. persntes. 14 Es la presente una hora lmpracisa. Dificil as presentir el futuro y profetizar el mundo que se está preparando en medio del caos de ideas, sentimientos y hechos que chocan en este momento.
Así se explica que la presente crisis pedagógica europea con reper. cusión en América haya hecho decir a Agosthino de Campos, en! un interesante articulo, que la inseguridad del mañana ha trastornado la ciencia educacional. Evidentemente es la presente una hora incierta, más no de pesimismo, en la cual debemos leer las condiciones preliminares de una nueva educación paralela a la nueva. cultura que se está elaborando en los tiempos que corren. No son horas de pesimismos sino de esfuerzos. El mundo está viviendo sin órden. en busca de nuevas rutas. Reclámanse tentativas unificadoras. La necesidad de un gran esfuerzo creador piensa Wells se ha hecho evidente en los asuntos de la humanidad. Ninguno más poderoso que el esfuerzo educativo. La educación agrega es el factor inicial y decisivo en el futuro de la humanidad.
Preocupaciones pedagógicas conhrnporíneu En estas incertidumbres se percibe ya un pensamiento generallzador de una nueva educación, o de reformas fundamentales fren te a los organismos y conceptos pedagógicos tradicionales aún im Son muchas las preocupaciones contemporáneas nuestro tiempo, extraordinaria.
por el estudio y la solución de los problemas.
ue Ellen Ke anunció como el siglo del niño. pareciera mejor Y.
apodarlo el siglo de la. educación. para significar preocupaciones totales, no parciales, atañederas al problema educativo.
La pedagogía contemporánea ofrece abundancia de pensamiento teórico y aplicado. Afanes de generalizar doctrinas y rea lizar ensayos despiéttanse en los medios culturales y pedagógicos.
Sin detenernos en el análisis de cada corriente, dan una impresión del cuadro doctrinario actual la cita de algunas de las más importan tes direcciones del pensamiento pedagógico. Por un lado, la corriente neoherbatiana entre cuyos representantes se nombra hoy. Reim y Willmann; por otro la pedagogía social que iniciara Na torp, y sostienen Kerschenteiner, más estimable aún por otros con. ceptos pedagógicos, y Dewey, la gran figura de la educación norteamericana del presente. Más allá. la corriente opuesta, individualista, que sostuviers ayer Ellen Key, hoy Luis Gurlitt, más bien criticos que doctrinarios, y en alguna medida María Montessori de una vasta obra escrita y práctica seriamente fundada en razo nes científicas y sociales. La pedagogía de los valores con representantes de tanta autoridad ¡como Jonas Colin, Spranger, Messer y otros; la pedagogia de la personalidad apoyada en dos ideas esenciales: el reconocimiento de la vida espiritual como valor supremo frente a la vida práctica y natural, y la idea total de la personalidad, representada por Kaestner, Kurt Kussler. Lehmann, Badde, Gauddigg y Kesseler; y para no citar sino las más importantes direcciones anotamos finalmente el idealismo pedagógico italiano que con Croce y Gentile representa la más vigorosa reacció contra el positivismo pedagógico, tan floreciente a fines del siglo pasado y comienzos del actual.
Aparte de la doctrina y la fundamentación filosófica hay obra práctica de diversos sentidos e intención. Presiona en toda forma el campo pedagógico un ansia extraordinaria de superar en los me dios y en los fines de la educación de nuestro tiempo, que no es sino una prolongación de la que caracterizó el siglo XIX. Dentro de estos movimientos, no podemos omitir el que realiza la Liga Internacional de la Nueva Educación de Ginebra; el movimiento de la escuela unificada; los ensayos de escuela de trabajo o escuelas activas. ambos aspectos de la educación nueva. las escuelas de perfeccionamiento; las escuelas en comunidad, y el movimiento libertador de la juventud en Alemania, donde sobresale el nombre de Gustavo Wyneken; los ensayos de la educación sexual y coeducación; la educación cívica; el fomento de la educación estética; valiosas investigaciones de psicologia y sus derivadas aplicaciones es colares; las tentativas de preparación universitaria de los maestros primarios; la importancia asumida por las cátedras de pedagogia en las universidades alemanas principalmente, y casi siempre a cargo de relevantes figuras de la filosofía actual; frecuentes debates sobre la. orientación humanista o práctica de los estudios secundarios; problemas continentales de educación, como el de la cultura indígena en algunos países de América y las reuniones periodísticas de congresos pedagógicos donde se suscitan discusiones en torno de los as pectos más variados de la educación. Son éstas. formas de una gran agitación pedagógica nunca mayor ni más intensa que hoy reLa pedagogía asume en estos tiempos una importancia LA HORA ERO Hora en que. los relojes les duele las doce de la noche Apéndice del tiempo mejor para la huelga de lo real. Segundo. nfinitesimal interminable como muchas ho ras cosidas unas a otras Punto seguido para que hinehen el pecho las distancias Apice de movímientoimposible de fotográf:arse porque con e. fracasa hasta la cámara ultrarrápída.
Terraple de la nada en el que los minutos se separan. tornar aire ávidos ya de ruta Momento adulto tan mayor que se sale de la cuenta único que hay de f::gacidad permanente Esquina por donde dobla el día hacía la posibilidad de otro sistema Trampolín de la eternidad en el gimnasio de los orbes Agujero hecho en las paredes de la noche por donde saca la cabeza un pedacito de aurora para ver si es temprana todavía Medida infinita con oue descifrar la anchura del latido de! m::ndo :Hora cero solo es verso el nacido en los brazosabiertos de tu instante. ALBERTO HiDALGO. De DESCRIPCION. DEL c:s:. o. Buenos Aires, 1928)
flejnda también en nuestras legislaciones y actos de gobiernos qui aspiran llegar a la reforma política, económica y social de sus puº blos mediante una transformación simultánea del sistema educadorEntre nosotros merece mención por el alcance pedagógico que revisten, el movimiento de la reforma universitaria. que se hi convertido ya por la propagación de sus conceptos en la bandera de la juventud americana en su empeñosa campaña de cultura emancipación continental; y algunos recientes ensayos de escuela activa y métodos nuevos que han determinado una interesante inquietud ped agógica en el seno del magisterio primario naclonal.
Todo este cúmulo de energias y manifestaciones. pedagógicn5 del primer cuarto de siglo constituye la expresión de incesantes esfuerzos para lograr cosas nuevas y mejores al mismo tiempo que un reconocimiento cada vez más acentuado de la idea de que 18 cultura y la educación en su más alto sentido constituyen el problema más importante de la sociedad y el Estado moderno. con la mejora de la educación se encontrará asi piensa Messer el camino más seguro para el fomento de la verdadera cultura.
Nadie puede negar la existencia de mejoras alcanzadas. Asistimos a una renovación pedagógica de sentido y alcance universales, y aunque muchos de las ideas que inspiran las tendencias innovadoras son anteriores a este siglo fueron hasta hoy objeto de disputas académicas o adquisiciones meramente abstractas. Han invadido ya el campo vivo de la educación y han dado nacimientº este dinamismo pedagógico contemporáneo que constituye, sin du da, una de las más enérgicas fuerzas de la restauración espiritual de los nuevos tiempos.
Buenos Aires, 1928.