; Ama uta.
el garrote no hay al fin como en la guillotina ehisión de sangre. sigue clamando la sangre de Rizal. Desdeñar? Alguien creyendo adulame, me ha recordado el proberbio latino: aquiln non capi: muse u, el águila no caza moscas, y aunque yo no sepa si las moscas no son un buen aperitivo, o siquiera laxante para el águila, sé que esos a quienes persiga con mi pluma y con mi lengua no son moscas. son moscas de los cadá veres, portadoras de la peste. si mosquitos, de esos mosquitos. que trasmiten el paludismo. qué mejor empleo podria tener un águila que el de destruir mosquitos de las tercianas si es que no había gorriones u otros pajarillos que se dedicasen a esa caza?
Desdeñar. Si, pero nó con el silencio ni con la reticencia.
Porque esa canalla ha empequeñecido y de slionrado hasta a la ti ranlal Si siquiera tuviese una grandeza trágica! Mas ni la gracia burda de La venganza de Don Mende que tanto admira Primo de Rivera dando con ello la medida de su desabrida ramploueria de señorito chulo del Lebrero de Jerez de la Frontera. No Anda luz. por supuesto, ni de Jerez de la Frontera, nó! Porque últimamente he oído, apropósito del Primo, hablar de andalucismo en un sentido que debe sublevar a todo buen español justiciero. Anda?
luces fueron muy andaluces. para no citar a otros, Alvarez Men dizábal. Narvaez, Rios Rosas, Cánovas del Castillo, y eran gente. seria y honrada. en cuanto a Jerez de la Frontera, de allí salió la Mano Negra, que fué también algo serio. Es como si tra tando de Anido quisiéramos compararlo con Manuel Casanova. Quien admiró mi amiga doña Emilia Pardo Bazán que de vivir ahora despreciaría, estoy seguro de ello, al Anido. Desdeñar. Si, pero no con el silencio ni con la retictncia.
ºdiar? ºdiar nó! Se odia a las personas, no a las cosas. esos Bulebos, esos indwiduos, si personifican algo son fuerzas elementales de la animalidad española, de su intra humanidad, de su bestialidad. lo más triste, lo más descoruzouador, es que se sirva de ellos todo ese poder demoníaco de la antigua inquisición, de las heces del paganismo hay un paganismo honrado. que se alojaron en el cuerpo no en el alma de la cristiandad católica.
El sacrilegio de Primo, que ha queriuo hacer de María Santísima, una Celestina de la tiranía pretoriana, ha también hablado alguna vez del Sagrado Corazón de Jesús. Qué sabe de sagrado, ni de corazones ni menos de Jesús! eso no es corazón! eso es bolsa.
Se trata de la Sagrada Bolsa de la Compañia de Jesús, cuyo guar dador es Judas Iscsriote, el traidor. Se trata de la Compañia de la Bolsa de Jesús, la del Imperio jesuít ico del Paraguay, la de la gran Compañia Social. no traigo en vano acá esto del Imperio jesuitico del Para»
guay. Porque ahora que ven el justisimo fracaso de la cruzada ma equi, ahora que empiezan a ver que fué el dedo del Padre del Cristo el que trazó el desastre de Annual, el castigo de una agre sión injusta; ahora que empiezan a darse cuenta de que el apostol Santiago, el hermano del Señor, ni montó jamás a caballo su maestro una vez en una pollina. ni menos mató moros mete esPads en la vaina. reconocen que la campaña del Rif es ººntf3P0pular y que al cristiano pueblo español le repugnan des ¡tes de mercenarios del honor y nos empiezan a hablar de rec4 1uista espiritual de América, de imperialismo cultural sobre lºs pueblos de lengua española. mperialisto cultural sobre América! Que quiere decir eso?
ºnda el imperio! Ya que el desgraciado Maximiliano de Austria, el l ázico Habsburgo esa familia de los Habsburgos es tan tráF¡ºa como la de los atridas. no logró implantar el imperialismo Intelectual jesuítico, también babsburgiano. Porque no debe ol Vidnrse que si Iñigo de Loyola fué un español de la más pura ce. y del más rancio sbolengo, un vasco, fué soldado de un Habs humº. de un Austria, y quedó cojo, inválido para la guerra ca tx lºe, en Pamplona, luchando contra el francés. y que la funda, ón de la Compañía llamada de Jesús se hizo en un ambiente más habsburgiano que castizamente español. y que la Compañia ha si dº tanto como española austriaca e italiana, mejor ital o austriaca, de la italisnidad austricante. es ese el imperialismo que se quie. re llevar a América?
Al Imperio jesuitico del Paraguay, destruido por el Borbón Culos III, o mejor por sus consejeros enciclopedistas y en el Ion dº Nusseaunianos, apenas la América española se emancipó del lbyeeto Fernando Vil, sucedió la tiranía del Doctor Gaspar Ro. Suez Francia, el mestizo ujesuitado, discípulo de los jesuitas, 23. casuísta sanguinario, que empezó a proteger la siesta secular de su pueblo. más adelante la tiranía de los López padre e hijo. Como en Méjico el imperio de Maximiliano babiale precedido el ri diculo de Iturbide anunció la tirania de Porfirio Díaz. vY en el Ecuador bajo la Sagrada Bolsa de la Compañia de Jesús se ins tauró la tiranía de García Moreno. Pero ni Rodríguez Francis ni los López, ni Porfirio Diaz, ni García Moreno eran ni un Primo de Rivera ni un Martinez Anido ni un Don Alfonso. Hay que distinguir. En tod ríguez Francia, en los López. como supo mo. rir el hijo, Solano López! en Porlirio Díaz, en García Moreno también este profesor y excelente poeta creyente supo morir. hubo una cierta grandeza trágica, pero en ese botarate, en ese epi.
léptico y en ese tramposo? ¡envidio al gran escritor y patriota ecuatoriano Juan Montalvo el haber tenido en García Moreno un blanco digno de sus ataques, un objeto a La grandeza de su pluma! El gran cervantista, el que escribió los Capítulos del Qui jota que se le olvidaron a Cervantes. podía, sin sentirse torturado por ello, dedicarse a combatir la tiranía civil de Garcia Moreno, pero esto de tener tener que, si, tener que emplear toda el alma en persebuir al Primo, al Anido y compincba. no es, Dios mio! una expiación por alguna profunda culpa1 Pero me.
pongo en manos de Dios y a la casa de mosquitos de la terciana, de moscas de la peste de los cadáveres! Imperialismo intelectual!
Si, hay un imperialismo cultural hispano americ ano! al decir hispano incluyo a los pueblos de lengua portuguesa, Portugal y el Brasil, porque Hispania quiere decir toda la Península Ibérica; hay un imperialismo cultura hispano americano. Pero no de España y menos de la España del trio. Habsburgo Anido. Primo. sino de los pueblos todos de lenguas hispánicas, ibéricas, un imperialismo de todos los que pensamos y sentimos en las lenguas de Cervantes. Csmoens y de Raimundo Lulio Ramon Llull. la madre patria es la patria espiritus común, un alma y no un territorio; una historia y no un código común. por lo que hace a nosotros, los españoles, una lengua común, la lengua en que alguna vez penaaron y al pensar sintieron en ella los portugueses Gil Vicente, Camoens, Francisco, Manuel de, Melo el que hizo pronunciar para siempre el más hermoso discurso politico que se conserva en castellano al gran patriota catalán Pau Claris en que mandó, contra el intruso Habsburgo imperial. el indio mistico Benito Juarez y en que dió a la eternidad su último eanto el indio tagalo José Rizal, la lengua en que nos dejó su alta doctrina de civilidad el nobilisimo patriota Pi y Margall. Este.
este es nuestro imperialismo. el de aquellos hispano americanos que cemo el gran Domingo Faustino Sarmiento, archi español, fueron tachados de anti españoles por menguados coloniales de benderete de baratijas quisquillosos, recelosos y ansiosos de cintaios; el imperialismo de Simón Bolívar, de abolengo vasco, el más grande discípulo de Don Quijote. este imperialismo lo estamos sosteniendo nosotros, los que splastamos con nuestro santo desdén. los tiranuélos pretorianos, cainitas y rapaces, nosotros, los in telectuales. Nosotros y.
luz del sol todo el corazón y ruin sea el que ruinmente juzgue y tanto como el que más yo. Yo, si, el despechado, el loco, el ambi.
cioso, el energúmeno, yo! Yo que estoy llevando lo más íntimo del alma de nuestro pueblo, su esencia eterna, su divina sobre. razón de ser,. el jugo de su cristiandad quijotesca, al conocimien to y al entendimiento de los pueblos de lenguas latinas, anglosajónicas, germánicss, esclavas. a la humanidad civilizada.
Imperialismo. si, pero el del espiritu y la conciencia y la justicia. que no nos hablen de reconciliación, y que no vuel va ese vesánico de Martínez Anido, traficante en sangre humana, a. volver a decir que en la unión patriótica caben todos los hom bres de buena voluntad. porque la suya no es voluntad, sino gana, y ni es buena sino perversa. No, no cabemos juntos ello: y nose tros. La plenitud excluye el vacio.
Imperialismo! Si, pero de la caben y del corazón y no de la bilis ni de los testículos. Se tiene que acabar en soez groseria de señoritos fajinados de casino no de cuartel ni de cuarto de banderas que hacen gala de masculinidad y de casta. las hombres no son jacos. Hace aún muy poco, con ocasión de un nue yo atraco. este al Duque de San Pedro de Galatino. el chulo que cree dictar algo para explicar el robo, decis que el Duque.
pretende mantener su personalidad! Ese es el delito. ser persona.
Eso es lo que esos sujetos, individuos, no pueden perdonar, el que sea persona. es la hora sagrada de sacar a la.