Amauta El conocimiento paidológioo del niño peruano POR LUIS Hasta hoy, en el Perú, sólo he mos realizado una literatura peda gógica. es preciso que comencemos a hacer una ciencia pedagógica.
El nombre de este artículo tiene un bautizo pleonástico, creado para aclarar y vulgarizar una palabra, que, por su tecnicismo, huele a algo de esa alquimia y cábula universitaria, de actitud pedantesca, tan reciamente golpeada por el insigne Rabelais en la. reseña de la devolución de las campanas de Notre Dame a los fa mosca doctores de la Sorbona. Estudio del niño es lo mismo que decir psidológico, porque, según la etimología de este término. paidos es niño y logos estudio, ciencia o tratado. Dicho esto entremos en el asunto propuesto.
La ciencia pedagógica nacional carece en la actualidad de los puntos básicos de referencia para la edificación de sus normas. No hay datos de valor, ni fuentes de relación, capaces de servir a un fundamento racional. no es posible dirigir ningún paso seguro, cuando se parte de tanteos, de opiniones, de simples hipó tesis. El artista no trabaja sin conocer de antemano el material a emplear, ya sea, la calidad de la pintura, o ya sea el índice de plas ticidad mayor o menor de la arcilla para producir sus cuadros pictóxicos o sus obras escultóricos. El agricultor procura saber la calidad de la semilla a echar en el surco y la naturaleza de la tierra acogedora, para evitar que se agosto la planta o fracase su colecha. El obrero, procede en igual forma, pues, antes de ejecutar cualquier trabajo aprecia la calidad de la madera o la fuerza fu7sible y plasmable del metal.
Como la empresa en su esencia es idéntica, la preocupación del vedágogo por conocer la peculiaridad, la individualidad, la personalidad compleja y única, dentro de cada idiosincracia particular de sus educandos es también de la misma fundamentación, puesto Que es el artífice que tiene en sus manos la tarea sublime a realizar en una materia de valor insuperable cual es el NINO. Este conocimiento corresponde a la Paidologia, que es una ciencia distinta de la Pedagogía.
La Pedagogía es una ciencia normativa; tiene una finalidad fuera de si; bebe sus fuentes de las otras ramas del saber humano para constituirse en una ciencia propia. Si bien es cierto que el niño es su materia de estudio, coge este material como un objeto de mejora, de trasformación y de perfeccionamiento. Para este propósito, extrae: de la Biologia el conocimiento de los secretos que hacen el milagro de la vida, en sus manifestaciones bio quimicas y en su Constitución anatómico fisiológica; de la Psicología, los datos más cientificos acerca de la conciencia, y de las leyes que regulan su funcionamiento; y, de la Filosofía, de la Historia. de la Sociología de la Etica, la apreciación del problema humano en su evolución a través del tiempo y en su carácter de valoración, de aspiración, de dirección. Por eso, el cambio de concepción y el adelanto de éstas ciencias auxiliares determinan también la modificación y el conce.
mitante progreso de la Pedagogía.
En cambio. la Paid ologia e. una ciencia en u. no tiene más propósitos que la investigación de todo lo referente al niño, tomado como sujeto o materia de conocimiento, empleando los métodos que ºn inherentes a la ciencia: la observación y la experimentación.
Lo que la Biología y la Psicología realizan unilateralmente, la Paidología lo totaliza, haciendo al niño base, centro y foco del estudio universal. Como dice Decroly: Es la ciencia desinteresada del niño; se preocupa del estudio de los diversos problemas que se refie¡ en al conocimiento de las funciones mentales y fisicas del Niño, tanto del punto de vista estático como dinámico. Para este fin, y conforme con el pensamiento del creador de la Plidología, Oscar Chrisman, el niño es estudiado en todo el camino de su desenvolvimiento, desde los primeros instantes de su formación como sér viviente. siguiéndosele en todos sus pasos, dentro del hogar, de las casas cunas, de la escuela, y comparando las manifestaciones sociológicas de las tribus primitivas y de los gregarismos GALVAN zoológicos con la expresión comunal civilizada, sin ningún otro propósito directo ni distinto que el de conocerlo íntimamente. es des de este punto de vista, como la Pedagogía se nutre de los resultados de aquella, puesto que, naturalmente, una mejor apreciación del elemento materia de estudio tiene que facilitar los medios y los métodos que deben usarse en su educación. desde luego, también, todas las ciencias que se ocupan en alguna forma de la investigación del niño, se ¿globalizan o centralizan convergiendo a la Paidologia.
Es precisamente, este conocimiento cabal del niño peruano, en todas sus fases, el que no hemos intentado ni iniciado todavía. No sabemos su potencia biológica, las etapas del desarrollo de su cuerpo, el período exacto de aparición de la infancia, de la puericia y de la adolescencia. lgnoramos cual es la característica fisiológica del poder vital, de la resistencia muscular, de la cantidad de glóbulos rojos de la sangre, etc. etc. Carecemos de fuente segura para la determinación de sus cualidades psicológicas dentro de cada zona y en toda la extensión territorial, tales como: el poder de la atención, la resistencia a la fatiga intelectual, el grado de la memoria y de la capacidad asociativa o imaginativa, asi como las manifestaciones de su carácter, de su voluntad, de su emocionalidad, y en una palabra, de los tonos de su personalidad psíquica diferencial. Por último, no hemos tomado en cuenta los factores sociales, la comunidad ambiente urban o y rústico que rodea al niño, inclusive las fuerzas climatológicas que determinan su modalidad social.
No hemos verificado mediante sucesivas experimentacionesj pacientes pruebas lo que los sajones llaman el standard del niño peruano, es decir el tipo, el modelo, el patrón infantil en la costa, en la sierra y en la montaña, toda vez que la homogeneidad peruana nacional es de realidad abstracta más que de contenido efectivo y concreto. Cuál es el tipo normal del niño en nuestro pais y qué caracteres presenta científicamente estudiados? Esta es una base no indagado aún. no se diga que la standarización es utópica, y que es imposible la obtención de estos datos, porque se trata de energías humanas que escapan a toda medida. Muchas fuerzas de la Naturaleza como la luz, la electricidad, el calor, fueron juzgados como incon mensurables hasta que el cerebro dominador humano, mediante el »progreso de las ciencias ha espantada fantasmas y mitos, demostrando una vez más, que el hombre, como insinuaba Kant, asimila la noción de las cosas y de los séres del Mundo, incrustándolos en las categorias inexcusables del tiempo y del espacio como moldes lógi. cos y universales.
Desde luego, todo el régimen escolar de estudios propugnsdo por los empleómanos ignorantes del oficialismo administrativo, todas las pomposas etiquetas de reformar planes y programas de ins. trucción por la mano de unos hermanos aurelios o hermanos gedeo nes, y toda la organización educacional de cualquier pueblo, tiene que ser defectuosa, tiene que carecer de seriedad, tiene, que fallar de exactitud si no vá precedida de la determinación científica y rigurosa de la. potencia educativa del niño, tal como lo prescribe la ciencia paidológica. GALVAN. múm mwmwcwmw. m5 gavuáasilNg bMN.