68 Amauta aboga por el imperio de la Universidad. contra. los inválidos y los autodidactas, afirmando que no pueden conducir una revolución. La: hombres sanos, fuertes. y rubios. para el caso. salidos de una universidad, son los indicados: eta petulancia unive rsitaria hay que oponer el severo universitárism o de Mariátegui. Pero Mariátegui es un antiuniversitario. un anticuerpo para la enfermedad del universitarismo de prir. vilegio. Casualrriente revela la disciplina que Haya atribuye a la fun. ción del claustro. es que la disciplina es ya una personal riqueza del hombre. Claro que la universidad la instaura, pero no la comunica. La universidad en función disciplinaria automatiza la brillante mediocri. dad del profesionalismo, pero el conductor, el hombre signo es ya fru to de un proceso extraño, agcno a la universidad. Lenin no habría realizado la obra que realizó de no haber mediado la Universidad. Todo lo niega. Nuestros mejores temperamentds intelectuales: Prada. Moore, Egur en, Chocano, Orrego, Gibson, se producen fuera de la Universidad. fuera de la Universidad. se forma Mariátegui. El po ¿bre no alcanza a las universidades entre nosotros: el pobre y el libre. Si alguna vez se revelara la dantesca tortura que en el Perú cuesta la aabiduría. De Puno. lugar de curiosa celebridad por sus muchachou vhábiles, eólo los gamonales llegan a la universidad. El pobre que pretende dar una profesión a su vástago, de hecho acepta. a hambruna. En este sentido es significativa la vida de Telésforo Catacora. zapatero de oficio. como el suscrito, dueño de la mejor mentalidad de en generación y de un riguroso empeño. y Pires bien; abandonado de todo. apoyo. trabaja en el taller mientras hace su media; y luego que la acaba, viaja a Arequipa donde estud ía letras. Pero. e desea algo más Vivo que la escuela tomista de A! equipa. Viaja a Lima. El clima y la alimentación deficiente. lo revientan. Este Telésfoto Catácora fundó, por los años de l902. una Escuela de Perfección de la misma tecnica de las universidades populares. Mii. entonces ya. se enseñaba con sentido social. tQuién que disturra sin prejuicio no le encontrará aquellos valores de entelequia que lo hacen digno de acompañarse en la gloria y la significación con hombres símbolos de a América? Lugones, al trazar su exaltación lo compara a Sarmiento. tiene muchos puntos de analogía. ºtros a. Vasconcelos e lngenieros. Si; en Ensayos tenemos. que ver los peruanos la claridad brillante y la profunda seriedad de Alberdi. Esta requisitoria vale para el Perú. lo que Bases para Argentina. Con diversos matices se beneficiael pensad or vanguardista sobre el pensador demoliberal. En vano sus impugnadorea, generalmente inconsecuentes. acusan su obra de retórica. Le llamaron pastor de poetillas vanguardistas. Qué ceguedadl Sobre todo en quienes tenían la obligación de ver fijo. Ninguna obra más profícua en la acción, más seria en la disciplina. más pedagógica en los métodos. Al rendir Amauta primera revista peruana que hace prose litoa en el extranjero. concentró una generación de hombres cuya educación era sobre todo económica. Es decir, práctica. Esta generación de hombres. la generación de la agonía. tiene como símbolo al trabajador de Vilarte y al indio enuncipado y beligerante. Ni en acepción el universitario. ni a ¡pecialmente el dolor, son ni pueden ser depositarios del mensaje de Mariátegui. Un sector más completo e intgral. en su generación finca la vivencia y supervivencia de ese cúmulo de doctrina plebeya, que.
partiendo del ay llu y de la fábrica. rumba perentoria, obligadamente al cataclismo político que tanta falta hace a este pais de mínimos pre