dario atacando o amando. Amauta CARLOS MERIDA (viene de la página 12)en ella una esencia que no se puede circunscribir entre fronteras.
No tiene patria ni edad, es simplemente, con la. mayor naturali dad, humana. Renovación de nuestra admirable sabiduria. de la ciencia inagotable que está en el ambiente de nuestras ruinas, hechas por los grandes clásicos anónimos de nuestra raza.
Nuestras Humanidades, matices de civilización como poco.
pueblos de la tierrn, la tuvieron en su origen. pesar de todo, Oriente contm Occidente es un poco la cuadratura del círculo. Alla está América. Cierre la diestra de mis amigos a través del mar. Para que quieren que el circulo sea cuadrado. Los griegos fueron los mayas de Europa. Que duerman en paz nuestr os abueloal No hay que conso larse, cobsrdementez recordando. No es consuelo, sino motivo de vergiienzs. Ayudemos a que se pudran en paz nuestros abuelos. Que se pudren en paz! Es orden de Dios. Padre Sol, funde sus huesos, disuélvelos. Enséñanos. abolir las lágrimas de manera definitiva. El pañuelo que nos sirva para decir adiós. Hay que marcharse. Se es compatriota de lu raza, de todos aquellos que tienen nuestros ánimos, de todos los que piensan libremente, y se es soliImposible hablar de arte guatemalteco Aparte de empezar, está bajo :la sombra propicia de México. Más que influencias del hermano vecino, son influencias étnicas. Tal vez la más interesante civilización ameri. tana existió sobre las actuales tierras guatemaltecas. La misma raza: la Maya. Para mi, de cierto modo, la noción de patria es fanatismo idiota,. completan nente estúpido. Las causas de la sangre se defienden poderosamente con instinto. No se admiten temperaturas medias en el trópico, o, al menos, no las admito yo. En el trópico todo es pasión, y esa es su gloria. El instinto es brújula ¡poética, inspiración original, rima primera, a la cual nuestra vida debe encontrar su consonante.
Hay; que tener la mano carnosa y áspera de la. tuna, la lengua jugosa del maguey, la delicadeza de la vainilla, del tabaco, del maiz; el oro de las frutas, el color poliglota de las aves, para en estos momentos gritar a los demás pueblos lo que somos, así como lo hace a nues tros sentidos, cotidianamente, el sol déspota.
Recuerdo pele mele y los tiro al azar de mi memoria: Diego Rivera, Clemente Orozco, Carlos Mérida, Alfonso Reyes, José Vasconcelos, Yelo Gunther, Best Maugard, Jesús Castillo, López Velarde, Emiliano Zapata, Agustin Lazo, Maples Arce, Covarrubias, José Castañeda, Doctor Atl, Asturias, González de Mendoza, Arqucles Vela, Pablo Zelaya, Carlos Pellicer, Xavier Icaza, List Ar.
Zubide, Humberto Garabito, Abraham Angel, Toño Salazar, Sal oh prendas de vestir. sin venir a pasar una estadía de las vacaciones que le permiten.
las ocupaciones del trabajo de su sueño.
En el trabajo de su sueño pierde lo que vosotros, ojos, no ganaréis jamás por tanto nada ganaría. trabajar por anular su sueño esperemós no arbors en la farmacia Ca no se vend pas dans les boutiques oh prendas de vestir, abanicos por tanto nada ganaria. venderse, ni a trabajar: invitación a no concurrir al trabajo qué habitación estrecha la de los guantesque perdieron, al rededor, podemos, congregaciones cintas rosadas cintas celestes, aspirantes. vosotros todos invitación a trabajar.
Pero vosotros todos. invitación a no trabajar. CESAR MORO.
Paris, 1928. mwmw wmeeaam»w. Naturaleza primitiva. México hace mucho tiempo. en pleno París, no lejos de la Torre Eiffel. 31 vader Novo Colson, Villaurrutia, Rodriguez Lozano, Carrillo Puerto, Ortega, Alfaro Siqueiros, Jean Charlot, Tamayo, Carlos Chá vez, Azuela, Julio Castellanos; Arévalo Martinez. Pueblo influenciado solamente por el sol. El sol es el gran clásico de los trópicos. El Shakespeare. de Dios. Todo es oro, to. do resplandece y sueña, so noro color, todo. vive apasionadamente: Sensualidad, instinto divinizado, lengua espiritual que hablan los poros, aquí hasta la laseivia se hace espíritu. Sol. El color justifica nuestra raza.
Ir a Rusia o al Congo. a la brutal balanza de México, que oscila entre. Rusia y el Congo. No encuentro mejor elogio.
Congo, virginidad, fuerza, sol. Hombres de hierro, cuya gracia, robusta y patética, ha conmovido la. plástica de la civilización Música negra, tangible, sólida. Rusia, la experiencia más grande del hombre moderno. En el Nuevo Renacimiento. Rusia ocupa el puesto de Italia hace cinco siglos. Rusia, revolución trans cendente y de amplitud mayor a la de cualquiera otra revolución, aparte delCristianismo, la única tragedia divina. de los hombre. Rusia se abrió las venas para salvarnos la vida: yo creo que ya no latina. son blancas las estepas.
Mientras Europa entra en la senectud, México cambia de voz.
México, vanguardia de América, proa de la raza. México maya.
Selvas. Fuerzas ciegas. Alcohol. Ambiente en te as las conciencias para que dance la Primavera de Botti celli con el Renacimiento en sus caderas.
Un argentino es incapaz de atravesar el. Canal de Panamá.
Un mexicano lo salta con los pies juntos. El latinoamericanismo se ha vuelto un refugio de impoten cias, de inteligencias mediocres. Es una lástima! Tres cuatro nombres merecen únicamente nuestro respeto. Los otros aprovechan que el pueblo sea sensible a latinoamericanismos de esta es. pecie. maternos a los gringos! a. un comunismo nacido de la pereza. Las manifestaciones hansccndentales de la inquietud de América: algunos libros, pinturas, músí ca, etc. etc. es lo único que recuerdo al escribir estas páginas. La Republica Argentina gira alrededor de Buenos Aires. La pampa es su banlieu. Buenos Aires: entre la Magdalena y la.
Opera de Paris. Terraza del Café de la Paix, siete de la noche.
Perú. Los Incas.
América. Renacimiento de fuerzas primitivas. México, es México es un percherón, es una vir rQué lástima que se mastuibel Amigos de Buenos Aires: estoy ya capacitado para un viaje a la Pampa, porque sé italiano y sé francés. La esperanza está en Martin Fierr. La esperanza está en Don Segundo Sombra. pampa auténtica, y yo creo que Netzahualcoyótl habria puesto un poema entre los pliegues de su acordeón. Al menos para que no escapara al aire de América y para que fuese aúnmás musical.
ºyendo el latido de mi corazón, me proclamé Principe Maya, El Sol fué mi padrino.
En nombre de los dioses asistióme. La Torre, geyser de acero, señalaba mi orientación moderna, absolutamente cenital. En dos huacales, uno de los mayas de mi tierra, alrededores de Antigua Guatemala, y el otro de lns tierras de México un mismo pais con dos nombres en los libros. haré labrar mi escudo, y con ellos cubrirá los senos de la mujer siempre improbable. ¡cuántas cosas más pensaba contemplando la pintura de Carlos Mérida. gen.
Es necesario aclarar, definitivamente, que Carlos Mérida es de los más brillantes y entusiastas pionera de la pintura ameri.
cana. Su labor actual tiene un viejo entronque, paciente estudio, la ofrenda de su vida integra.
Fué él quien lanzara cierta tonalidad pictórica, uno de los principales en hacer sentir hondamente nuestras grandes corrientes raciales cuando casi integralmente la poca pintura americana jvivia parásita de la pintura europea. Carlos Mérida fué de los primeros repito en iniciar nuestro renacimiento pictural, a pesar de su extrema juventud. Pintó indios, nuestra naturaleza, con verdadero sentimiento, con pasión. con el entusiasmo y lealtad de algo que se tiene en la sangre, es. cuchando órdenes sagradas y cumpliéndolas de manera irremisible, porque no habría podido no pintar Ios, tan grande era su anhelo.
su fervor. vv. w: