. y ammm »1wa MAU A.
13 El. Hacioh ailismo en Ía Améñioa. Laíin. gtll ion Jos: vAsoonezuos Vasconculos, madera de quuerriloff. Si cualquiera de vosotros, profesores y hombres o mujeres de pensamiento, se presentase en el claustro de la Universidad de México, en cualquiera de nuestras universidades iberoamericanas, estoy seguro de que, de todas las bocas que allí 05 darian la bienvenida, saldria una misma súplica unánime y cordial: Decidnos cómo es el Aus tria contemporánea, qué es lo que piensa, ué es lo que anhela. Atales o parecidas preguntas tendr ais que impro vrsar respuestas; y esto mismo es lo que tendré que hacer en el presente caso, para responder a las interrogaciones que bullen en vuestras mentes, a la vista de un mexicano, a la vista de un iberoamericano. Mi voz tendrá que esforzarse y mi ánimo habrá de. ensancharse, para recoger 1mpresrones, para comunrcaros. un esbozo de lo que son, lo que hacen y lo que piensan ochenta millones, de almas. Almas, todavia en formación y que se empeñan en llenar y en integrar todo un continente y un continente que es la esperanza y la ilusrón postrera de todas las razas de la tierra. Quiénes somos, qué somos. l) Conferencia pronunciada en. el Congreso Socialista reu¡do en Viena, en diciembre pasado. DEDICMZO M. VlNCENZI Extraño problema es el de cada vida. humana y dificil el intento, siquiera sea de definirla; más dificil aún en nuestro caso, en donde se juntan los sintomas de la juventud con los peligros y los males dela decadencia.
Extremadamente dificil por tratarse de una za, hecha de contrastes y de paises que son inmensamente ricos en recursos naturales, pero sumamente escasos de bienes disponibles.
Situación también contradictoriadesde el punto de vista espiritual porque poseemos vene ros inexhaustos de cultura heredada y una generosa universalidad de conciencia; pero al mismo tiempo padecemos de una general ig norancia y de una completa ausencia de planes constructivos. Del fondo de este caos, que después de todo, quizá sólo sea una circunstancia inevitable del gran proceso de preparación de una cultura original, del fondo de todos estos da tos, de estos hechos, de estos juicios acontec1mientos, procuraré extraer algunos ¡los de urdimbre para tomar un va go tejido. Pro curaremos seguir las ondulaciones misteriosas de esa cristalización de los rasgos de una raza; rasgos más impalpables que las ondas de la cristalización química. Trataré pues de bil vanar los hechos dentro de algunas series de conceptos que acaso nos sirvan para descubrir la dirección, la tendencia constructora en medio de la confusión y tumulto de los sucesos.
Acaso también, pues nadie conoce el límite de los poderes merlales, acaso también contribu ya este esfuerzo nuestro. unto con otros seme jantes, repetidos y renovados, a crearesa direc ción que falta a los hechos, esa corriente ue arrastra las cosas, modela los ánimos, yoblrga.
a los pueblos a convertirse en creadores de ideal. De esta suerte el futuro inmediato. podrá tomar de nosotros, de nuestra voluntad y. de nuestro pensamiento, su sentido y su ley: la fuerza que necesitan las cosas para organizarse y ascender con esplendor. Desgraciadamente, toda la cultura aparece siempre como un intento que no se» logra del todo. Cada proceso.
de avance se mira amenazado por esa su e de vacilación de los sucesos ue no aciertan a insertarse el hálito su períor; que no ogran adaptarse a la voz de mando del ideal. El empeño colectivo se rompe entonces, la energía se dispersa. y la existencia, desamparada del espiritu,. vuelve a su aplanamiento y a su torpor. El alma individual también, contagiada del ritmo interior, susceptible también a la ley de las cosas, que son más parientes de nosotros de lo que a primera vista se cree, se siente como desgober nada y deshecha; igual que si también estuviese sujeta al influjo de la misma fatalidad que desintegra la energía ftsica y a la misma roca la convrerte gradualmente en polvo, a causa de los lentos y constantes desequilibrios de tem peratura y al roce de los movimientos combinados. La Gran Bola de los homogéneo, devorando, constantemente los atisbos y los intentos de creación de lo particular.
Nosotrosy el mundo físico, en realidad, un solo todo, amenazada de recaer en laspracesas de abajº; en lo que llamamos caos de lo fisico, en lo que llamamos mal en lo ético, en lo que llamamos feo dentro de la esfera de e. rr why¿»ew amaah gnmu mm