Amauta bilidad de los sueldos y salarios, la ley sobre procedimientos para la aplicación de las multas, la que reglamenta el pago de salarios y dispone que sean hechos en moneda nacional, la de trabajo a domicilio. la ley sobre arrendamiento agrícola, etc. Es curioso anotar que apesar de la prolongada campaña de los sindicatos obreros y del Par tido Socialista no se ha dictado aún la ley que reglamen te la duración del trabajo de los obreros. La jornada de ocho horas existe de hecho en la Capital Federal, debido a la acción directa del proletariado organizado, y de derecho. sólo en algunas circunscripciones, debido a la presión obrera sobre las legislaturas provinciales. Es oportuno indicar que el Parlamento Nacional Argentino sólo legisla para la Capital Federal y para los territorios nacionales)
Esta circunstancia entraña la posibilidad de nuevas agitaciones obreras por este asunto, ya tan debatido, pero sobre el cual insisten los capitalistas llevados por su afán de un mayor rendimiento en el menor tiempo posible, lo cual es muy científico para ellos. El partido socialista argentino ha cumplido con su misión histórica, nada tiene que envidiar a los partidos similares de Europa, pero en nada puede decirse que los ha aventajado. Ha tenido las mismas virtudes y los mis. mos errores, frente a la guerra mundial de 1914, se comporta como los partidos socialistas europeos y llevado por sus simpatías sentimentales fué aliadófilo. Posteriormente a la guerra se perdió en divagaciones y acusacio nes y perdió su capacidad para orientar a las masas: la semana trágica de enero de 1919, fué para el proletariado argentino la más dura confirmación del tramonto del par tido socialista. Los bravos lideres de 1908 y de 1909, que Supler0n cuadrarse contra los polizontes de Figueroa Alco rta no aparecieron en escena, ríos de sangre obrera enrºjecieron las calles de la gran ciudad de Buenos Aires y el fascismo criollo encabezado por el doctor Carlés se organizó en la sombra, batió y derrotó a la multitud proletaria desorganizada y falta de objetivo definido. El éxito electoral ha seguido favoreciendo al partido spc¡alista, sus fondos han ido en aumento, le ha sido po. sxble construirse un palacio en una de las más centrales ayºmdas de Buenos. Aires pero su acción pública sigue Siendo floja y cada vez menos marxista, sus hombres de accrón y sus teorías han envejecido sin que haya esperanza de que sean reemplazados por jóvenes que les pueda aventajar. El partido socialista ha perdido la capacidad de renovarse y está condenado a morir. La nueva situación planteada a los paises de nuestra América con el avance del imperialismo yanqui por la traición de sus clases. gºbernantes (11) no puede resolverse ya con un beatifíco Prºgrama de humanitarismo o soolucionisimo socialista, no º? Posible esperar confiadamente que el desarrollo del capitalismo realice automáticamente el paso de la sociedad Í1 eA la organización individualista a la organización socials a. Varios de los líderes más connotados del Partido SoClal¡sta miran con simpatía el movimiento de la juventud evolucionaria de los diversos paises de nuestro continente no escatiman su ayuda cuando se les presenta la ºportunidad pero dentro de su partido muy poco pueden acer contra la mayoria pequeño burguesa que lo domina EL SOCIAL15MO EN LAS UNIVERS¡DADES ARGENTINAS El socialismo entró a las universidades argentinas con sus, ilustres teóricos Juan Justo y Nicolás Repetto y con Su noble lider Alfredo Palacios.
9Xpulsados de la Universidad de Buenos Aires al primer Intento de procurar su reforma en un sentido democrátiºº. El doctor Palacios más afortunado, ha llegado, vencid 35 las resistencias de la primera hora, a realizar una ac9! ón fecunda. Su libro La Fatiga lo consagra como un lnvestígador serio y cultísimo y el hecho de que haya sido editado por la Facultad de Ciencias Económicas de la Uni. Versrdad de Buenos Aires consagra su triunfo como reformista. Lo mismo podríamos decir de su elección como Decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Pla Los primeros fueron. 47 NAVIDAD Tus ojos unen las manos como las madanas de Leonardo.
Los bosques de acaso. las ¡rondas moradas de un Renacír mento sombría.
El rebaño del mar bala a la grata del cielo, llena de ángeles.
Dios se encarna en un niño que busca los ¡uguetes de tus manos.
Tus labios. dan el calor que niegan la vaca y el asno. en la penumbra, tu cabellera mulle sus pajas para Dios Niño.
MARTIN ADAN ta, yde sus esfuerzos por crear los laboratorios de psico fisiologia, cuyas investigaciones permitieran crear una cren cia del trabajo. Pero la reforma universitaria y la estabilidad de Palacios y otros profesores que comparten con él sus conceptos sobre disciplina se debe principalmente a la acción de los estudiantes que levantaron su bandera de rebeldía francamente en consonancia con los más avanzados postulados pedagógicos revolucionarios. El movimiento tuvo su iniciación (1918) en Córdova y de ahí se propagó a Buenos Aires (1919) y Rosario de la Plata y repercutió en Perú, en Chile, en Cuba, en Venezuela yen México.
Hoy los estudiantes intervienen en el gobierno de sus casas de estudios. La nueva organización de la industria que proclaman los proletariados conscientes del mundo puede apoyarse en el ejemplo de la nueva organización de las Universidades argentinas; y que en la fábrica los obreros son algo asi como los estudiantes dentro de la universidad y los técnicos y patrones como los frofesores.
EL COMUNÍSMO EN LA ARGENTINA Fundada la tercera internacional era imposible que en la República Argentina no tuviera su representación. Se fundó el partido comunista cuya actividad, a pesar de ser. infatigable, no resulta mayormente trascendente. Parece predominar, además, en su cuerpo directivo un espíritu intransigente que malogra muchos sanos propósitos y resta muchos elementos valiosos; tal ha sido la lucha dentro del Partido Comunista, ya hoy existen dos partidos dela misma filiación ideológica, el Partido Comunista Oficial (llamado así porque pertenece a la internacional Comunista) y el partido comunista Obrero; cada uno tiene su órg ano de publicidad, los del sector oficial editan La lnternacional. antes diario hoy semanario, y los del Comu