LA. dominante. ilustrada, militares, clérigos, intelectuales. quílibrio de nuestra vida social.
nido una evolución lógica y normal, al igual que en las sociedades Amauta SIGNIFICACION DEL Hanoi. Dentro de este determinismo económico. se preguntarán muchos. qué papel juegan los héroes? Al significar la influenciaº del factor económico no he querido regatear la importancia del héroe en la Historia, del héroe en el sentido de Carlyle, ni menos la de los héroes de la primera emancipación. Bolivar, San Martin, Hidalgo, cobran un inusitado valor apiicándoles la concepción de Pleianoff. El héroe, según el socialista ruso, no hace sino interpretar, intuir, dirigir los anhelos vagos e imprecisos de la multi tud, pero está siempre determinado por la clase social revolucionaria. quien representa. Precisa limitar el radio de acción del héroe y al par exaltar la necesidad del héroe. Los héroes de la ¡Independencia recogieron y expresaron victoriosamente la nece sidad de su clase. La mayoría de los héroes venían de la clase Su acción concretábase a las aspiraciones de esa clase, por eso la independencia no ha sido un movimiento de emancipación integral.
Pero, en cada movimiento de clase, la clase que se libera encarna pretende encarnar en un momento dado, el anhelo total del pueblº. Ahí están los ejemplos históricos de las Revoluciones Francesa, Inglesa y Norteamericana. YUXTAPOSICION DE RAZAS DE SISTEMAS POLITICOS. COEXISTENCIA DE ETAPAS SOCIALES De la sintesis de la colonia surge su negación: la república, otra tesis que alimenta también su antítesis. El sistema republi cano representa la autonomía de los terratenientes de la corona es, p8ñola, de los gamonales como se les llama en el Perú, subsistiendo en el fondo, Como hemos visto, el régimen feudal heredadº de España. Lo único que cambia son los nombres, las denonúnaciones. La esencia de las instituciones no varía. Se prolon85 la gran paradoja de la ideología francesa antilatifundista, en ºrganizaciones feudales. Se yuxtaponen sistemas políticos, asi co mo la rnza blanca se yuxtapuso a la india sin conseguir amalga mars con ella profundamente. sin darnos cuenta de la ironía que encierra superponer el gorro frigio de la democracia francese. al indio con zarape o con poncho, simbolos de su atraso y exPlotación, nos. uíanamos de haber alcanzado la igualdad, la grater nídad, la libertad. La América Latina agrícola íntegramente y con pequeñas induetrias típicas, incapaces de abastecer las crecientes necesidades dºl pneblo deviene campo propicio para la colocación de mercade í58 extranjeras. El régimen capitalista que en Europa y Estados nidos ha evolucionado hacia un Imperialismo franco concurre a for 1ecer a la clase dominante porque necesita 1acilidades y ventaJas, propicias a sus industrias. Es así como se acentúa el deseEri América Latina no ha ocuº ºpeas. o en los Estados Unidos. Las diversas sucesiones de sistºmu no han creado entre nosotros una evolución orgánica. Ante: bien, hay una superposición de diversas etapas sociales. Las BOciedade5 primitivas representadas por tribus salvajes muchas ve Ces antropófagas; las sociedades bárbaras, etapa en que se encuentran los indígenas que tuvieron antaño comienzos de civiliza ión truncada por la conquista y por su propia decadencia; la º183e de los terratenientes con mentalidad del siglo XV y por últimº gentes de las ciudades y de las grandes capitales, núcleos in. 3iriales México, Buenos Aires, Río de Janeiro, Santiago, Li que piensan a la moderna, muchas veces en francés y en. 81é. Todos estos estratos sociales coexisten en abigarrada lecha. Ninguno ha desaparecido para sustituirlo el otro, antes bleu; guardan su autonomía y hacen su vida apenas rozándose. Es e! el más trágico y tremendo problem de nuestra América.
En los Estados Unidos del Norte no ocurre parejo suceso. La lociedad norteamericana ha evolucionado normalmente, eliminando los residuos de anteriores periodos prehistóricos. Loslla ¡adºs aborigenes, que se les viste espectacularmente con plumas. t¡ le! primitivos en los tabladbs y ferias burguesas, muchas ve ººº Para estrechar la mano de Mr. Coolidge. son hombres incor Dorados ya. la civilización yanqui.
El Estado. en América Latina, representa esta indefinida y Cluante realidad social. Si en Europa el Estado es el producto de Una clase, en América Latina no lo es. El estado si bien es órtano de las clases ricas entre nosotros, vacila entre la clase lati ou. am »wmshww. euw rt: wvtw. U 3HA u es. 23 U; n, uf. o la mañana se despierta y entra el dia vestido de marinero.
la habla se despcrcza en olas y hay un bostezo sin orillas alegría de frutas mojadas. los transatlanticos sé fuman cn el recuerdo el puerto es un puerco espín de mást¡les el hermano pescador. ha vuelto de ordeñarle los pechos alas estrellas y se trae un retazo de sueño entre la red ¡su mujer y sus hijos han arrodillado tres días un padre nuestro una gaviota inútil dibuja su costumbre de vuelo los trabajadores desanudan sus músculos en favor del capitalismo. mañana será en conlral en el lago de los ojos de las mujeres están corriendo una regata los pañuelos de la despedida aquel remero fuerte de músculos coxredízos está pugnando por salirse del paisaje puerto: jinete de rutas.
FERNAN CISNEROS (h)
fundista o la casta de los agentes del Imperialismo, semi industrializante. Por eso se presenta encarnándosé en un hombre o en. una camarilla.
NUESTRA ANTIDEMOCRATICA La Independencia no destruyó el latifundio; lo afirmó. Las ideas de los liberales o radicales franceses, perdieron su valor sub versivo, instaurada la república. Los esclavos no se libertan inmediatamente pese al afán democrático. La esclavitud de los ne gros subsiste en el Brasil hasta 1880, en los Estados Unidos y el Malgrado el grito inicial de emancipación, la y Perú hasta 1860. esclavitud del indio continúa. El aislamiento, caro al terrateniente, única clase triunfante de la Revolución, determina la di7 visión y subdivisión de los antiguos virreinatº: españoles, en muchas repúblicas, Todo esto sucede porque las bases económicas sobre las que descansa la sociedad son feudales. El feudalismo necesita del siervo de la gleba y América con instituciones medioevales, antidemocráticas, tenía que recurrir al esclavo indio o negro.
El problema de América Latina se presenta único, típico. En AMERICA DEMOCRATICAv America Latina no existe democracia porque la realidad es feudal.
Nuestros paises agrícolas, con castas explotadoras, aliadas del imperialismo, están muy distantes de la democracia europea y mucho más lejos aún de la democracia formal.
Precisa, pues, buscar y descubrir la realidad de América; nó inventarla. El fracaso de dos importaciones europeas: la conquista y la República nos dan la gran lección histórica de buscar nos a nosotros mismos.