12 El. proceso del gamonalismo partir de enero próximo, Amauta publicará mensualmente un boletín de protesta indigena, desti nada a denunciar los crímenes y abusos del gama nalisrno y de sus agentes. Nuestra boletín se propone únicamente la acusa eia documentada de los desmanes contra los indios, con el doble propósito de iluminar la conciencia pa bliea sobre la tragedia indígena y de aportar una nue va serie de testimonios al juicio, al proceso del gama nalisma.
Los indígenas que Individual. cºlectivamente sufran un vejámen. una expoliaeia n, pueden hacerla conocer por media de este boletín, que facilitándoles un instrumento de denuncia pública. les permitirá conseguir, al menos, una sanción moral para sus expoliadores. Todas las denuncias deben venir garanti zadas por las firmas de los interesados, legalizadas notarialmente en los casos en que esta sea posible. La publicación será gratuita. No nos encargamos absolutamente de gestiones ante las oficinas públicas. Nuestra objeto es docu rnentar concretamente el proceso contra las gamma les. Para esta ladar contamos con el concurso entu siasta de nuestra estimada colaboradora Dora Mayer de Zalen y de las buenas supe rstites de la extinta Aso ciación Prd lndtgena. de ehaaffeases, electoras, oficinistas. periodistas y abogadas, resultaban anacrónicos. incomodos el cabello y el traje lar gos. Las mujeres han sacrificado su cabellera por obedecer a una moda más o menos graciosa y sentadora, pero también lo han hecho impulsadas por corrientes de este tiempo; deporte. trabajo y feminismo. FLIRT CAMARADERIA. Del contacto frecuente en los centros de traba¡oy en los centros de sport ha nacido entre el hombre yla mujer un vínculo que no conocieron otras generaciones: la camaraderla. Un jóven y una muchacha trabajan juntos en una oficina o se encuentran en el caurt de tennis para el partido diario. No se enamoran el uno del otro, pero si surge entre ellos un sentimiento se ncillo, sano y vigoroso, exento de todas las complicaciones tantas veces dolorosas del amor; un sentimiento muy semejante ala buena amistad de dos compañeros de colegio. La camaradería no es romántica, por cierto, ni la adornan los matices de la amistad, que tan facilmente se torna amorosa. pero si tiene la lozania y la frescura de una planta silvestre. Es muy siglo veinte al revés del flirt ese juego ingenioso y sutil, pero un poco malsano y cuyo abuso resta al corazón virginidad y al alma.
transparencia practicadº ya en ese buen tiempo de duques pastores, amantes princesas y tiernos galanes. que diria el poeta de Prosas Profanas. Porque la pareja humana ha gustado siempre de jugar, un poco perversamente, con sus más sagrados sentimientos y lo único nuevo que trae el flirt es su nombre, perfectamente aclimatado al castellano, y subrayado, ahora, con las estridencias del jazzband. EL RADIO LA LITERATURA El periódico y la revista crearon su literatura matando, por cierto, muchos talentos, que no supieron es. capar. a tiempo, a la voracidad de ese gran monstruo. que es el periodismo el radio, también. está formando la suya y muy pronto habrá una legión de escritores especialistas exs. o. ww. MAU A gara audiciones de En Francia, por. ejemplo, ya ay novelistas. que se dedican a escribir follet¡ nes para los abonados de las estaciones radio telegráficas, má s, menos que si se tratara de un diario o de una rev15ta ¡lus trada. ¿Qué virtudes y cualidades pedira el radio a sus. escritores. Cuál será la buena y cuál será la mala literatura de la Hay que figurarse a un abonado con el fono en el oido o ante su radiola. Ese hombre tiene derecho. escuchar algo breve, ameno y claro. Las lecturas largas aún sembradas de bellezas literarias y de exquisiteces de estilo aburren profundamente, al ser transmitidas por la onda. Salambo por ejemplo, perderia toda su hermosura leída en una estación OAX. LOZ. La novela, cuento o charla número de programa de radio tiene que llegar al oyente ya no se trata del lector rápida, escueta, despojada de oscuridades y sutilezas, encerrando el maxi ymun de palabras. que imaginación tan vivay poderosa han de poseer estos prosadores de radio telefonia, para ur dir la fábula que fuera del marco del libro familiar y querido y del periódico, que ya es un viejo compañero de la existencia actual, haga interesantes y seductoras las horas de la velada hogareña. LA ETERNA PAREJA LA VlE MORAL Ni el amor, ni la moral han cambiado en su esencia.
Presentan otros matices, si, distintos detalles y se han revestido de otro aspecto, pero su estructura y sus lineas ge nerales son las mismas, que al principio del mundo, cuando la pareja humana jóven; ingenae y bella se enlazaba ba jo el purisimo cielo de las primeras edades del universo.
Más sonriente, aligerada de muchos de aquellos prejuicios, con que la envolvió la intoleranciay la pequeñez espiritual de los hombres. se nos presenta hoy la moral. Pero los viejos preceptos permanecen intactos y no ha perdido su fuer za aquella voz, que ordenó, un dia, tanto al hombre como a la mujer, ser bueno, compasivo, honrado y cuidar de la limpieza del corazón y de la pureza del alma como de magni fico tesoro. No importa que hayan variado las fórmulas y la letra; perdurayperdurará siempre el espíritu de los de, beres y de las grandes leyes morales. el amor. Será cierto como lamentan algunos que en este siglo sin romanticismoy sin ilusiones se ha a gotad0 la fuente del eterno sentimiento. Acaso el hombre y la mujer ya no saben murmurar las dulces y ardientes palabras, que como un leitmotiv pleno de armonía, ha repetido, desde tiempos inmemoriales. la humanidad? Cargada está la hora presente de preocupaciones económicas y po liticas, y, sin embargo, el melodioso leitmotiv no ha cesado de resonar. El dinero y el sentido erótico cuántos cri menes y tragedias pasionales registran las estadisticas se dividen el dominio del mundo. Los pºetas cantan al motor, a la fábrica y al foot ball, pero también a su amor y a su desesperanza. Muchas veces el artista como lo hacían los inmortales pintores del Renacimiento evoca la figura de la amada en el lienzo. cómo palpita, honda y dolo rida, la nostalgia amorosa en la sonata de Leken, en el Nocturno de Fauré. en el Poema de Chausson y en las canciones de Duparc. Más fuerte que la muerte. el amor sigue arrojando a los seres el uno hacia el otro. Ella, la emaneipada la emanciparon la educación, el ambiente, el trabajo y las costumbres. él, el hombre moderno fuerte, libre. un pocc cínico solo lo inquietan y lo interesan los negocios y los asuntos de finanzas se encontrarán cualquier dia y a pe sar de todo cantará el viejo tema amoroso en sus corazo nes. buscarán la complicidad del atardecer para formar en la decoración romántica de un jardin, de una alameda ofrente al mar la inmortal, la eterna pareja humana. Lima. diciembre de 1926. 4. usa. u