20 dentro del orden puramente humano. Es una revelación de Dios.
Su vida, su muerte y su triunfo nos revelan, tanto como sus doctrinas, el carácter paternal, amoroso y sacrificial de la Divinidad. No es tan sólo una vida ejemplar, la más ejemplar de todas las vidas. humanas. Jesús es la expresión de un anhelo cósniico y su persona lidad, adquiriendo valor universal y eterno, es el canal de las ener gias divinas que trata de elevar a la humanidad. Es al compañero de nuestras almas; es la divinidad puesta al alcance del hombre. la luz que nos proyecta la personalidad divina del Cristo, cada ser humano cobra un valor absoluto, porque lleva en si un germen divino; anhelos de superación moral, tendencias es piritunles; vale decir: la capacidad nativa para llegar a sentir, mediante un nuevo nacimiento y a la zaga de Jesús, que también él es hijo de Dios y, tomando como ejemplo a Jesús, puede conducirse como El se condujo. En razón de tales capacidades, nada tiene más valor que cada vida humana y nada, en cada vida, tiene más, importancia que la fomación del carácter mediante la comunión con lo Di, vino que, como no los demuestra la vida de Cristo, nos asegura el triunfo de los sentimientos superiores y altruistas, de nuestro amor por la Verdad. la Belleza y el Bien, sobre los instintos inferio res y egoístas que el hombre, abandonado a si sólo, comparte con la pura anímalidad. El valor intrínseco decada ser humano es independiente, por lo tanto, de su posición, de sus riquezas o de su saber.
Sólo se mide por sus motivos e intenciones. por lo que es realmente en su carácter. en lo más íntimo y profundo de su fuero interno. y no por sus actos exteriores, que, siéndole impuestos por la compulsión del ambiente, pueden ser apenas la expresión de su cobardía o de su fariseísmo. causa de su filiación divina. todos los hombres, inde. pendientemente de sus creencias y nacionalidades, de su rasa o de. su cultura, deben ser tratados como hermanos, como hijos, que son.
de un sólo y mismo padre; el Padre de cada uno de nosotros, tal como nos fué enseñado y revelado por Jesús. Todo esto tiene que traer un nuevo orden de cosas en el terreno político, social e internacional.
Las enseñanzas e ideales de Jesús solo pueden realizarse ple namente en un nuevo orden de relaciones humanas regido por la fraternidad, por un espíritu de cooperación y mutua ayuda, gober. nado por el amor, por la buena voluntad, en lugar de serlo, como ahora ocurre, por la fuerza y autoridad exteríores. Este nuevo orden de cosas: el Reino de Dios, no sobre vendrá, empero, sino en la medida que los hombres se identifi quen con Cristo y, moralmente renovados, asciendan del plano material al espiritual.
Es necesario que Dios se encarne plenamente en toda la espe cie humana como se encarnó en el Cristo. Es necesario que el Cris to reine, que el Cristo se manifieste de nuevo, y ahora plenamen te, triunfalmente, en la humanidad entera, en la superhumanidad.
Julie Navarro Mona6. 0. A M U A El señor Navarro Monzó expone en este articulo, escrita u ltimamente para revietas an¡lo njonas, y que corte mente Isa querido ofrecer también en copia inédita a AMAUTA. las proposicio nes fundamentales de la te sis da sus conferencias. propósito de su reciente libro Camino de Santidad. diremos en el próximo pú mero de AMAUTA lo que pensamos sobre el vasto intento del ¡fervorolo conferencista de la Queremoa que aquello.
de nuestros lectores que no han tenido ocusi6n de seguirlo en sus conferencia. e enteren antes mediante este articulo, de las Ideas centrales de su propagandn. Esta prop ¡anda tiene, a nuestro juicio. la contradicción de eludir los problemas concretos de la ¿poca y de prºponerse al mismo tiempo la reconciliación de la reli¡ión con la vida. Príetieamente. aunque propu ne con vehemencia una nueva Reforma, Navarro Monsñ se mantiene en la vieja Reforma. Por su camina se lle¡a al individualismo absolute, al anarquismo. este es a la extrema consecuencia de la filosofía liberal. protes» tant. Pero estas son obíecionu que dejarnos para al comentario prometido. Entre tanto, entregamos a nuestros lectores el pensamiento del ilustre eonferanelsta. swwm iaa a»e5 ew. Amauta Himno Escolar. González Prada (cono. Ya clarca la aurora ¡Despiertos niños puros, marchemos al Sol. que el Maestro ha aquietado los vientos y a nosotros nos toca la Acción. esrnoras) Madrugad a la vida. temprano. que el pro grama de de vasto luchar, y en cancione de bronce, al Urano, levantemos las vóées, 3Marchad!
que el Perú ne cesita hombres libres y. es preciso a los dioses robar la sagrada conciencia encendida con que libres los hombres serán.
ll incorruptos, sin mancha, marchamos por los blancos caminos del Sol, predicando los himnos serenos. que el Maestro esculpiera en canción, y rimad en el alma este nombre: Libertad. y con toda emoción id dejando en la ruta una huella que recuerde la. marcha hacia el Sol. Entre tanto los libros al brazo y el cerebro preñada de luz. vamos dando clamor al Trabajo, y al obrero vestido de azul. La semilla fecunda es nacida y es urgente que el niño le dé: de su sangre, el amor y la vida y de su alma, el vigor y la fé.
1926. FIDEL ZARATE. m¿b