. AMAUTA LA COLEGIALA, dibujo de Norah Borges Hemos tenido primero una era de poesía. Era un tiempo fantástico. absurdo y admirable, tiempo de hambre, de guerra civil, de carnavales en las plazas públicas, de pin turas de las casas con colores chillones, de terror, de grandes Poetas ¡y de piojos titicos. Todo el mundo estaba ocuPado en aenas imprevistas: notarios hacían de instructores en los estudios de ballet, poetas dadaistas arreglaban 19 las tiñai1zas del Estado. Encima de las ciudades destr ut das, heladas, sombrlas y hambrientas, se. alzaban inmensos letreros luminosos. Electrizaremos al mundo entero El tiempo de verano fué adelantado en tres horas, de suerte que duraba el Sol hasta la noche. Una vez se ha decomi. sado un stock de mesas de biliary pronto se ha podido ver en todas partes a mujeres con capotes militares desgarra dos y elegantes sombreros confeccionados con patio verde.
Los caballos sin duda han reventado, pero los hombres han demºstrado mas resistencia. Enganchándose a las carretas transportaban su ración alimenticia. Cuando por azar se obtenía un poco de carne, se amaba.
Era un tiempo espléndido porque todo, el mundo se daba cuenta de que todo esto no habia pasado en vano. Era claro que ésta debía ser la era de los poetas. Se decía los versos en las reuniones políticas, en las cantinas, al aire libre y en las estaciones. No era fácil conseguir una media libra de pan sin que estuviese empapado en inspiracion poética. Fué un tiempo en que el titulo de poeta. siendo co mo era honorífico, confería al poseedor el env1diable privi legio de ser dispensado del servicio. de limpiar de nieve la ciudad: Así en Kietf, yo he estado frecuentemente obliga do a examinar, en mi ca. idad de Presidente del Sindicato de Escritores, centenares de ensayos poéticos de principian tes. Estos debutantes, en su vida privada, especulaban con dólares o con sacarina. Los proleteult (las instituciones para la difusión de la cultura proletaria) organizaban escuelas de oficio poético enlas cuales los viejos poetas simbolistas ex plicaban a los aprendices apenas alfabetos el arte de rimar.
La prosa requiere tiempo y papel: ambas cosas falta ban Hasta los certificados de toda clase seescribían al re vés de las facturas viejas. Si un afortunado cºnseguía hacer imprimir sus poesías eran siempre en un magro folleto.
Además los versos son. facilmente recitados, aún por el ca mino, lo mismo que fácilmente pegados a las paredes. Por consiguiente, las causas intenores y extenores tavorecían la expansión de la poesia.
La figura mas representativa de este periódico fue incontestablemente Mayakovski. Es el verdadero portavoz.
de la juventud rusa. Cuando élrugia con. una voz de cien esto no era simplemente la protesta del. vientre sino toda una religión. Mayakovsky, se colocó a la cabeza del mo vimiento nombrado entre nosotros el constructivismo y que los mismos americanos. Exteriormente. este movimiento hace pensar en las tendencias de la revista francesa Esprit Nouveau. pero en el tondo nos encontramos en pleno romanticismo. En una calle de Moscú, donde las casitas de madera no son raras, una calle con montones de nieve, las cúpulas doradas de las iglesias, los colores asiáticos de las calzadas, en esta calle, soñar con rasca cielos y máquinas perfecciona.
das. corresponde más o menos a los sueños de un ciudada no de los EE. UU. en la naturaleza salvaje y virgen. El culto del objeto nace espontáneamente donde la industria no es. tá sino en sus primeros pasos. Sus ciudades son islotes en medio dela inercia pasiva, pero hostil, de las aldeas. Essenin fué el poeta propio de esta multitud aritmética Poeta no leído por ella, pero nutrido por su savia secreta. que, manteniéndose comunista, quiere ser más americano El es como ella: o turbulencia o desesperación. Su mejor li bro es significativo por el título: La confesión de un granu ja. He aqui cuatro versos de su libro. Oh! gentil y ridiculo potrillo ¿a qué correr y tras de qué. No sabes que la caballería de acero ha vencido a los caballos vivientes?
Habla aqui Essenin de un tren y de un potranco que se ha lanzado en su persecución, pero habla también de otra cosa. El sentimiento de la perdición que se hacia oir desde siempre en su poesía arribó después casi al mutismo.
Debo detenerme en la obra de un poeta. cuya gloria es rara y sorda. ignorado totalmente por el gran públicorrha transformado con su libro el carácter y la materia de la poe sía rusa. Su influencia puede ser comparada a la de Rimbaud