MAUTA PORQUE: masºu STAN LO. Houonro n:. eAºo. Pº. Los ojos son, sin duda, la facción que más interesa a la generalidad de los hombres. pesar de que esto es evidente a la observación vulgar, he verificado una enquéte, entre gentes de alta cultura, preguntando. Cuál es la facción que le gusta a Ud. más en el rostro femenino? El68 por ciento de las respuestas favorecía a los ojos. Es con)eturable que entre. gentes menos refinadas la afición por los ojos tenga un mayor porcentaje. es digno de notar se el hecho de que para aquellos sujetos para los cuales los cios no constituyen la facción favorita, ellos son, sin em bargo, motivo de interés estético erótico.
Los enamorados y los poetas, acaso de todos los tiem.
pos, han hecho de los ojos objeto preferente de su contemplación, de su admiración y de su elogio, usando las comparaciones y las conexiones alegóricas más variadas. Cito a continuación algunas de ellas, cogidas al acaso en una antología popular, muchas de las cuales no carecen de inte rés psicológico: ojos mágicos. ojos cuyo veneno fasci na. ojos de condenación. ojos divinas cisternas. ojos que son lagos de locura y tentación. ojos cual ribera ce lestial. ojos que matan la voluntad. o¡os, soberanos ta 2º¡ oJ os¿
lismanés del olvido. ojos que turban y suspenden. ojos antiguos, de serena irradiación celeste. ojos, fuentes inagotables del encanto. ojos, ventanas del alma. ojos, hostias de amor. ojos que irradian luz de besos. ojos en que brilla el amor. corazón que en tiernos años por. un os mes te pierdes. ojos ardientes. ojos soñadores. o;os profundos como el mar. ojos color de esperanza. tiernos ojos de color de cielo. etc. Personas hay tan sensibles a la influencia de los ojos, que la contemplación de ellos les produce un estado psico lógico inefable, como un transporte emocional de inaudi. ta intensidad, parecido al éxtasis.
Esta seducción de la mirada a veces alcanza propor ciones tan desmesuradas que llega a ser verdaderamente patológica. He constatado el caso en un sujeto que, con frecuencia, al mirar con detenimiento los ojos de las mujeres, aún sin agradarle las demás facciones, experimenta un estado emocional tan grato y absorvente que lo desconecta del resto de la realidad; un estado que, según sus propias expresiones, tiene de deleite infantil indecible, de encanto nostálgico, de olvido lleno de ventura; algo asl como un goce experimentado ya en una vida anterior. Desgraciada mente este individuo no acepta ser psicoanalizado. Sin em bargo, le conozco bastante como para poder conjeturar con probabilidad de acierto, que es objeto de una fuerte adhe sión a la madre, de tipo francamente infantil. En general, el significado sentimental de la contemplación de los ojos se halla íntimamente ligado a la experiencia amorosa, como claramente lo han expresado los. poetas. Asi, Shakespeare, en Love Laboar Lost, comienza la defensa del amor con estos versos. Lave, first learned in a lady eyes Lives not alone inmured in the brain But, with the motion of all elements, Courses as. swíft as thought in every power; And gives tº every power a double pmver. Above their functions and1heir offices. Goethe, por su parte, en su Lied April. presen ta admirablemente las relaciones entre los ojos y los inte reses del corazón. Es obligadoreproducir aquí todo el Lied. Augen, sagt mir, sagf, was sagt ihr?
Denn ihr sagt mi! gar zu Schó nes. Gar des lieblichsten Getónes; Und in gleiclzern Sinne fragt ihr Doch ich glaub each eu erfassen: Hinterdieser Auger: Klarheit Ruht ein Herz in Lieb und Wahrlzeit jetzt sich selber u berlassen.
Dem es wahl behagen miisste, Unter sa vie! stamp en, blinden Endlich einen Blick zu finden, ha es auch zu schá tzen wiisste.
Und indem ich diese Chiffern Mich versen ze za studieren, Lasst each ebenfalls verfiíhren, Meine Blicke zu entzifferan Victor Hugo, en el tomo de sus poesías intitulado Les Cantemplatians, bajo el título Amour. escribe. Au philtregqu un regard bo¡t dans. autre regardEn ese mismo libro, en la poesia titulada Pleurs dans la nuit, dice.