MAUTA POR IBERICO RODRIGUEZ Los nºs a1 sl1 smos En ocasión anterior hemos dicho que existen dos concepciones extremas de lo absoluto: la que lo identifica. con el ser y la que lo identifica con el devenir. Concepciones que se reclaman de dos opuestos sentimientos de la vida y que a su vez suscitan dos direcciones encontradas en orden a las aspiraciones supremos del espiritu. La concepción que. confunde lo absoluto con el ser, es decir con la para inmovi lidad, contraponióndose a la inquieta inestabilidad de la existencia concreta, engendra un sentimiento de nostalgia, como si el hombre hubiese abandonado una patria de salud y de paz y quisiera retornar a ella a través de la confusa a gitación en que vive. Esla aspiración de toda la decadencia helenistica. en especial del neopiatonismo alejandrino que impregnando elmundo en el sentimiento de su propia fatiga. señala como la más alta posibilidad de la existencia, la fu sión inefable y estática con el UNO PURO en quien la afirma ción absolutadel ser acaba por abismarse en la muerta va ciedad de la nada. La concepción que identifica lo absolu to con el devenir, por elcontrario, lejos de orientar el nos tálgico deseo del retorna, el anhelo neoplatónico de quietud y de paz, acepta decididamente la vida y la glorifica con su dolor y su inquietud. Cada una de estas concepciones deriva de una cierta experiencia. como el misticismo no es otra cosa que la ex periencia inmediata de lo absoluto, podemos hablar de dos misticismos, una que se absorbe en lo inmutable, otro que se aventura en lo cambiante. La formula de Precio: El ser es en si, sale de si, vuelveasi. condensa en forma esquemática y perfecta la metafísica del absoluto estático y sugiere al propio tiempo. su contenido afectivoy sus valoraciones morales. El mundo del movimiento, la vana agitación de la vida son degra daciones del ser. formas caidas e imperfectas, de las cuales deben redimirse los hombres mediante el ascetismo, la can templación, el éxtasis. Así la vida que es cambio constante. contradiccióny lucha, es desvalorizada y sola se ¡salva en el.
acto final en que se niega. La fórmula de Heráclito: La guerra es madre y reina de todas las cosas traduce de manera acabada el se n; timiento metafísica de quienes identifican lo absoluto con el. devenir. Es que todo movimiento implica oposición, contras te. y el devenir eterno, sin principio ni fin, un deseo jamás satisfecho, qu produce y suprime incesantemente las innu merables apariencias en que pretende apaciguarse y que en realidad lo excita No es necesario decir que el misticismo en este tipo es trágico. Siente lo realidad como una lucha sin término.
Sabe que la vida es querer y el querer, dolor. Pero la ama do a Lenin, en un poema de varias dimensiones, dice que los senos salame y la peluca a la garconne son las pri meros pasos hacia la socialización de la mujer. de esto no hay que sorprenderse. Existen poetas que creen que el jazz bandº es un heraldo de la revolución. Por fortuna quedan en el mundo artistas como Ben nord Shaw, capaces de comprender que el arte no ha sido nunca grande cuando noha facilitado una iconografía pa. ra una religión viva, y nunca ha sido completamente despreciable sino cuando ha imitado la iconografía después. que la religión se había vuelto una superstición. Este ál timo camino parece ser el que varios artistas nuevos han tomado en la literatura francesa y en otras. El porvenir se reird de la bienaventurada estupidez con que algunos críticos de su tiempo los llamaron nuevos y hasta revo lucionarios. josé CARLOS MARIATEGUI.
por que es tambien promesa. posibilidad inagotable de creación y de ¡Juventud.
La vida es doicry es inquietud pero es tambien ilusión: sueño que si pudiera realizarse aboliria el dolor y la inquietud Ycomo la vida es un drama que se complica siempre y no se desenlaza nunca, la ilusión no está destinada a realizarse. He aquí ahora la profunda contradicción del misticismo que consagra la movilidad como lo absoluto: debe denunciar la perfidia de la ilusión porque todo cumpli miento es inmovilidad y negación de la vida; debe amar la ilusión porque ella es necesaria para dar al esfuerzo direc ción y. finalidad.
Sabemos que es absurdo establecer distinciones acabadas en la realidad concreta del espiritu. El misticismo del reposo engendra el movimiento porque sólo alcanzan la paz quienes combaten; el misticismo dela movilidad configura su inquietud en símbolos relativamente estables. Pero de todos modos la emoción mistica se polariza en dos extremos ideales. por ello, en medio a la universal confusión de las disputas ideológicas, podemos distinguir dos grandes categorias de espíritus: unos que interpretan la realidad en le rminas de fijeza, otros en términos de oposición y de inestabilidad. Entre los primeros se cuentan Parménides, Platón, Platino, Spinoza; entre los segundos Heráclito, Boehme, Nietzsche, Bergson, Unamuno el gran español cuya AGONIA nos revela de modo pate tico el terrible conflicto en que la vida y la muerte se confrontan para la mayor gloria de la vida. en marcha 73 ÍM¡ ESTOY. RIENDO Un guijarro, uno solo, el más bajo de todos, controla e e. a todo el me dano aciago y faraónica El aire adquiere tensión de recuerdo y de anlz elo y bajo el sol se4calla. hasta exigir el cuello a las pirámides.
Sed. Hidratada melancolía de la tribu errabanda, gata. 41. gota. del siglo alminuto. Son tres Treses paralelas. barbados de barba inmemorial. Es el tiempo este anuncio de gran zapatería. es el tiempo, que marcha descalzo de la muerte hacia la muerte.
PARIS. CESAR VALLEJO. msn. ve. v. a wv. wº v u f. M,. 4,. 4¿;r ngí. ºvw