. pitalista.
Amauta SPENGLER POR ºA RI ºs Para comprender la entrañrde la concepción spengleriana del derecho precisa recorrer el frondoso proceso de su dialéctica his tórica. empresa que dentro de los limites de mi propósito, me está vedado realizar. Empero, significar! lo más importante. Spen gler llega a conclusiones cerradas sobre las posibilidades de crecimiento del Derecho en la Civilización Occidental. Se basa en qué la ¡cultura faústica, habiendo producido morfológicamente hablando en todas sus manifestaciones fisica, biologia, matemáticas, política, etc. grandes sistemas solo le falta culminar en el derecho, adherido hasta ahora a la tradición romana. pesar de haber ésta periclitado parejamente con la decadencia del mundo antiguo. El Derecho romano dice ha dejado de ser para nosotros el origen de los conceptos fundamentales, de los conceptos eternamente válidos.
Pero nos lo hace valioso la relación entre la existencia romana y los conceptos juridicos romanos. Por el derecho romano podemos aprender a producir nuestro propio derecho con nuestra propia experiencia.
La concepción que del derecho se plantea Spengler, es según el profesor Manuel Morente, muy original y en dos sentidos muy fecunda. lº como renovación de la manera de interpretar históricamente el Derecho; y 29 como incitación hacia. un determinado desarrollo del Derecho actu Resumiendo, el profesor Morente concluye, que para Spengler: el Derecho es una de las pocas for mas en que aún la cultura occidental ya decadente, puede y debe crear algo nuevo Ya Marx habia señalado al derecho la misma cima de perfec ción, aunque por distinto derrotero. La concepción marxista de la historia y de la sociedad lleva hacia la postulación de un nuevo derecho dentro de la nueva sociedad redimida de la desigualdad ca Spengler escribe en Origen y Paisaje, capitulo de su resonante obra La Decadencia de Occidente. Es necesario que el ¡Muro realice en el pensamiento juridico una revolución análoga a la fisica y matemática superior.
nica, espera ser al fin comprendida en este sentido. Necesitamos más de un signo agudo y proiundo para alcanzar ese fin. Para ello hace falta que la educación de los juristas se rige por nuevos módulºs. saber: lº Una amplia experiencia práctica inmediata de la vida económica actual. 20 Un conocimiento exacto de la historia jurídica de Occidente, comparando continuamente la evolución ale mana, la inglesa y la romana. 39 El conocimiento del derecho antiguo, pero no como modelo de los conceptos actuales, sino como bri 1 1ante ejemplo de cómo el derecho se desenvuelve para y simplemente al hilo de la vida práctica. Constatamos aquí dos argumentos.
Primeramente, Spengler reduce la cuestión del futuro del cerecho a una cuestión de mera. técnica, de perfeccionamiento extrinseco.
Lo debemos acompañar naturalmente. repudiar el derecho clásico ¡ºbre todo en Indoamérica. En segundo lugar. Spengler concluye 8! irmando la necesidad imperiosa de que el derecho se inspire en la vida práctica, vale decir en la economia. este último resultado Se llega desde Marx hasta crece y Stammler.
Entre los atisbos de Spengler, subraya preferentemente, la lfírmación de que el derecho de los pueblos de Occidente, es decir de civilización europea, tanto los pueblos europeos propiamente como los americanos de igual cimiento cultural, es un derecho po bre, un derecho desvalido que necesita alcanzar una cumbre. Dentro de la civilización capitalista el derecho no llegará ya a esa cumbre anhelada por Spengler puesto que ha agotado todas sus posibilidades. El caso de Estados Unidos, que pasa por la edad dorada. no amcngua la tesis, antes bien, la confirma La analogía histórica spcngleriana al atribuir a los Estados Unidos el papel de la Roma Antigua, me parece exacta. Es evidente que el desarrollo de ese pueblo culmina en nuestra época, pero lleva en su seno in. Hegel y su teoría de las antinomias tiene mucho que ver en este sentido.
dicius de su futura decadencia.
Por otra parte la tesis spengleriann de la decadencia es cierta parcialmente. Hermann Keyserling la ratifica en su obra El Mun dº que Nuce. Todas las culturas, tradicionales del orbe, escribe, están en su ocaso. Por qué? consecuencia de que han perdi dº el untido, la dirección que las hace creadoras, vitales en una La vida social, económica, téc. de vida, la América Nueva expresará un nuevo Derecho.
a!
EL DERECHO MANUEL COX palabra. Keysorling a. quien sigo enteramente en su adhesión a un nuevo orden de cosas indica que las conclusiones de Spen. gler no son evidentes. Las conclusiones del historiador de la Decadencia son negativas, anuncian la muerte, al rededor del año 2, 000 de la civilización faústica u occidental. Para él, el socialismo no es sino uno de los aspectos de esa ruina. En cambio Keyserling, columbrando el signo de los tiempos actuales, dice que si bien son de decadencia de ciertas instituciones, anuncian un floreci miento, por que el ocaso de una cultura se parece en sus manifestaciones externas a la aurora de un nuevo orden, a un nuevo sino histórico. De la derrota, de todas las culturas, resultará, termina Keyserling, una civilización ecuménica, universal. El abrazo de Oriente y Occidente, dará este fruto grandioso.
Si la. civilización ºccidental se encuentra exhausto, agonizan te, roto su sino sin dirección histórica, es evidente que todas las. expresiones de esa cultura inclusive el derecho. han dado completamente todo lo que podían dar de si.
ella posibilidad de rectificación o de enmienda.
Así el profesor Francisco Gomez de la Torre. de la Universi dad de Arequipa, considera que la flexibilidad del derecho actual es suficiente para que la vida juridica no sufra interrupciones, aunque admitiendo la. posibilidad de un mejoramiento de detalle, pues lo considera cauce suficiente para que circule ésta libremente. El derecho que se desenvuelve en otras culturas en forma pujante, desde el nacimiento mismo de esas culturas, tal como ocurrió en el munddgreco romano, no puede excepcionalmente situarse, como lo vé Spengler, al margen de la fluyente realidad social. Porque el derecho es ante todo la expresión de una realidad económica. Actualmente esas fuentes económicas devienen hacia formas distintas.
Se desplazan hacia la socialización. El capital financiero. que No hay dentro de. en los paises débiles, coloniales o semicoloniales se convierte en imperialismo, es la coronación, la cúspide del edificio económico capitalista. Nuestra América, la América India, tiene que jugar sus más importantes roles. En la cultura del porvenir, que está en gestación, puesto que ha comenzado a dar sus primeros vagidos. Carlos Manuel Con R En las mágnolías. más altas. el alba despertaba azutearzdo. Tu ausencia tocaba marchas fúnebres en un lento desfile de. Izaiizórztes. Y del canto solitario de un pájaro caía el frío de tú voz a mi mañana estática.