existentes por medio de un pactº de un programa minimo conjunto, y habiendo sido aceptada la idea Por los directores de todas las centrales obreras, se Cº 1ebraron reuniones de representantes durante varios meses ha biendo llegado a formular y a aprobar el pacto de solidaridad y el programa mínimo conjunto pero desgraciadamente, aconteci mlent08 de orden político que sucedieron en esos dias, provoca Pºn la suspensión de esas actividades de unifiCación y fueron desv1adas las actividades de algúnos de los grupos que partial paban en 9808 trabajos de unficación, en busca del mismo prop5 31tº pero por formas distintas de la aprobada ya por todas las centrales y tratando de formar, en ar de un pacto de centra lee, una sola 0entral bajo la direcci de uno. aólb de los grº pos de dirigentes enCHÚEZadO pers0nslmente por un profesionis ta en lugar de un obrero; el Licenciado Vicente L; Toledanº Nºsotros consideramos equivocado el camino que se 518Uló r. unificación, porque ya se adºptó una forma que habia sido estudiada y discutida durante semanas por las PEP39 sentaciones de todas las centrales y rechazada por irrealiza ble en el momento, si no se pasaba primero por la realización 1 Cto que habria de sentar las bases para un paso posterior en favor de una sola central. Se cometió el error de fundar la unificación obrera Sºbre un concepto de unidad fisica abandonando el concéptó de unidad social y de acción mediante un solo programa, que se hu biera logrado con el pacto de centrales como primer paso. Es indis0utible el hecho de que, a pesar de tºdº El apoyo moral, politicmv y económico que se dió a la llamada cen tral única encabezada por Lcmbardo y que ha llegado en aigunos casos hasta excesos e injusticias contra lae. demás centrales y vagrupaciones indeñendientes; no se han logrado los dos objeti vos principales que el Gobierno y el Proletaríado han venido al gu1endo con encomiable interés y que son: lo. Coordinación de las actividades de todas las 03 ganizacionesy(breras en un plano de fraternidad y sobre la base de un programa mínimo que haga realiZable el mejoramiento del Prolatariado con la cooperación de todas las Centrales Cbreras y 2o, La coordinación de las actividades del Movimieg to Obrero unificado, con las del Gobierno en la formación y eje cución de un programa conjunto en. beneficio de la clase obrera y del seis. HECHOS La experiencia hecha con la llamada Central Unica, se puede concentrar en los siguientes hechos irrefutables: e lo. No sólo nowse4lcgró¡la unificación obrera, sino que se ghgnngycn más las pugnas intergremialesa 2o. No se ha logrado la coordinación de las activida des de los grupos obreros en un solo plan de mejoramiento sino por el contrario esa falta de coordinación se ha hecho más pa tente y ha provocado desequilibriosfy desigualdades muy noto ríos en las condiciones económicas de los trabajadores, pues al gunos grupos han actuado con graVe perjuicio de los demás.
30. No se ha logrado establecer coordinación ningu na entre el. movimiento obrero, ni siquiera entre la llamada Gen tral Unica y el Gobierno, sino por el contrario se ha hecho dºr rroche de energias y de intereses ecºnómicos y morales de lose trabajadores en luchaáxestériles; se ha rehusado cooperación al Gobierno para resolver los problemas, y hasta se ha rechazado la intervenbión del Gobierno en la solución de los conflictos negándole derecho de intervenir; y finalmente, con una incón grúencia inexcusable, se hace al Gobierno responsable de la fa;