. fw. 17 MAU A. Io M. Eiig úreqn. y la Nuetraf Pó ésla pon, J6R GE BASÁDRE. counm, PRIMER ifoera omcn.
Cuando José Maria Eguren apareció, no se hacía en el Perú literatura netamente literaria, tal como la entien den hoy los poetas nuevos. Al público todo estaban diri gldos los poemas; Las consagraniones tendían a ser consagraciones de la opinión pública. La técnica y la estruc. tura del verso eran comprensibles para el iniciado y para el rgnaro. Chocano, el más difundido de nuestros poe tas, después de haberse iniciado en, la poesia civil en re. lación con sucesos políticos o patrióticos, ensayaba ser el vocero continental. La aristocracia intelectual y espiritual de González Prada habia buscado la tribuna para expre sar sus ideas literarias, politicas y sociales y. así todos los escritos en. prosa de este hombre sin condiciones físicas para la oratoria son discursos; y los poemas de Minús culas. no eran precisamente revolucionarios, mientras que Exóticas. que es el libro más aproximado a los de Eguren en la literatura nacional, tenía más bien un valor lexrcográfico. Leonidas Verovi, por otra parte, era esen cralmente un poeta de periódico. La generación que en tonces se iniciaba, después de ungir como poeta a José Gálvez en una asamblea universitaria, lo iba a ver triunfar.
en un concprso. Cisneros tras de encantar a los lectores de Actualidades y delos concurrentes a veladas con sus versos románticos, era absorbido por el periodismo. Ure. ta, Bustamante y Ballivián no estaban completamente ale ia dos de esta orientación. Eguren inicia la separación radical entre el público. La. burguesía intele ctualºempieza a sentir el malestar de la incomprensión yamoiarse y a lamentarse porque se escribe en difícil.
EOUREN a. cheac;omsmo Apesar de que la poesía de Eguren con sus imágenes dobles y múltiples, interpretativas y trascendentes aunque sin carácter explicativo, se afilia al simbolismo, tiene remansos emocionales que evocan a las más puras efusio nes románticas. Pero tiene también avizorés presagios de la liberación posterior. No llega a la supresión del plan lírico, del tema concreto; conserva aún lo que Jean Epstein ha llamado en su libro sobre la poesía de hoy el pensa miento frasef. carece del pensamiento asociación. instantáneo, vertiginoso, antigramatical. Su ruptura con. la lógica acostumbrada está en sus temas y nó en sus frases, esta precisamente en e desarrollo de que prescinde la poesía posterior; gramaticalmente correctos, sus poemas más obscuros lo son por su significado aparente. Frente al arte nuevo están, además, su aristocratismo y su melancolia. Pero antes de que alborearan las escuelas de vanguardia, Eguren prescindió absolutamentede la anécdota, de la representación objetivista y superó la realidad intu yendo formas. poéticas distintas de las que la realidad exhi be. Es, pues. un precursor del arte nuevo que desdeña por manida e inferior la reproducción simple de la vida y otra la superación de la vidapor el arte mismo.
Abundan hoy enlas poesias líricas e imperaban en la época en que Eguren comenzó a publicar. los recuerdos.
Resultan ellos sedimento o cristalización de escenas en so ledad reflexivao en compañía emocionada. Todo lo ajeno al yo es subalterno o inutil entonces. Esa es la manera. fácil y directa: contarlo quea uno le pasa. lo sumo, en forma de comparacrones, como meros ingredientes, suele mtentarse la pintura de las formas visuales de la realidad, a lo que tiende otra especie de poesía, la descriptiva. Pero esta mtervención se llmitaa lo normal, a lo visible a lo que la historia ola naturaleza han hecho. a poesía de Eguren no emplea estos proceden ien tos. Nl es la confesión directa ni es el reflejo de las formas exteriores de la realidad. Páesfa de visionario a la vez que deintuitivo, que ha visto seres y cosas que nadie vió jamás, representando lo que se halla enºel. fohdo más inti mo de todos; Pero Eguren no podria décir eomo la es cuela creacionista, a la que se asemeja por esta actitud, que el artista debe crear su obra con la independencia con que la naturaleza crea el árbol. Hay en su arte que desdeñ a las apariencias de la vida, una final identificación con ella, solo que es una identificación honda, pura, insondable.
Este aspecto de la poesia de Eguren es lo más personal, lo más imperecedero de su poesia. Menor intensidad, me nor originalidad hay en todo ese sector que representan sus poemas más accesibles y mondados, aunque lleguen a acentos de un romanticismo tan alquitarado como los del lied La canción del adormido cielo. la Noche. etc. LA METÁFORA. En el. valor atribuido a la metáfora, es fácil notar otra diferencia entre Eguren y ¿los nuevos; El procedi miento de las imágenes juntas que emplea Eguren. no es fácil asidero para la metáfora inconexa, hoy en boga.
Aquello del panteón de los mares y alguna otra podría ser citada tan solo. En cambio en este sentido, evidentemente se emparenta Chocano con los nuevos sin que qui za haya otro parentezco literario entre ellos. Algunas metáforas de Chocano, desligadas del tema central y de la métrica, podrían ser buenos versos ultraistas. Recuerdo estos ejemplos, al azar: los chasquidos alegres de los ca eos como masticaciones de monstruosas mandíbulas, pr otesta el rio con clamor de fraguas, el tren pasa los túneles como aguja que cosiera montes etc. etc. uvawnmusrau. También en contraposición del arte nuevo, para el cual la palabra ha perdido su valor de calidad, de distinción, hay en la poesía de Eguren esencialmente un valor musi cal. De la música de Rubén Darío puede decirse que fué música de orquesta, pueshasta en las notas civiles o épi cas supo poner el lirismo de flautas y violines; de la mita sica de Chocano, que, a veces, no siempre, es música de banda. La música de Eguren evoca solo a un instrumen. to, pero raro y puro. Es una armonía a la sardina que, sin embargo, llega a lo recóndito mejor que todo ostentoso estruendo. No parece que estuviera escrita en caste llano por la tradicional rudeza de este idioma que Una muno llamara huesudo; y porque los hombres vulgares lo oímos y lo usamos todos los días; En verdad, aún si estuviera escrita en el idioma más armonioso y suave, siem pre daria esa sensación porque con frecuencia us palabras parecen notas. Mendelsohn, Schumann, Chopin podrian ser los compositores a citar ahora; pero nó los nuevos: ni Strawinsky, ni Satie, ni Ernest Schelling. La riqueza melódica proviene no solo del compás de las sílabas, de invero ímil suavidad, y tan armoniosas a pesar de des asirse a veces de la métrica común, sino de las palabras mismas. Eguren nada. tiene de bardo. no hace cantos sino poemas; ysu estética rechaza todas las palabras. vulgares (conozco una anécdota burlona en que aparece calificando a botón como palabra mala. Sutiliza el cas DE LAS ACADEMIAS, LIBRANOS SENOR RUBEN DARiO