18 de humanidad a que pertenecemos un puesto de avanzada en las luchas por el progreso y la civilización. En una hora grata de juventud, anticipamos estas palabras explícitas: Aspire mos a crear una ciencia nacional, un arte nacional, una política nacional, un sentimiento nacional, adaptando los caracteres de las múltipies razas originarias al marco de nuestro medio físico y sociológico. Asi como todo hombre aspiraa ser alguien en su familia, toda familia en su clase, toda clase en su pueblo, aspiremos también a que nuestro pueblo sea al guien en la humanidad. Yen la ovación que subrayó esas palabras creimos sentir un homenaje a los revolucionarios de América que, cien años antes, habían vibrado por análogos sentimientos, emancipando al pueblo de la opresión, que lo envilecía. 96. patriotismo nacional se extiende al horizonte político. Mientras pueblos de origen distinto se desenvuelvan en medios diferentes, existirán agrupaciones nacionales con características diversas, en lo ético y en lo mental. Es ta heterogeneidad es conveniente para la armonía Humana; el conjunto es beneficiado por la acentuación de los rasgos propios de cada una, en el sentido más adecuado a su me dio. La tipificación nacional ensancha y perfecciona el primitivo amor al terruño, extendiéndolo al horizonte civil de la nación. Cuando pueblos heterogéneos se encuentran reunidos en un mismo Estado, los vínculos morales pueden faltar y la unidad es ficticia mientras hay subyugamiento. No existen ideales comunes a los opresores y a los oprimidos, a los parásitos y a los explotados. La autoridad no basta para imponer sentimientosa millones de hombres que cambian de nacionalidad cuando lo resuelve un consejo de diplomáticos o lo impone con su garra un conquistador. El sentimiento nacional, que florece en las uniones de pueblos afines, no concuerda forzosamente con el patriotismo político, encaminado a consagrar los resultados de la camándula o de la violencia.
Cuando la justicia no preside a la armonía entre las regiones y las clases de un Estado, el patriotismo de los privilegiados ofende el ser imiento nacional de las víctimas.
El culto mítico de la patria, como abstraccion ajena a la realidad social, fué siempre característico de tiranuelos que inmolaron los ciudadanos y deshonraron las naciones. Aunque invoquen la patria para cubrir su bastardía moral, son enemigos de la nacionalidad los que no presienten et deve nir de un pueblo. los que lo oprimen, los quelo engañan, los que lo explotan. Enemigos, también, los que sirven y adulana los poderosos y a los déspotas: llistriones o laca fyos, cómplices o mendigos. La mentira patriótica de los mercaderes es la antítesis del tierno sentimiento que constituye el patriotismo del corazón y de la armonía espiritual que pone dignos cimientos al nacionalismo civil. El patriotismo convencional de los políticos es al nacionalismo ingenuo de los pueblos como los fuegos de artificio a la luz del sol. Sólo es patriota el que ama a sus conciudadanos, los educa, los alienta, los dignifica, los honra; el que lucha por el bienestar de su pueblo, sacrificándose por emanciparlo de todos los yugos; el que cree que la patria no es la celda del esclavo, sino el solar del hombre libre. Nadie tiene derecho de invocar la patria mientras no pruebe que ha con tribuido con obras a honrarla y engrandecerla. Convertirla en instrumento de facción, de clase o de partido, es empe queñecerla. No es patriotismo el que de tiempo en tiempo chisporrotea en adjetivos, sino el que trabaja de manera constante para la dicha o la gloria común.
97. El trabajo y la cultura son los sillares de la hacianalidad. Es vana quimera toda esperanza que no pueda alentar una acción; estéril toda energía no animada por un ideal. El trabajo es la matriz de la grandeza colectiva, pero carece de estímulo si el ensueño no hermosea la vida; la cultura es la legítima coronación de la vida civil, pero agoniza cuando se extingue la fortaleza de obrar. Un pueblo no puede vivir sin soñar, ni puede soñar sin vivir.
Pensar y trabajar es uno y lo mismo. Las razas seni. les no trabajan ni piensan; tampoco las ciudades muertas, que son osamentas frías de culturas extinguidas. Repudie. AMAUTAmos los sofismas de los mercaderes; no es verdad que don de conviene la energía sobre el ideal. Por el cammo de la. pureza y de la ignorancia ningún pueblo culminó en la his toria. Desdeñemos la hidalga hoigazanería de aquellos abue los que aún confunden su miserable condición con la sa piencia ascética, sugiriendo que los pueblos laboriosos vrven en sordidez prosaica. La historia dice que el trabajo y la cuttura se hermanan para agigantarlos, que la pobreza y la ignorancia suelen ser simultáneas en su decadencia.
Cuidemos la sementera, bendigamos los campos fe cundos; pero donde el arado rompa un surco, abramos una escuela. Arar cerebros vale tanto como preparar una mies ubérrima; la mies puede perderse y decaer la opulencia, la cultura no se agosta ni concluye. El trigo y el laurel son igualmente necesarios. Heracles y Atenea no son enemigos. Conspiran contra su pueblo los que alaban una riqueza ig norante o una mendicidad ilustrada.
El trabajo es fuente de mérito y base de toda humana dignidad. El porvenir será de los que trabajan. Todo holga zán es un esclavo, parásito de algún huésped. Sólo el trabajo da la libertad. Cada trabajador es una fuerza social; el que no trabaja es un enemigo de la sociedad. Ennobleciendo el trabajo, emancipándolo de todo yugo, transformándolo de suplicio en deleite, de vergúenza en honor, será posible que los ciudadanos gocen de servir a su pueblo.
Los valores morales tendrán el primer rango en la ética venidera. El ignorante es siempre débil, incapaz de con fiar en si mismo y de comprender a los demás; en la cul tura está el secreto de toda elevación. Ella engendra la única excelencia legitima, apuntala nuestras creencias, agudiza el ingenio, embellece la vida y enseña a amarla. Permite a los precursores decir con fe sus esperanzas y sus idea les. como si fueran la verdad y el sueño de todos; yde esa te proviene su eficacia. Trabajo y cultura son dos aspectos de un mismo advenimiento en la historia de la nacionalidad. Toda renovación de instituciones se inicia por una revolución en los espíritus y todo ideal pensado está ya en los comienzos de su realización. lt. DE LA HUMANIDAÓ OS. La humanidad es la patria del ideal. Cuando se escucha la sola voz del corazón, patria es el terruño; cuando prima el interés político, patria es el Estado; cuan do habla el id al, patria es la humanidad. Ven el desarro llo histórico de este sentimiento podemos decir que el te rruño expresa el patriotismo del pasado, la nación el patriotismo del presente, la humanidad el patriotismo del por venir. Mientras se extiende la solidaridad del terruño a la provincia. al Estado, a la humanidad, las fuerzas in morales del pasado siguen sembrando odio entre los pueblos, para apuntalar con el patriotismo político el régimen social de cuya injusticia se benefician Toda innoble agresividad que hiere el sentimiento nacional de otros pueblos, no es amor a la patria, sino industria malsana, eternamente fomentada por mercaderes dela palabra y de la pluma, al servicio de déspotas reales o potenciales. No tiemblan ante la responsabilidad de las guerras que encienden, preparados a comentarlas desde sus casas, mientras los pueblos se diezmen en las trincheras. Todos mienten lo mismo; pretenden que la propia nación es la mejor del mundo, engañando a los ingenuos con sofismas de que ellos se burlan. Corrompen la opinión pública y fomentan el culto supersticioso de mitos vanos, amparándose luego de ellos para encubrir sus vena les conveniencias. Maldiga la juventud a los envejecidos tartufos que conspiran contra la paz de sus pueblos, encendiendo regueros de intrigas internacionales en la diplomacia secreta. Maldiga cien veces a los que fabrican cañones robando el me tal que necesitan los. arados. Mil veces maldiga a los que hacen correr en el mundo una sola gota de sangre, que no es la de sus propias venas.