26 casi automática, estando la inteligencia, a lo más, llamadaa proteger las adquisiciones del pasado burgués contra las ilusiones de revolucionarios ingénuos. Para dar al socialismo ruso una base que un marxista (tal como Lenin) pueda mirar como sólida, es necesario un prodigioso trabajo de la inteligencia: ésta debe estar en grado de demostrar a los directores de la producción el valor de ciertas reglas que se ha inducido de la experiencia de un capitalismo bien avanzado; las deben hacer aceptar a las masas, gracia; a la autoridad moral de que gozan hombres que han obtenido, gra cias a sus servicios, la confianza del pueblo; en todo ins tante, los hombres responsables de la revolución están obli gados a defenderla contra los instintos que impulsan siem pre a la humanidad hacia la más bajas regiones de la civilización; Cuando Lenin afirma que la campaña por emprender para dar un régimen socialista definitivo a Rusia es un millar de veces másdifícil que la campaña militar, no come te ninguna exageración.
los revolucionarios se han encontrado en presencia de una tarea parecida a la suya. Antes, los novadores tenian sola mente que destruir ciertas instituciones reputadas malas, en tanto que la reconstrucción era abandonada alas iniciativas de maestros a quienes la busca de provechos excepcionales. conducíaa lanzarse en tales empresas; mas los bolcheviques estan obligados a destruir y reconstruir en forma que los capitalistas no vuelvan a interponerse entre la sociedad ylos trabajadores. Ningún gran progreso se obtiene en la indus tria sin que se pase por muchas escuelas: los directores de. la producción tienen que detenerse a tiempo cuando siguen una mala via y averiguar sino habría mayor posibilidadde éxito con otro método; es lo que se llama adquirir experiencia. Lenin no es de esos ideólogos que creen que su genio los pone por encima de las indicaciones de la realidad y se muestra muy atento en notar las enseñanzas que le proporciona la práctica desde la revolución.
Para que el socialismo ruso llegue a convertirse en una economía estable, hace falta pues que la inteligencia de los revolucionarios sea muy activa, muy bien informada, muy libre de prejuicios. Aún si Lenin no pudiera ejecutar todo su programa, dejaria al mundo muy serias enseñanzas de las cuales la sociedad europea sacaría partido. Lenin pue de, con buen derecho, estar. orgulloso de lo que hacen sus camaradas; los trabajadores rusos adquieren una gloria inmortal con la aplicación de lo que no habria sido hasta. aquí sino una idea abstracta. despecho de las predicciones delos grandes hombres de la Entente, el bolchevismo no parece fácil de suprimir; los gobiernos inglés y francés deben comenzará apercibirse de que han errado al prestar oído demasiado complacien te a los ricos rusos que viven en las metrópolis de occi dente: todo el mundo es completamente extraño a las ideas que dominan a los obreros y campesinos de su pais. Aunque viviera largo tiempo fuera de Rusia, Lenin ha continuado siendo un verdadero moscovita. Cuando la hora de juzgar los acontecimientos actuales con imparcialidad histórica haya llegado, se notará que el bolchevismo ha debido una parte de su fuerza al hecho de que las masas lo miran como una protesta contra la oligarquía cuyo mayor cuidado habia sido no. parecer rusa; al fin del año 1917, el antiguo órgano de los Cien negras decia que los bocheviques habían probado que eran más rusos que los rebeldes Kaledine, Russky. 7) etc. que han traiciouado al zar y la patria (journal de Genéve, 20 de diciembre de 1917. la Rusia soporta pa cientemente muchos sufrimientos por que se siente al fin gobernada por un verdadero mescovita.
Después de dos siglos, solo un zar había querido ser ruso: fué Nicolás. Amo mi país, decia en 1839a Justine y creo haberlo comprendido, os aseguro que cuando estoy cansado de ¡todas las miserias del tiempo trato de, olvidar el resto de Eurºpa retirándome al interior de Rusia. Nadie es Tiene razón al decir que jamás AMAUTA lo. El A Y; o fecha que amaneció vestida con averal fecha que ya no cabe en los calendarios fecha que es como una válvula del maximalisrna fecha que paraliza los relojes de la burguesía fecha que hace gárgaras con los gritos delas muehedunzbres fecha quese levanta en chicago una mañana en fantásticas espirales de sangre fee za que camina sóla y que es enla vida como un andarivel donde se exhiben todas las voces praletarias del mundo fecha que ya no es posible retenerla por más tiempo en los bolsillos del olvido. ASI LA ENCONTRE YO, VCLAVADA EN EL CO (RAZON DEL UNIVERSO enciende fogatas de protesta y silla todas las latitudes de la palabra.
una vez vibraran las turbinas los cilindros giraron y a todo vapor con alaridos de tragedia hicieron trizas el infinito. LOS OBREROS MUERTOS SE LES CUBRIO CON. ESTA FECHA asi vive y cada una se pone en pie apedreaada ecos en las plazas y patios del capitalismo ES UNA POLEA QUE EN VOMITOS DE VELOCIDAD. ENTONA LA INTERNACIONAL ahora con sus reflectºres ¿lamina los nombres DE LAS VICTIMAS DEL 23 DE MAYO EN VITARTE se PONDRAN CARTELES ALUSIVOS. AL ACTO.
nioan6r. de las fuente.¡v ehiclayo I927.
másbruso que yo. 8) Justine estimaba que Nicolás queria conducir de nuevo a su naturaleza, a una nación desviada durante más de un siglo por el camino de la imitación ser»vil. El Emperador exigía que se hablase ruso en la Cor te, aunque la mayor parte de las damas no conociesen la lengua nacional. Lamentaba que Nicolás, apesar de su gran sentido práctico y de su profunda sagacidad. no hu biera tenido el coraje de abandonar San Petersburgo por Moscú: Con este retorno, habria reparado la falta del zar Pedro que, en lugar de arrastrar a sus vasallos a la salade espectáculos que les construyó sobre el Baltico, hubiera po didoy debido civilizarlos en su pais, aprovechando los ad mirables elementos que la naturaleza habia puesto a su dispo sición, elementos que él ha desconocido con un desdén. con una ligereza de espíritu indignas de un hombre superior. como él era bajo ciertos aspectos la Rusia no cumplirá lo que nos parece su destino o Moscú volverá a ser algun dia la capital, del imperio. Si yo viera algún día el tro no de Rusia restituido majestuosamente sobre su verdade ra base, yo diria: la nación eslava, triunfante, por un ¡us to :rgullo, de la vanidad de sus guias, vive en fin su propia vi a. Losaccidentes de la guerra han conducido alosbolche viques a efectuar este cambio; si ocurriera que sucumbiesen bajo los golpes de sus enemigos, no es probable que un gobierno de reacción osase quitar a la antigua Moscú su