¡1 t Amauta 23 Panorama dé lá Poliiiúá Mex¡cana. El Movimiénto: ANTECEDENTES Tres candidatos figuraban para la sucesión presidencial. períod01928 32)4 General Alvaro Obregón. Representa la Revolución Mexicana que, iniciada con vagos principios en 1910, concretóse en 1915 en claras disposiciones que cristalizaron en la Constitución de 1927, concediendo amplias garantías al pueblo, asegurando la restitución y dotación de tierras a los campesinos y la organización de éstos y de los obreros. La misma Constitución sin embargo, prohibía en sus artículos 82 y 83, en forma absoluta la Reelección.
Pero el Congreso nacional y la mayoría de las legislaturas estatales, ante un imperativo manifiestamente popular, re formaron dichos artículos, abriendo asi campo COI15(¡ÍU. CÍO. nal a la candidatura incontrastable del ex mandatario Alvaro Obregón, reconocido defensor de los principios revolucionarios y garantía indudable contra los esfuerzos activos de la reacción. Su pasada política se caracteriza por la dotación y restitución de tres millones de hectáreas de tierra en los diversos estados de la República. Bajo su gobierno cobró fuerza la libertad de organización de los obreros y campesinos, que hoy se traduce en una agrupación de más de dos millones de obreros y otra de mas de medio millón de campesin)s. Su politica se completó con la incorporación de las masas obreras y campesinas a la vida activa, económica y política, del país; masas que hasta los primeros años de la Revolución, sometidas por sucesrvas tiranias feudalistas, permanecieron al margen y excluidas de la vida nacional. Generales Arnulfo Gómez y Francisco Serrano. Representaban la Reacción: el latifundismo, el cle. ricalisrno, el imperialismo yanqui y la dictadura militar.
La reststencia del imperialismo Yanqui aliado de los grandes terratementes, y la crisis económica, han sido los obst:iculos por los cuales, no se ha podido fraccionar todos los latifundios a pesar de los 17 años de revolución ya tr ascurridos. Pero la tendencia de los gobiernos revolu cronarios promete en forma efectiva la realización total del programa agrario. Las candidaturas de Gómez y Serrano representaban la conservación de los latifundios por fraccionar y la reintegración de los ya fraccionados. Para poderse enfrentara la ya clara conciencia campesina, se disfraza la p)lítica de éstos dos candidatos con un engañoso programa de colonización que, según declaraciones de los mismos candidatos, se realizaría dotando las tierras áridas e insalubres, sin propósitos de saneamiento. irrigación. Es conocida la resistencia del clero a acatar las disposiciones constitucionales. La tendencia clerical de los dos candidatos implicaría necesariamente, la reforma de la Constitución, precisamente en la parte que se mantiene casi inalterada desde 1857 a raiz de la Guerra de la Reforma. Por ésta razón el mundo católico, especialmente el clero, apoyaba moral y materialmente tales candidaturas.
Asi es cómo la campaña electoral de ambos aspirantes a la presidencia de la República se ha identificado con los grupos de rebeldes que al grito de Viva Cristo Rey va nameute trataban de subvertir el orden público.
La primera manifestación del Gral. Gómez al lanzar su candidatura fué una declaración en el sentith de una supuesta necesidad de llegar a un arreglo amistoso y dei mrtivo con el capitalismo yanqui. Los pasos del Gral.
Serrano han seguido la huella de ésta manifestación, la que significaría la entrega anticonstitucional de la riqueza del sub suelo al enemigo rapaz, facilidades a la penetración de la explotadora industria manufacturera yanqui y, por tanto, golpe de muerte a la naciente industria nacional.
Reaccionario. Gómez ¿Serrano ADe la Huerta sometiendo asi nuevamente al proletariado a las condiciones que se registran en los países coloniales. Los petroleros norteamericanos naturalmente ópuestos ala nacionalización del sub suelo apoyaban, pues, logicamente, junto con los mineros y demás industriales del país vecino que tenían intereses en México. toda actividad gomez serra nista. Subsisten en el Ejército Nacional numerosos elemen, tos porfiristas (del régimen de Dn. Porfirio Díaz) que han logrado mantener sus posiciones haciendo un juego de equilibrio, validos de careta revolucionaria, tendiente a la reconquista de los poderes públicos. Estos elementos sueñan con el establecimiento de una Dictadura Militar Facista. De estas filas han salido: Victoriano Huerta, responsable del asesinato de Madero en 1913; Adolfo de la Huerta que se levantó en armas contra el gobierno Cons titucional de Obregón en 1923; y ahora Arnulfo Gómez y Francisco Serrano, quienes para organizar ímpunemente nuevo movimiento armado, fingieron durante yarios meses una campaña electoral legal para la sucesión presidencial.
LA semcton Cuando el domingo de octubre, estalló el movimiento subversivo, el gobierno estaba en anteceden tes de los preparativos que se venían haciendo Este movimiento debió estallar según parece, a mediados del mes; pero las causas que pasamos a exponer precipitaron los acontecimientos. la. La popularidad de Obregón daba lugar a que día a día su candidatura conquistara mayores sectores del país, haciéndose de tal manera fuerte e incontrasta ble que tanto Gómez como Serrano temían que sus afiliados en buena parte oportunistas, abandonaran sus fi las para engrosar las de Obregón. Solo una acción y ra.
pida podía evitar la desbandada. la. La identificación del obregonismo con la política gubernamental de Calles hacia temer a los contrarios un apoyo oficial que por razón de la fuerte popularidad expresada no era necesario. Durante largos meses la actitud de las autoridades fué imparcial hastael grado de tolerar la campaña sediciosa que los reaccionarios venían realizan do encubiertos por la fingida campaña electoral.
3a. Según se afirma. las candidaturas reaccionarias contaban con apoyo pecuniario de la Huasteca Petroleum Company interesada en la conservación de vastos yacimientos petrolíferos de México. Los fondos proporcionados por esta compañía imperialista se venían agotando rá pidamente en la propaganda por lo que se vieron obliga dos a proceder antes de fracasar por falta de recursos. 4a. En los últimos tiempos venía iutensificándose poderosamente la preparación de las organizaciones campesinas que han de dar el, triunfo a Obregón en las próximas elecciones. Los candidatos de la reacción esperaban arrastrar a las masas campesinas a la acción armada antes de que llegaran a definirse políticamente; y 5a. Conocedor el Gobierno de la propaganda sedicíosa comenzó a decretar cambios militares de importancia. Los candidatos coaligados comprendieron la necesidad de actuar militarmente antes de que se procediera al cambio de jefes con ellos comprometidos.
La noche del domingo 2, aprovechando unas maniobras militares en un campo militar de esta capital, el (Jeneral, tlector Ignacio Almada, Jefe de la Guarnición del Valle de México, logró desviar desapercibidamente. cua tro batallones de infantería y parte de un regimiento de artillería, para salir del Distrito Federal rumbo. Texcoco,