blar el arreglo.
blando de mi situación individual y personal, Willi PLEITÓ Amauta PERSONAL Pon MIGUEL DE UNANUNO.
Como el doctor Primo de Rivera y Orbaneja, general y supuesto dictador, ha hablado varias reces de despechados, refiriéndose entre éllos seguramente a mi, voy a empezar ahora y aquí ha, más personal que individual. Debo ante todo rechazar la especie de que mi campa ña obedezca. un pleito individual, mio con el rey! o con la tiranía pretoriana que él trajo a España. Ni puede decirse que sea yo un perseguido. Mi confinamiento en la isla de Fuerteventura Dios la bendiga! se debió a mi voluntad. Supe el acuerdo con tiempo suficiente de huir a Portugal antes de que se me detuviera en mi casa y tampoco quise acudir al Gobierno militar de Sala manca a preguntar los motivos del extrañamiento hasta hoy no me los han declarado. iniciando asi el diálogo que es lo que, sin duda, buscaban los tirnnuelos. en llegando a Cádiz manifesté que tenía trazado mi plan, consistente en no huir, no preguntar las razones o sinrazones de la. medida tomada contra mi y no pagar gasto alguno. asi lo cumpli En los ocho días que estuve en Cádiz confinado en un pequeño hotel, no recibi más que una sola visita de sujeto que llegase de fuera a verme y fué la de Miguel desgracia la de mi nombre! de Maeztu, muy desventajosamente conocido en mi villa natal y compañero de negocios. sucios, por supuesto del gran negociante a las veces en sangre humana. Severino Mar tinez Anido. Fué, de seguro a ver si hallaba resquicio para entaPorque ya para entonces los tiranuelos se habían dado cuenta de su torpeza y buscaban, como en lo del Marqués de Cortina. la componenda. es que son tan brutos. han vivido tan al margen de la vida cultural de España, que era y sigue siendo posible que un español se haga, como me he hecho yo, una reputación mundial, adquiera autoridad en todo el mundo civilizado y aun mis alli de los paises de lengua española, sin que éllos se enteron. Beputación que sigo acreciendo y agrandando y con el fin de emplear la autoridad moral e intelectual así adquirida en liber tar a mi patria de la más abyecta, rapaz y embrntecedora tiranía y de marcar a los tiranuelos. para siempre con la señal de los réprobos de la historia. a la vez de salvar ante la conciencia. prestarse a apoyar a la dictadura. de lo Humanidad la honra de nuestra España. Porque si el buen nombre de España ha de salir lo menos mal posible de esta catástrofe se ha de deber a nosotros, a los motejados de intelectuales; motejados con cierto retintln de fingido desdén, pero de real envidia cainita. de cainitas degenerados, que al cabo el mitico Cain, el que tuvo el valor de matar a Abel, no parece que fué un majadero. Nosotros, los motejados de intelectuales por los machos jubilados, nosotros estamos salvando la honra histórica de España. nó los brutbs de la cruzada de Marruecos. Despecho? Es que se me ha negado nada de lo que he pe dido! Cierto es que no he pedido nada y que me he rehusado a los requeri. nientoa para que pidiera. viniendo concretamente a lo de la tiranía, después de aquel lamentabilisimo manifiesto del 13 de Septiembre de 1923, perenne baidón para España, de aquel documento en que se cuajo toda la mala sangre, la mala baba, la mala bilis. el pus de la animalidad que está en el fondo de la humanidad española toda humanidad tiene una base de nnimalidad y. la obra de la civilización es que la humanidad domine. la animalidad, el ángel a la bestia después de aquel documento troglodítico ningún español, no ya culto, sino sencillamente honrado, podia Ponerse. apoyar a ésta, colaborar en élla, prestarle su asistencia era y es deshonrarse. Porque no han sido errores los de la dictadura, no es que se han equivo cado; en que han procedido desde un principio con evidente mala Ante todo en el estilo mismo del documento y el estilo es el fondo verdadero y la verdadera esencia de un documento se revelaba la raiz emponzoñada de la parte de animalidad que resiste a la huhñniución, es decir a la civilización, de España. Es con los de la eut los de la masculinidad, esa soez o inhumana concepción de msncebia que ha originado el catolicismo testicular de los requetés, catolicismo sin catolicidad y desde luego sin eristiandad con borrón y cuenta nueva. a los actuales tiranuelos. su propia mengua inventan semejante cosa.
alguna. Si. ya sé que en las mancebias me lo han asegurado suele haber imágenes de la Santísima Virgen María. perdón Señora! pero yo que fui educado por mi madre viuda. en las más íntima y profunda piedad cristiana y católica; yo que he refrescad o mis labios toda mi vida y a diario, para mantener en mi vida mi santa niñez, con el Ave María, no puedo menos que horrorizarme cada vez que leo que el Primo de Rivera, ese, vá a representar la impío y blasfema farsa de ir a orar ante una imagen de la Virgen. Es tomarla de Celestina. Ya a nadie que sepa vivir en la Historia se le ocurre preguntar qué es lo que busco con mi obra en ella. Los tiranuelos por su parte, saben bien que no persigo componenda ni arreglo algunos, sino justicia y que no he de cejar hasta que logre que se les enjuicie y ajusticie al castigo que les corresponda; saben bien que hay por lo menos uno que no se conformará con lo de borrón y cuenta nueva. Aún quedan, parece. algunos ménguados que se imaginan, juzgando por su propia mengua, que busco el poder. El poder?
Más poder? Otro poder? Hace algunos años ya un político amigo mio, de los del llamado antiguo régimen, es decir, de los que aún conservan alguna honradez, decis de mi que podia permitirme ciertas manifestaciones que les estaban vedadas a éllos, los que aspiraban. gobernar; a lo que yo contesté: yo no aspiro a gobernar; yo gobierno. y plecisamente aquellos que aspiraban. gober nar, que pretendían gobernar, se quedaron eternos en aspirantes, en eternos pretendientes al gobierno.
Recordad a don Antonio Maura. El hombre civil de la auto nomía de las colonias ultramarinas, el de la ciudadañia, el que llarnó furr¡eles e idoneos a los conservadores que se rindieron al pre torianismo del rey, el que dijo aquello de que gobiernen los que no dejan gobernar. se murió repitiendo que él nunca habia en realidad gobernado, que no le habían dejado gobernar. se murió después, de haber resistido a ejercer la dictadura y a sustituir, recien. temente el rey llamó al otro Maura. al hijo mayor de aquél, al Conde de la Montera, para que viese el modo de sacarles. del atranco. este otro Maura, el africanista, invitó a una comida a nues tro amigo Marañón para saber si entraría en un ministerio de tran sición y de transacción. para preparar la. vuelta a la que llaman la normalidad constitucional, sin Primo de Rivera pero. con Martinez Anido! Marañón se echó las manos a la cabeza, el que había visto presa de uno de sus ataques de epilepsia al gran negociante en sangre humana y en otros articulos, al que hizo matar al moro amigo Dris ben Said para que no hubiese paz en Marruecos. es que este otro Maura, el aíricanista, se disponía ac tuar de furriel y de ¡donen y a que no le dejasen gobernar.
Yo ejercer el poder? Indudablemente! Para ello no es menester ser ministro. Pero dejemos a los menguados que juzgando por El ejercicio de ese poder a que aluden no haria sino menguarme otro poder que ejerzo y al que me atengo más. De codicioso nunca he tenido nada ni aquel poder tienta la codicia de persona honrada. y en cuanto a ambición la mia está bien calmada, Hay otros pobres cuitadillos que no logran darse cuenta del alud de pasión que pongo en esta obra de justificación y de aju ticiamiento son pobres literatillos y que se me vienen con el miserable estribillo de que debía desdeñar a los que suponen que les ataco para vengar agravios personales. hablan del desdén del silencio. Pero si hubo desdeñoso fué mi maestro el Dante no sé dónde lei que los tres más grandes desdeñosos de nuestra religión han sido Moisés, San Pablo y el Dante y el Dante no calló su desdén, el Dante supo insultar. es que no eran insultos. divinos insultos los del Cristo cuando hablaba de raza de víboras y de sepulcros blanqueados? Es que a San Juan Bautista.
al Precursor, le hizo decapitar el tirano por haberse callado? Pero la cabeza degollada de San Juan seguia clamando, con su sangre.
desde el plato. Como sigue clamando la sangre de aquel pobre condenado de Vera del Bidasoa que para evitar el garrote se arrojó desde lo alto de la prisión y que hubiese efusión de sangre, y!
que el rey mismo me habia dicho a mi. a mi mismo. que en