. Miss» 4as , 20 Bº u L. v, n LAS VITRINAS. Junto a las vitrinas de modas las mujeres aprenden a ser cocattes.
San platonicas de algun modo estas grandes mujeres de las ciudades de tercipela. Cuántas veces las hemos visto pálidas de abandono. junto a las brillantes vidrieras de luz! después haber logrado ante nuestros ojos, poco a.
poco, un petitgris valioso.
Todo esto se conoce porque cuando lo llevan se les ajusta a las carnes!
En los abrigos de pieles las mujeres ponen su desnudez. Indudablemente los abrigos tienen algo de cocattes.
Yo canta al abrigo cuya voluptuosidad goza la mujer. El Mundo es una gran vidriera todos los días. de la noche: Los pobres se prueban las joyas y se engarzan los ma nos de ¿palos, cuidadosamente, detrás de las vidrieras. En las vidrieras. los ¿palos tienen deseos criminales BÓULEVARD El Boulevard pasea tu elegancia en los automóviles.
La cola de tu traje la lleva la muchedumbre.
Te abanico el aire. Yaroman. la curiosidad las motos de tus senos.
Entre los mas anónimos de los hombres hay una que sabe de tu carne de melocotón en primavera. Oh boulevard, en que las mujeres saben fallecer de histerismo en las mejores tardes del placer y del lujo.
Yo te canto ¡oh mujer de todos los hombres, porque toda la ciudad rueda hacia ti. VICIO La mujer no acabó de corner la manzana y quiere todavia su futuro amargo. La mujer está embriagada bajo un cielo de humo y de anos. En pleno espacio tiene todo el frio corpóreo en la nariz.
Todos los colores y las brumas lejanas peregrinar: hacia su gozo. asi, está la mujer plena de noche, y sobre su carne de gallina tiembla el pene de! color. La noche se ha hecho blanda para su ya extremada car ne blanca.
Cuelgan cintas de la luna del gozo.
Ysobre su ombligo se rie el vicio con dolor.
ORIENTE La cola de un pavo real de música sensualiea el aire.
En el oriente de una vitrina mi sueño es una droga.
Todo el blanco. aan va un dibujo!
es un hombre sentado.
Saeñan todos.
Mi desvelo en los pasadizos deja caer sus túnicas.
Si mi ensueño se va ¿por que se queda mi carne?
La cola de un pavo real de música sensualiza el aire. Oriente sobre mi carne!
CIELO En el fondo de música del cielo las porcelanas danzan.
Las blancas! Las verdes! Las esperanzas!
Las almas duermen el ritmo de las porcelanas; y el cielo es un nido de tacitas blancas.
Las nubes barcas lloraron las lagunas, el color en el aire es el lazo de! cielo efebo. Xavnm Aa. Unidos del Norte, no siendo la Humanidad como es hoy todavía un modelo a seguir?
He aquí dos preguntas que, entre otras, el americano del sur debiera de hacerse, meditándolas profundamente, antes de orientarse. El panorama universal está a la vista. Teorías, tendencias, actos, sistemas que antes viv ieron escondidos o relegados por utópicos, salen hoy a la luz pública, luchan. oscilan y, ala postre, en unan otra forma, cuaian y se realizan. Nosotros contamos con las mismas aptitudes que los europeos, más una cualidad: la juventud que lo mismo puede servir para malograr nuestro futuro que para perfeccionado. Todo depende de nuestra conduc ta. Somos de una raza que ha tenido fervores ultra terrenos, qne ha mirado siempre sobre lo inmediato, más allá de lo palpable, de lo adquirible y de lo episódico, aunque a veces se haya extraviado tomando por realidad lo quimérico. Nos ha quedado, pues, esa soberania que consiste en mirar a largas distancias, por sobre encima de uno mis mo, para ver y sentimos sobre la humanidad dentro dela Humanidad. Despojada dela absoluta dirección que a esa mirada sele dió, bajándola un poco del cielo hacia la tierra. no podríamos los americanos del sur anticiparnos a engendrar la vida que sobreviene. tenderle las vías que reclama. ya que no estamos en la situación de Europa de des truir viejos caminos que en América del sur no los hay o. mem,:xw n. que, si los hay, son resueltamente ficticios? Todo. viejos defectos y nuevos peligros, aconseja hacerlo, restaurando lo viejo aprovechable y destruyendo lo que por artificial se.
encuentra deteriorado o caduco. Sistemas? Todos, y ninguno. Doctrinas? Todas y ninguna, a fin de forjar la única: la vida americana del sur con un contenido humano más amplio, verdaderamente ju sto, realmente libre e ¡mperecederamente ejemplar.
Mientras esto no ocurra el descubrimiento de la mérica del sur seguirá teniendo una importancia puramente histórica: su gran progreso físico una importancia atlética muscular; su recepción de hombres un interés económico y biológico. Pero, en lo espiritual. ideológico, en lo humano, continuará sin haber dicho una sola palabra que emancipe al hombre de la explotación del hombre, que sustraiga a la verdad de las garras dela mentira, que haga, en fin, de la sociedad, vieja y desventurada. por sus egoísmos y prejuicios. una sociedad nueva y venturosa. América del Sur es dueña, sin duda delas condiciones mejores para producirlas. sólo entonces, cuando a la exclamación de América para la Humanidad la sustituya otra que diga Améri:a para la nueva humanidad se podrá aiirmar que se ha incorporado ala existencia universal un Nuevo Mundo.
Madrid, 1927. FELIX DEL VAI. LE. un MW MWIWMP WMQ