AMAUTA. o s; s Jose isabogal señala ya con su obra un capítulo de la historia del arte eruanó. Es uno de nuestros valores»signos. Sólida, honrada, vital, su obra no reclama los elogios que se prodigan, entre nosotros, tan barata y fácilmente. La empequeñeceria, en. vez de a. vaiorarla, una consagraéión criolla. Sabogal no es aún bastante conocido; pero esto no le preocupa a él, y tiene razón. Lo que importa es que a su tiempo sea. recóhocido este reconocimiento se lo asegura ya el tra bajo realizado. Sabogal es, ante todo, el primer pintor peruano. Antes de él, habíamos tenido algunos pintores, pero no habíamos tenido, en verdad, ningún pintor, peruano. Sabogai reiviridicará probablemente este título para uno de los indiós que, anónima pero a veces geniálmente, dec óran mates en la sierra. Mas bien esta aserción tendrá un poco de verdad.
tend rá también un pedo de ironía. Ese poco de ironía que a Sabogal le gusta poner en su lenguaje. Elindígena sufre un evidente ostracismó de la pemanidad. aww MW»! tl. úawjma aw uiwñ. rwygeºmvgmv ¡w SÁCS AVHUAMAN. 1927)
nos PONGOS El espíritu de Sabogal ha madurado en un instante en que se constata la decadencia, la disolución del, arte occidental. Espiritu fuerte y hondo de constructor, de ºcreador, dotado de una sensibilidad genial, este arte anárquico e individualista, que según sus ele ganfes críticos y exégetas se deshumaniza, no ha podido conquistarl o. Ha sido en parte por haber arribado a Europa en este pc ríodo de caos. en el cualno se define yconcreta todavía una corriente constructiva, aun que la prometan las búsquedas sinceras y las tentativas inteligentes, que Europa,, no ha lo. grado europeizarlo. Pero su defensa la ha, tenido Sabogal, sobre todo, en su personali dad, en su instinto de artista. Creo, sin émbargo, en la utilidad dé su experiencia europea. El trato directo con las escuelas y artistas de Europa, elestudio per.
sonal de los maestros de todos los tiempos, no solo ha enriquecido y afinado, sin duda, su temperamento y ha lte inplado 5u técnic a, for jada en la fragua de. una revolución artística