. MAu rA.
No se puede leer las obras de Marx sin admitir que. jamás habló a unobrero durante su vida, pero hizo el tra bajo de uno de ellos. Uds. han visto lo que pasó en Rusia cuando Lenin y Trotsky llegaron al poder y comenzaron a gobernar un gran Estado bajo la impresión de que podrian hacerlo de cierta manera. Se dieron cuenta de su error muy pronto e hicieron algo que ningún gobierno en este pais jamás pensaria en hacer: reconocieron su equivocación y la confesaron al mundo, exponiendo su carácter, con la evidente intención de salvar al pueblo. Vo pertenezco al periodo literario. Mi época de influencia ha pasado. gritos de nó, no. se todo lo que fué mi estupenda juventud; quisiera que Uds. supieran como siento el brazo cuando lo levanto asi (hace el ademán. He pronunciado una gran cantidad de discursos, he discutido mucho, he escrito también bastante, haciendo una considera ble labor en el sentido de enderezar ideas y orientar a la humanidad. Todos nosotros hemos hecho y estamos haciendo esa misma clase de trabajoy nos damos cuenta ha cia donde nos dirigimos. Hemos tenido nuestro turno en el gobierno; nos fué dado con el objeto de poder demostrar que no éramos aptos para él.
Bien, nosotros no dijimos en ese momento a Mr.
Churchill y sus amigos podemos gobernar. no nos jactamos de eso. Ellos en cambio no tienen la menor duda de que poseen la técnica y las verdaderas ideas para el gobierno. Nosotros no dijimos que podíamos hacerlo; lo que si afirmamos fué, de todos modos podemos hacerlo tan bien como Uds. creo que no haya una sola persºna que pueda decir lo contrario.
Las pasadas elecciones han demostrado al pais que cuando mi amigo el Chairman aquí presente, Mr. Mac Do nald era Primer Ministro, el país tuvo comparativamente. un relativo bienestar. No tuvimos miedo de que se hicieran en el exterior fatales equivocaciones, mas desde aquel entonces todo ha sido diferente. Con la ayuda de Mr. Zinoviev ode su reputación, Mr. Baldwin y sus amigos se deshicieron de Mr. Mac Donald y del Partido Laborista y. tomaron las riendas del Gobierno. Las tienen desde en tonces, han caido de desatino en desatino y solamente Dios sabe lo que harán mañana.
La sensación después de la guerra de que el pais había llegado por último a la paz, se ha cambiado por la de que por fin estamos cerca de la guerra. Tengo esperanzas de que, apesar de la supresión del Broadcasting, las pró ximas elecciones generales tendrán la cualidad de ponerme mas alegre de lo que jamás haya estado durante los setenta años de mi vida. Estoy bastante impaciente de que volva.
mos a entraren batalla. Algunos de nosotros sé que son bastante remolones, otros están demás. Tenemos que des. hacernos de los demasiado viejos, no tengo el menor in: conveniente en declroslo. Por lo menos esto me ahorrará la molestia de rehusar cierto número de ocupaciones.
UN ABSURDO DESCONCERTANTE Nuestra tarea está en hacernos cargo de la distribución de la riqueza en el mundo y digo a Uds. como ya lo he dicho antes, que no creo que haya dos hombres, quién sabe uno, de los 47. 000. 000 de nuestra población, que aprue be el existente sistema de distribución. iré aún más allá y diré que no encontraréis uno solo en el mundo civilizado que esté contento con él. Ha sido reducido a un desconcertante absurdo. Se puede probar esto preguntando a cualquier hombre inteligente de la clase media, si considera justo que debe ir a pedir, oomolimosna, una pensión enla lista civil, mientras un niño en la cuna está siendo objeto de controversia y pleito en los tribunales porque no tiene Sino seis millones con que ser alimentado y educado.
El primer problema dela distribución es el del niño.
Debe tener una renta para alimentos mejor que la de cual quiera otra persona, si queremos que la nueva generación sea de primera clase, apesar de que un niño no tiene moral, carácter, industria, ni siquiera decencia. Risas. Es en a quel ser abandonado que el primer deber del Estado ha de fijarse. Este es un ejemplo de que la cuestión de distribución domina en nuestros propósitos que son los que nos. llevarán al triunfo.
Creo que llegará el dia en qué podremos hacer la.
distinción entre nosotros y los capitalistas. Debemos exponer nuestras ideas, debemos anunciar que no estamos por el actual sistema de distribución, sino por la redistribución de la renta. Que sea siempre el nuestro un asunto de renta.
EL VERDADERO CAMINO He estado hablando durante un rato verdaderamente. largo. No me importa; sé en primer lugar que a Uds. les gusta oir la vieja historia dicha de la misma vieja manera.
He sido feliz esta noche. Comprendo ahora la distinción hecha por nuestro Chairman al comenzar su least. cuando dijo que Uds. me tenían en gran estima social y al mismo tiempo cierta cantidad de aprecio personal; no soy un hombre sentimental pero tampoco soy insens¡ble a todo esto, sé el valor de todo ello y me da, ahora que he llegado a la edad de setenta años. que no volverá a ocumr y lo estoy diciendo por última vez. una gran sensación de placer, el poder decir muchas cosas, que muchas otras per sonas no pueden decir.
Sé ahora que cuando era jóven y tomé el camino que. me llevó hacia el Partido Laborista tomé el verdade ro camino. RENOVACION REVISTA, MENSUAL Organo de las estudiantes de Farmacia y Química: Farmacia, Medicina, Ciencias Sociales, Arte, Literatura Reforma Universttaria Director: LEON DAS HURTADO POVEA. Lima. UT, RlS of. Director. MAR ¡vfrn. Piazza Adriana 30 Roma