miadas hipócritas, a palabras sin eco, a expedientes manoseados.
Las autoridades que desde Lima imparten órdenes conminatorias a los departamentos, saben que no serán obedecidas; los prefectos que reciben las conminaciones de la Capital saben también que ningún mal les resulta de no cumplirlas. Lo que el año 1648 decía en su Memoria el Marqués de Mancera, debe repetirse hoy, leyendo gobernadores y hacendados en lugar de corregidor es y caciques: Tienen por enemigos estos pobres indio: la codicia de cua Corregidor. de un Curas y de sus Caciques, todos atentas a enriquecer de su sudor; ora menester el celo y autoridad de un Virrey para. cada uno; en fe de la distancia se lrampea la obediencia y ni hay fuer a ni perseverancia para proponer segunda vea la quexa. El trampear la obediencia vale mucho en boca de un virrey; pero vale más la declaración escapada a los defensores de los indígenas de Chucuito. l)
No faltan indiófilos que en sus iniciativas individuales o colec tivas proceden como los Gobiernos en su acción oficial. Las agrupacion formada para libertar a la raza itredenta no han pasado de contrabandos políticos abrigados con bandera filantrópica. Defendiendo al Indio se ha explotado la conmiseración, como invocando a Tacna y Arica se negocia hoy con el patriotismo. Para que los redentorcs procedieran de buena fe, se necesitaría que de la noche a la mañana sufrieran una transformación moral, que se arrepin tieran al medir el horror de sus iniquidades, que formaran el inviolable propósito de obedecer a la justicia, que de tigres se quisieran volver hombres. Cabe en lo posible?
Entre tanto, y por regla general, los nminadoreu se acercan al indio para engañarle, oprimirle o corromperle. debemos rememorar que no sólo el encantado nacional procede con inhumanidad o mala fe: cuando los europeos se hacen rescatadores de lana, mineros. hacendados, se muestran buenos exactores y magníficos torsionar ¡os, rivalizan con los antiguos encomenderos y los actuales hacendados. El animal de pellejo blanco, nazca donde na ciere, vive aquejado por el mal del oro: al fin y al cabo cede al instinto de rapacidad. l Bajo la República ¿sufre menos el indio que bajo la dominación española? Si no existen corregimientos ni encomiendas, quedan los trabajos forzoso y el reclutamiento. Lo que le hacemos su. frir basta para descargar sobre nosotros la excecración de las per sonas humanas. Le conservamos en la ignorancia y la servidumbre, le envilecemos en el cuartel, le embrutecemos con el alcohol, le lanzamos a destrozarse en las guerras civiles y de tiempo en tiempo organizamos cacerias y matanzas como las de Amantani, llave y Huanta. 1)
No se escribe pero se observa el axioma de que el indio no. tiene derechos sino obligaciones. Tratándose de el, la queja personal se toma por insubordinación, el reclamo colectivo por conato de sublevación. Los realistas españoles mataban al indio cuando pretendía sacudir el yugo de los conquistadores, nosotros los republicanos nacionales lo exterminarhos cuando protesta de las contribuciones onerosas, o se cansa de soportar en silencio las iniquidades de algún sátrapa.
Nuestra forma de Gobierno se reduce a una gran mentira.
porque no merece llamarse república democrática un estado en que dos o tres millones de individuos viven fuera de la ley. Si en la costa se divisa un vislumbre de garantías bajo un remedo de república, en el interior se palpa la violación de todo derecho bajo un verdadero régimen feudal. Ahí no rigen Códigos ni imperan tribunales de justicia, porque hacendados y ¡amnnales dirimentoda cuestión arrogándose los papeles de jueces y ejecutores de las sentencias. Las autoridades políticas, lejos de apoyar a débiles y po bres, ayudan casi siempre a ricos y fuertes. Hay regiones donde jueces de paz y gobernadores pertenecen a la servidumbre de la hacienda. Que gobernador, qué suprefecto ni qué prefecto ósaría colocarse frente a frente de un hacendado?
Una hacienda se forma por la acumulación de pequeños lotes arrebatados a sus legítimos dueños, un patrón ejerce sobre sus peo nes la autoridad de un barón normando. No sólo influye en el nombramiento de gobernadores, alcaldes y jueces de paz. sino hace matrimonios, designa herederos, reparte las herencias, y para que los hijos satisfagan las deudas del padre, les somete a una servi dumbre que suele durar toda la vida. Impone castigos tremendos como la norma. la fragelación, el cepo de campaña y la muerte; rlsibles, como el tapado del cabello y las enemas de agua fría. Quien no respeta vidas ni propiedades realizaría un milagro si guardara miramientos a la honra de las mujeres: toda india, soltera o casaAmauta da, puede servir de blanco a los deseos brutales del leñor. Un rapto.
una violación y un estupro no significan mucho cuando se piensa que a las indias se les debe poseer de viva fuerza. a pesar de todo. el indio no habla con el patrón sin arrodillarse ni besarle. NO se diga que por ignorancia o falta de cultura los señores territºriales proceden asi: los hijos de algunos hacendados van niños a Europa, se educan en Francia Inglaterra y vuelven al Perú con todas las apariencias de gentes civilizadas; más apenas se confinan en sus haciendas, pierden el barniz europeo y proceden con más in humanidad y violencia que sus padres: con el sombrero. el poncho y las roncadoru reaparece la fiera. En resumen: las haciendas contituyen reinos en el corazón de la República, los hacendados ejercen el papel de autócratas en medio de la democracia IV Para cohonestar la incuria del Gobierno y la inhumanidad de los expoliadores, algunos pesimistas a lo Le Bon marcan en la frente del indio un estigma infamatorio: le acusan de refractario a la civilización. Cualquiera se imaginaria que en todas nuestras poblaciones se levantan espléndidas escuelas, donde bullen eximios profesores muy bien rentados y que las aulas permanecen vacias porque los niños, obedeciendo las órdenes de sus padres, no acuden a recibir educación. Se imaginaria también que los indígenas no siguen los moralizadores ejemplos de las clases dirigentes o crucifican sin el menor escrúpulo a todos los predicadores de ideas leventadas y generosas. El indio recibió lo que le dieron: fanatismo y aguardiente.
Veamos ¿qué se entiende por civilización? Sobre la industria y el arte, sobre la erudición y la. ciencia, brilla la moral como punto luminoso en el vértice de una gran pirámide. No la moral teo lógica fundada en una sanción póstuma, sino la moral humana, que no busca sanción ni la buscaría lejos de la Tierra. El sumum de la moralidad, tanto para los individuos como para las sociedades, consiste en haber transformado la lucha del hombre contra hombre en el acuerdo mutuo para la vida. Donde no hay justicia, misericordia ni benevolencia, no hay civilización; donde se proclama ley social la ntruggle for life, reina la barbarie. Qué vale adguirir el.
saber de un Aristóteles cuando se guarda el corazón de un tigre. Qué importa poseer el don artístico de un Miguel Angel cuando se e lleva el alma de un cerdo? Más que pasar por el mundo derramando la luz del arte o de la ciencia, vale ir destilando la miel de la bondad. Sociedades altamente civilizadas merecerlan llamarse a quellas donde practicar el bien ha pasado de obligación a costuri1. bre, donde el acto bondadoso se ha convertido en arranque instinX tivo. Los dominadores del Perú ¿han adquirido ese grado de moralización. Tienen derecho de considerar al indio como un ser incapaz de civilizarse?
La organización política y social del antiguo imperio incaico admira hoy. reformadores y revolucionarios europeos. Verdad, Atahualpa no sabia el padrenuestro ni Calcuchima pensaba en el misterio de la Trinidad; pero el culto del si. era quizá menos absur do que la Religión católica, y el gran sacerdote de Pachacamac no vencía tal vez en ferocidad al padre Valverde. Si el súbdito de Huaina Cápac admitía la civilización, no encontramos motivo para que el indio de la República la rechace, salvo que toda la raza hubiera sufrido una irremediable decadencia fisiológica. Moralmente hablando, el indígena hallado por los conquistadores; más depresión moral a causa de servidumbre política no equivale a imposibilidad absoluta para civilizarse por contitución orgánica. En to do caso ¿sobre quien gravitaria la culpa?
Los hechos desmienten a los pesimistas. Siempre que el indio se instruye en colegios o se educa por el simple roce con personas civilizadas, adquiere el mismo grado de moral y cultura que el descendiente del español. cada momento nos rozamos con amarillos que visten, comen, viven y piensan como melifluos caballero¡ de Lima. Indios vemos en Cámaras, municipios, magistratura.
universidades y ateneos, donde se manifiestan ni más venales ni más ignorantes que los de otras razas. Imposible deslindar responsabilidades en el lotum revolutil de la politica nacional para decir qué mal ocasionaron los mestizos, los mulatos y los blancos. Hay tal promiscuidad de sangres y colores, representa cada individuo tantas mezclas lícitas o ilícitas, que en presencia de muchísimos peruanos quedaríamos perplejos para determinar la dosis de negro y amarillo que encierran en sus organismos: nadie merece el calificativo de blanco puro, aunque lleve azules ojos y rubio el cabello.
Sólo debemos recordar que el mandatario con mayor amplitud de miras perteneció a la raza indígena, se llamaba Santa Cruz. Lo fueron cien más, ya valientes hasta el heroísmo como Cahuide; ya fie les hasta el martirio como Olaya.