20 decedor as de amplias sinfonfas, brama y ruge entre los. picachos, se desliza lento y suave en las pampas, melodiza y tañe entre las gramas de las mayas. él se, acogen los pa tos trigueños de plumajes tornasolados. Las parihuanas y los fbices fraternizan a sus márgenes engullendo el limº gra5050. Sus aguas no se utilizan para regadío. Pasan veloces hasta las hondonadas de los valles y más allá a sumirse. en. el caudal marino. Abajo es la providencia. Entre los hie las una lágrima de metafísico brillor. Vamosa protestar en forma rotunda. El indio es la bestia del Ande. ha sido el constructor de una de las ci vilizaciones, o mejor, de una delas culturas. más humanas y de más profunda proyección sicológica. Cayendo bajo la garra de España. el español le ha contagiado sus defectos sin dejarle sus virtudes. Le Vílipendia hoy el mestizo, el blanco y el indio alzado en cacique. Esta extorsión no tiene ningún objeto rogresivo. El indio es, por ahora, y en la hacienda, retar atario y ocioso; el blanco no lo es menos.
Hay descendientes de español que poseen dos siglos,, vas tos latifundios, y no han llevado un tractor, un automó vil, algo que revele espiritu de progreso. El indio es ocioso; el gamonal, además de ocioso, es ladrón. fatuo e ignorante.
Nada le lleva entre manos, sino el alcohol para degenerarto y el rebenque para humillarlo. Ninguna escuela. Ni aún es. cuela. de frailes que es, en el Ande, escuela de achatamiento, donde se le hace comprender la SUPERIORIDAD del ni ñito. Ni el gobierno. El gobierno es el mayor gamonal de la sierra, y a el se afilían los menores gamonales para tejer la impenetrable malla del centralismo limeño. Mientras tan. to, el indio que es un hombre superior en mucho al mesti zo politiquero y banal perece en los llanos del Ande sin una esperanza de regeneración. Pero estos levantamientos son el anuncio de una mayor que cundirá con proporcio nes dantescas luego que haya llegado el dolor a sus limi. tes, para imponer, por vez primera, un poco de justicia social y económica en los territorios de este vastopais de. los inkas, el cual asf debe conocerse en America es uno de los que tiene mayores injusticias que remediar y más campos que sembrar. Es pues, forzoso reconocer que estos llanos del Titikaka engendran buen número de anarquistas. Pero, que todo ello cuaje en benefició de una revolución humana, pues no hay que olvidar que cuando se nace en tierra israelita ha de ser para expandir sobre el planeta un nuevo concepto de justicia y ya no moral sino biológico. Monta el señor en bríoso caballo de montura de caja, enchapada de plata y se dirige a visitar sus dominios. El gamonal es buen ejemplo de sentido decorativo barroco.
Lleva finísimo sombrero (el más caro para el caso) poncho de vicuña con guardas de seda, bufanda del mismo material finamente tejido, botas de charol y arcaicas espuelas roncadoras (de oro. Nada ha evolucionado. Es el tipo del colonizador nubiano, religioso y fanático, torpe y ambicioso. ecogerá, instado por el temor de las habladurias, a todos sus hijos habidos en vientres de indias para mandar los a la Capital de la República, a los colegios, gozando de becas para estudiantes pobres. Visita a sus pastores. Muchos le recuerdan los pasados años de pillaje: el ha engor dado; ellos están abatidos. Mira, cuenta, suma, multiplica.
Tiene una mueca.
Efectivamente, no le engañaba el Administrador. los terrenos han sido agrandados. Se felicita íntimamente.
Pero habria sido perder el don de gobierno que se le descubrió en Lima, si no comprendiese que nada hay más peligroso para quien manda que dar muestra de inti mo orgullo por los resultados que un servicio humillante, le muestra tras de miserables afanes. El señor hace un gesto público de desagrado. Regatea el sueldo al adminisAMAUTA trador, disminuye el fiambre de los chacareros, estudia un aumento de sueldo al abogado y ordena la prudente distribución de lechones entre la gente de pro.
Vuelve a Puno. Promete. secretarías, subprefecturas, porterías, becas, subvenciones, títulos académicos. lleva consigo dos o tres muchachos pobres cuya mentalidad sea una esperanza para la patria y, para comprobar la. parábola de su actividad política, ofrece. un pilón para la plaza equis y una subvención, del cincuenta por ciento de sus honorarios, para las sociedades obreras. asi, grave, onomatopéyico, ventrudo, retorna a la Capital. El presidente, su amigo y cofrade, le guarda un ministerio. La sombra del Gamonal en la provincia toma entonces proporciones fantásticas, Allá su vida pasa. de antesala en antesala. del. C?;al comedor de un ininterrum ido banquete, hasta que un buen día se le revienta el ab omen y el Ilustrísimo arzobispo de la arquidiócesis le canta un response en dó mayor Su periódico de la provincia se enluta, las condolencias son generales, cívicas. El Administrador de la Hacienda está desorientado, pero a fijas intimas sabe cómo vá aproceder; el ganado será arreado a buena distancia, yluego. El prefecto sufre un atadue cardiaco. los secretarios profesionales se les vuela el apetito; pero el indio, en la Cárcel, se sonríe: acaso este feliz coincidencia sea el ori. gen de su transfiguraciónl. En verdad los profundos secretos de la cosa pública han sufrido una interrupción penosa. Hay que hacer nueva máquina. El gamonal, personalidad impulsiva, una formi dable capacidad intrigante, hombre de rápidas determinaciones, ambición inagotable y gran estampa teatral: vientre bello como la giba del monte, dentadura como las muelas. del molino, ha pasado ydefinitivamente, por las perspectivas del poblacho provinciano, dejando la certidumbre de una ausencia opilante. Nadie podrá continuarle. Ha reinado con derecho divino; Nació para mandary todós le han o bedecido. Sus extensas propiedades se repartirán entre sus. nulos descendientes. Las tierras tendrán un nuevo propietario y una vez más se alejará la esperanza del indio de volver a la posesión de sus heredades. Para el departamento comienza una nueva vida. Ya nadie sabelo que vendrá después. Puno.
Dibujo ale Bonilla del Valle