Amairta Todas las conquistas formales de 19l9 se encuentran, de este modo, frustradas. El porcentaje de maestros inep tos, no es menor ahora seguramente, a pesar de la depuración, elemental y moderada, que consiguieron entonces los estudiantes. La Facultad de Letras, de la cual partió en. 1919 el grito de reforma, se presenta prácticamente como la que menos ha ganado en cuanto a métodos y docencia.
La propia pauta de reforma establecida por la Ley Orgánica de 1920 está todavia, en su mayor parte, por aplicar. No se advierte por parte del Consejo Universitario. ningún efectivo propósito de avanzar, en la ejecución del programa trazado por dicha ley.
En la formación del tipo de maestro exclusivamente consagrado a la enseñanza, tampoco se ha avanzado nada.
El maestro universitario sigue siendo entre nosotros un diletante que concede un lugar muy subsidiario en su espiritu y en su actividad a su mision de educador. Este es, ciertamente, en gran parte, un problema económico. La enseñanza universitaria permanecerá entregada al diletantismo mientras no se asegure a los profesores capaces de dedicarse absolutamente a la investigación y al estudio el minimun de renta indispensable para un mediano tenor. de vida. Pero, aún dentro de sus actuales medios económicos, la Universidad deberia ya empezar a buscarle una solución a este problema que no será solucionado automá ticamente por una partida del presupuesto universitario si faltan como hasta hoy los estímulos morales de la investi gación científica y la especialización docente.
La crisis de las universidades menores reproduce, en escenarios pequeños, la crisis de San Marcos. la más deficiente y anémica de todas, la Universidad de Trujillo, le ha pertenecido la iniciativa reaccionaria, como ya hemos visto. La expulsión de veintiseis alumnos, revela en el espiritu de esa Universidad el más recalcitrante reaccio narismo, por ser precisamente la falta de estudiantes una de sus preocupaciones especificas. Para que la Universidad no vea desiertas sus aulas, el profesorado de Trujillo tiene que dedicarse todos los años, según se me refiere, a una curiosa labor de reclutamiento, enla que se invocan razones de localismo con el objeto de inducir a los padres de familia a no enviar a sus hijos a las Universidad de Lima. Sino obstante la exiguidad de su alumnado, la do, cencia de Trujillo se decidió a perder veintiséis estudiantes, es fácil suponer hasta qué extremos de intransigencia uede llegar su cerrado conservantismo. La Universidad de Arequipa ha sido tradicionalmente delas más impermeales a toda tendencia de modernización. La atmósfera conbervadora de la ciudad la preserva de inquietudes extrasñas a su reposo. El elemento renovador, que en los últimos años ha dado algunas señales simpáticas de crecimiento y agitación, se encuentra aún en minoría. Solo la Universidad del Cuzco se esfuerza vigorosamente por transformarse. Me he referido ya al proyecto de reorganización presentado al Gobierno por sus principales catedráticos, y que, evidentemente, constituye el bosquejo mas avanzado de reforma universitaria en el Perú.
El concepto dela Reforma, en tanto, ha ganado cada dia más precisión y firmeza enlas vanguardias estudiantiles hispano americanas. La definición del problema de la educación pública a que ha arribado la vanguardia de La Plata, asi lo demuestra. He aqui los términos de su declaración: El problema educacional no es sino una de las faces del problema socral; por ello no puede ser so lucionado aisladamente. La cultura de toda sociedad es la expresión ideológica de los intereses de la clase ¡dominante. La cultura de la sociedad actual es por lo tanto, la expresión ideológica de los intereses de la clase capitalista. La última guerra imperialista, rompiendo el.
equilibrio de la economia burguesa, ha puesto en crisis su cultura correlativa. Esta cnsrs sólo puede superarse con el advenimiento de una cultura socrahsta.
Mientras el mensaje dela nueva generación, confusa. mente anunciado desde 1918 por la insurrección de Cordoba, alcanza enla Argentina tan nítida y significativa ex1. 145 EL POEMA DE XAVIER ABRIL. Según beligeraba. de forastero atufarado del cielo de mi tierra un calor gutural en clave de alta. que me agredi en la batería teórica y repetiste la picada entera de tu cruento pillar de raiz pura.
Me abatia vocerío solar, gúerra estiva el corazón gritado.
Afiigido de recuerdos yo era un ámbito de luces tunas.
Briznas alcanforadas que se timbraban de virtud por los diamantes forados de sus ojos en tara de ver los mil designios, Digo: yo era un alma tildada en la revuelta misma de imantado Dia.
Araños en el Cielo quedo. quién dá una griteria? tope de banderas le vi un alucinado, alquitarado de lagunas vitales; su pisada clamorosa, su regocijo visionario, su estacada. Javierl lavier. Javier Abril! y por todas las afueras tengo la gravidez plenaria de darme sobre tus isbas pias. graminadas de niñez, de pueril amistad. sinembargo. ese tu calor cívico sin embates cada que parecias con tus ponencias boquirrotas por mis caladas paredes desquinadas. corazon exiliado. percutidas de asedios, voceríos.
Punto de este recuerdo y sol lateral, recamada averia de cristales era. CASTILLA BALTICO presión revolucionaria, en nuestro panorama universitario se multiplican, como creo haberlo puntualizado en este estudio, los signos de reacción. La Retorina Universitaria está amenazada, por el empeño de la vieja casta docente en restaurar plenamente plenamente su dominio, que se beneficia de la acción policial contra los estudiantes de vanguardia.