22. LA III ER. Iuio niño. Aquí nos damos cuenta iac1lmen te de elementos crenos de composición y de realismo proletariº tanto en la mspiración como en la factura del cuadro. vamente la forma de producción colectiva. Todas las mani testactones de la vida, tanto. materiales como espirituales (el arte también por consiguiente. todos los progresos realizados, no pueden sino confirmar este principio. Cómo se smían en esta forma de producción, primero la pequena burguesía; segundo la gran burguesía; tercero el. proletanado. lo. La pequeña burguesía, puesto que la máquina arruina la forma de producción individual y anárquica, está contra la producción colectiva y asociada, contra el comerc¡o colectivo. 20. La gran burguesía está par la producción produc tiva y asoctaoa, mas no quiere reconocer esta forma.
Bo. El proletariado está por la producción colectiva y asociada y por el reconocimiento de esa forma. Además su mtswn histórica es luchar por esto. Estas tres posiciones nos dim los resultados siguientes: lo. Patata pequeña burguesía, negación que desem boca en el mbilrsmo. 20. Para la gran burguesía. optimismo dictatorial y egoista, pero provtsorio, que no dura sino lo que el breve impulso de esta clase y que concluye también en el nihilismo, en el escepticismo. Bo. Para el proletariado, el socialismo. Solo el socia hsmo otrece un nuevo equilibrio a la existencia, lo que las dos otras normas no están en estado de lograr, en razón de su esenc¡a misma.
As¡ se mauutiestan claramente el espíritu y la forma de las dos clases. a) Pequcría burguesía Espírituz anarquía agonizante, ni hilismo. rorma: anarquía en su decadencia. b) Gran urguesia. Espiritu: anarquía, breve optimis mo; luego mlnlxsmo Forma; colectiva yasociada. AMAUTA e) Proletariado. Espíritúz socialismo (colectivismo. For, ma: colectiva y asociada.
Si hemos entendido bien esto, veremos netamente las dos grandes líneas del arte de las dos clases y la escisión interna del arte burgués.
a) El arte burgués: lo. El realismo y el naturalismo pequeño burgueses son hoy imposibles en razón de la formade producción actual; no son sino un reflejo dela burguesía en el tiempo.
en que estaba en plena salud. Esta etapa, lógica ehistóricamente, está desde hace tiempo traspasada. Sin embargo, la mayor parte de los pintores pertenecen todavía a estas escuelas porque la burguesía gusta de ver la época en que se encontraba sana. Los pintores que pertenecen a esas escue las son pues simplemente unos farsantes o unos prostituídos. 2o. Cubistas, futuristas, constructivistas, artistas de má quinas, están en pequeño número. Son los más honrados, los que instintivamente quieren expresar el desarrollo de suanarquismo individualy lógicamente no muestran más qne su disolución (repudiados por la burguesía, porque lo que representan es la verdadera historia de esta burguesía)
Fin del arte pequeño burgués: impresionismo, tuturismo, expresionismo. Ruina de la gran burguesía: construc tivismo, arte de las máquinas Estas dos formas dearte tocan pues a su término. Como conclusiones podemos decir, en lo que concierne.
a los cubistas, futuristas, constructivistas yartistas de máquinas que ellos han asido en el conjunto las tomas organizadas, los colores, la materia en los medios y las formas de producción actual. Pero la esencia de su arte es siempre individualista yanárquica. Es la misma contradicción que en centramos desde el punto de vista social, en la gran burguesía. Estos artistan dan solamente una supraestructura tercera etapa del arte de la burguesía.
1500: Impulso 1800: Florec¡miento IQOÓ: Decadencia. b) El arte proletario: El proletariado se encuentra err.
pleno desarrollo, no solamente desde el punto de vista e conómico sino cultural. Basta para demostrarlo constatar que la cultura y el arte proletarios han conquistado ya la sexita parte de la tierra. La cultura proletaria juega un rol ca da vez más importante y, al contrario de la cultura burgue sa, está en ascensión, toma impulso.
En Francia, donde la gran burguesía no ha podido to davía jugar un rol decisivo (enrazón del estado de los me dios de producción) tenemos una doble manifestación que constatar: la pequeña burguesía es todavía fuerte (aunque débil desde el punto de vista mundial) y la grande es aún débil. Esta manifestación se refleja igualmente en el arte.
De una parte, ésta es la razón por la cual los constructivis tas son aqui extraordinariamente poco numerosos; por otra parte esto muestra que el proletariado está hasta ahora debilmente organizado y que se encuentra bajo la influencia pequeño burguesa. Este débil desenvolvimiento del proletariado produce evidentemente un débil desenvolvimiento de la cultura y el arte proletarios. Pero, a pesar de todo, esta cultura existe ya, esbozada en las incipientes tentativas pe queño burguesas.
Tenemos pues las consecuencias siguientes. impotente por razones históricas, la pequeña burguesía es dueña de la situación, de donde resulta: en la forma, naturalismo, ínstructívismo, impresionismo. arte de las máquinas. Ninguna vista de conjunto es posible. Confusión. Anarquía.
En el espíritu he aqui lo que se os ofrece: La virgen deja su velo bajo la Luna. Cristo en Cruz. Bueyes en el crepúsculo. Santa Virgen Santos góticos de ojos rasgados Los amores de leda y del Cisne. Un pe ueño burgués se imagina que él es el cisne. qué pue cha 11