26 Jardinero de nv¡n¿ Dolor ea. mar. a. none. Mag rino usucn logro de los beneficios resultantes de las ciencias industrializadas que constituyen el privilegio de una casta egoísta y despótica de pueblos y de indiv¡duos. Junto a estos imperialismos económicos perfectamente defi nidos y que utilizan el instrumento de las ciencias como manifesta ción de poder sobre las cosas y como influencia de soborno sobre los espiritus, aparecen también los imperialismos políticos con que se disfraza y se complace en internacionalizarse, con caracteres mucho más generales aún, la defensa de las clases conservadoras.
Ved si no lo que ocurre con el fascismo italiano internacionalizado ya en el mundo, recogido, amparado y fomentado por todos los gobiernos conservadores,. incluso el nuestro, y por todos los patriotismos bastardos que llevan la camiseta negra cubriéndoles el core zón. Extravagante patriotismo éste de los reaccionarios que se hace internacional con el clericalismo y el fascismo, que reniega de todas las fuerzas morales que puso en actividad nuestra revolución de Mayo y que entrega las riquezas de la Nación a los banqueros ingleses o yanquis, pero se escandaliza y se indigna contra el in ternacionalismo de la justicia social!
Esto me trae a la memoria los recientes atentados, atribuidos a los antifascistas, pero cuyas victimas ¡extraña casualidad! no son fascistas. Atentados que dan ocas al fascio o gavilla italiana, consentida y fomentada: por los patriotas profesionales de este país, a denunciar como enemigos del orden y hasta de la patria argen7 tina ¡oh sarcasmo! a todos los antifascistas vale decir demócratas y liberales cuidadosamente catalogados en un index que contiene los nombres de los habitantes nacionales y extranjeros que han hecho un culto de la libertad y dignidad humanas, siguiendo las huellas de Moreno, Echeverria, Sarmiento e Ingenieros. Esto me recuerda también, para el caso de no ser simulados por el fascismo los atentados recientes, que quien siembra vien tos cosecha tempestades según reza el adagio y mal pueden que Amauta El nocturno de los cuerpos anhelantes. Del próximo libro E1Vienio del Mar. Hasta el silencio de tu frente llegaron mis labios con sus besos.
En la vida de tus ojos.
estaba tendido el camino de los sueños. La noche de tu cuerpo anhelante sentía la solitaria maravilfa de mi corazón. abierto en los cantos del mar. En el reposo de tus pechos mi cabeza tuvo un refugio sereno. Me esperaba tu cuerpo anhelantc!
V(El llamado de las aguas lejanas queria quitarnos. el camino de los sueños. Nuestros cuerpos habían Idesplegado el grito de los viajes largos. Tu agitastesk sobre el afán del mar la solitaria maravilla de mi corazón. Yo elevé hasta las estrellas del cielo el silencio de tu frente. Entonces la noche tuvo.
dos cuerpos anhelantes. corriendo. en el camino de los sueños. NICOLAS Fusco SANSONE.
Montev¡deo.
jarse del terrorismo quienes bautizaron de bello atentado la ex plosión de. la bomba homicida, quienes proclaman y ejercen el culto de la violencia en todas su formas, quienes pisotean el cadáver.
putrefacto de la libertad y hacen público escarnio de la justicia. del derecho y hasta de la compasión: quienes pretenden dominar por medio de la fuerza y no disimulan su agresiva actitud de con quista, singularmente audaz en estos países de América a los que pretenden tratar como colonias y cuyas riquezas ha saboreado de antemano su ilusoria codicia!
Pero volviendo a los imperialismos económicos que constitu. yen el asunto primordial de nuestro momento latino americano, podría decirse que, en cierto modo y reconociendo a las palabras la acepción que he procurado precisar en el comienzo de este discurso, esos imperialismos son civilizadores, como ellos pretenden, porque el progreso material y hasta la ciencia están de su parte.
Inglaterra es la civilización sofocando a la India, a la China, etc. España es la civilización explotando a Marruecos; Estados Unidos es la civilización exprimiendo a Nicaragua. Todos esos imperialismos son la civilización falta de sentido moral, orgullosa. dominadora, arbitraria, cruel. inhumana en una palabra. Pero la cultura no es eso. Ella no puede estar en contra de Mahatma Ghandi admirable, más que todos los héroes occidentales, por la grandeza de su espíritu y la rara superioridad de su táctica; no debe estar contra la almºegación de los árabes del Rif yla defensa desesperada de Abd el Krim jamás alentada por la esperanza del triunfo y que se mantuvo ante la infame complicidad de Europa y del mundo todo. La cultura. por último, no puede estar no debe estar, no está ni estará nunca contra Augusto San díno el caudillo nica ragiiense, tan heroico como nuestro Giiemes, y más meritorio aún.
porque la lucha es más desigual, porque las traiciones son más fá. ciles, más frecuentes y mejor pagadas y porque no es propicio a los héroes este momento histórico de mercantilismo y de cobardía.