, Añºl AMAUTA EL PROCESO DEL annaoranusmo LIMA. MAYO DE l927. No. BOLETlN DE 37 Carta. al Grupo Resurgímient0 or. unuol Seoane. Buenos Aires, Abril de 1927. los compañeros del grupo RESURGIMIENTO.
CUZCO PERU.
Compañeros: Al ingresar al grupo Resurgimiento. aceptando una designación que honra, siento la urgencia espiritual de llevar hasta ustedes una palabra de adhesión entusiasta a la causa generosa que defienden.
Observando la realidad peruana constatamos, tristemente, que no es un ideal de justicia el que norma las relaciones sociales Acá y allá apunta el dolor su flechazo de des contento. Paralelamente a la satisfecha insolencia de los menos, tropezamos con la trágica angustia delos más. Los que amamos la justicia por la justicia misma, los que sentimos hondamente el amor a la sociedad de. que formamos parte, es natural que expresamos nuestro descontentoy nos decidamos abregar incansablemente por suprimir los males sociales que vemos a nuestro derredor.
Suticientemente se evidencia en la logica brutal del dolor vivo, el problema peruano. Sobran por eso, las polémicas sospechosas de remedo parlamentarista, dentro de cuyas sutilezas, y sofismas pretenden destilar Su pesimismo venenoso el privilegio en peligro. Por eso no se debe per manecer en la nebulosa de un individualismo excépt1co, rehacio a polarizaciones mentales, contrario a las acciones realizadoras, posición que por carecer de todo hasta carece del baladí prestigio dela moda. Por eso es menester definirse, decidirse. con el privilegio o contra el privilegio, o con los eXplotadores, que son una clase, o con los explotados, que Somos los peruanos, que somos la nación. con la como didad bellaca de un régimen de injusticia, o con los azares de una lucha por el bien, que nos reportará congojas y pcnurias pero que multiplicará nuestra felicidad espiritual en. el presentido agradecimiento. de las generaciones por vemr. La organización política del Perú, en su marcha institucional atraviesa una encrucijada. Distintas condicionan tes históricas la han colocado frente a dos caminos diver gentes. Uno, que se abre a la derecha donde se afianzará el régimen burgués, apoyado por el industrialismo particular creciente, por el gamonalismo todopoderoso, por el impe rralismo yanqui, por la clerecía explotadora, amplio ca mmo sin duda, ornado con todos los atributos del progreso material, pero pavimentando con sangre de los esclavos eco nómicosy señalado con los mudos monumentos del dolor humano como trágicos hitos de su ruta. también hay otro camino, que rompe su cinta de luz ama la izquierda, al que parece alumbrar, el carmesí resplandor de un amanecer, en el que adivinamos la pendiente que rgcede a toda elevación, donde prímará un régimen de jus hera y de igualdad, donde podremos abrazarnos todos los Peruanos, exentos de odios fatricidas, donde habrá reivindicado su dolor el indio silencioso, el obrero atormentado, el fatigado campesino, el empleado sufriente, el pequeño comerciante, el conscripto insatisfecho; camino y cuesta a la Vez, dificil de trepar sin duda, que quizás causa fatigas y. eansancios prematuros, que exigirá esfuerzos anormales, pero que ofrece como recompensa final la de alcanzar un régi men de paz y de amor.
Tal la encrucijada ante la que se halla el Perú y como el Perú la América. Serán nuestra voluntad y nuestra decisión las que impriman el rumbo, las que señalen la marcha, Por eso, repitamos, es necesario definirse para hacer: Si estamos frente a esa bifurcación es necesario que orlentemos nuestro paso diciendo nuestra verdad. Nada importa lo que suceda después. Sigamos el imperativo (30115610 de.
Nietzche: Di tu palabra y rómpete Parecerá dogmática una afirmación semejante. efectivamente lo es. El mundo atraviesa una hora en la que hay necesidad de zer dogmáticos, ha dicho el maestro lngenieros. Además, así como llamamos terquedad a la constancia delos otros. solemos atribuir a dogmatismo la honda convicción ajena. Quien cree en su verdad debe quererla, debe ser intransigente, debe ser dogmática. En cuestiones de principios, ha dicho Haya Delatorre, la única transación que cabe es la rendición del enemigo. Resueltos a Hacer virar el Perú hacia la izquierda. debemos ser asi: duros como rocas en nuestras posiciones de combate. Dura como la roca es el hacha que demuele y duro porqué es la roca el sosten de las montañas. Resurgimiento es un hito en la marcha. Ya Mariátegui, nuestro josé Carlos Mariátegui, precisó su significación histórica: Resugimiento señala un vigoroso empuje hacia el camino de la justicia. No es una mera casualidad la ubicación de su sede cen tral. Es una consecuencia natural de factores sociales muy hondos. Cuzco la vieja ciudad imperial, tenia que ser la cuna de un movimiento reivindicacionista. Si nó el Cuzco precisamente, cualquiera de las provincias, pues las pro vincias han desempeñando un rol proletario frente al orgulloso y necio centralismo de la capital. Toda insurgencia, pues, todo resurgimiento habria de florecer. allí donde la injusticia fortificó la pasión ¿reivindicadora. conviene señalar más. La situación de angustia eco? nómica del Perú en general excepción hecha de esa Li. ma yanqui colonial, orgullo torpe de los que creen que la nación es la perla del Pacífico y la perla del. Pacifico el girón de la Unión la avenida Legula esa situación de angustia, decimos, repercute naturalmente modelando precisas caracteristicas espirituales en los individuos. Los provincianos sienten muy hondamente su miseria local.
Miden en el indice máximo del desequilibrio, toda la injus. ticia que rige el sistema económico peruano. Lógicamente tienen que ser jdisconformes y ansiar la renovación o el resurgimiento. Claro que son una excepción los gamonales, tam. bién provincianos, que a veces suelen hasta reconocerse in.
dios. Pero por algo los gamonales huyen de su prºvincia, van a la capital con algún propósito¡politico, o van a Eu. ropa, y solo regresan a su tierra para organizar la explotación y para ahogar en sangre todo intento de reivindicación indigena. Por eso los gamonales se limeñizan es. piritualmente aunque no pierdan su pazguantería y quizá, precisamente, por no perderla ypontifican, con la ¡ruda. cia inconfundible de todos los parciales, que el Perú está. en el mejor de los mundos, que las provincias nada tienen que pedir y si mucho que agradecery que no hay ninguna tragedia social que. mediar.
Pero cerremos esta digresión. Decimos que es natural que la terrible lucha por la vida, muy dura para el provinciano, genere un espiritu rebelde y disconforme que