Bernard Shaiu habla Í; sobre. los. próhllei hjás.
AMAUTA. delug lateierá y. jd el Socialismo Este es. el notable discurso pronunciadopor Bernard Shaw. el genial dramaturgo inglés, en el banquete, presidido por Ramsay Mac Donald. con que fu¿ agasagado en su 70º aniversario. Su. trasmisión radiatelefa nica, como es sabido, fué.
prohibida por el. gobierno de Inglaterra. La.
que constituye naturalmente una razón más para que tan interesante discurso, que toca vivas pro blemas de Inglaterra y del Socialismo, sea propagado y conocido. Nuestro amigo Juan Portal lo ha traducido especialmente para las tec tores de AMAUTA Durante los últimos añosiel público. ha hecho lo indecible. echando mano de todos los medios posibles, para que yo mº mamiestara de alguna manera. Han»fracasado cabezas voltearon violentamente hacia otra dirección, debien sus propósitos y desde entonces han comenzado a tra. tarme como si fuera un gran hombre. Es una terrible ta talidad para cualquiera que esto le llegue a suceder. Ha habido un marcado intento esta vez. de volver a considerar. me así. Por esta razón declina. absolutamente el decir. nada acerca de la celebración de mi 70º aniversario. Mas cuando el Partido Laborista, mis viejos amigos del Partido Labori ta, me han invitadoa venir aquí, sabía que ibaa estar contento; pues hemos descubierto el secreto de que no hay. ranáies hombres ni tampoco grandes naciones ni grandes. sta os. Dejamos esa clase de asuntos para el siglo diecinueve al cual propiamente pertenecen. Aquí todos ustedes saben que soy una persona extremadamente habil en mi tra bajo; pero no tengo la sensación de ser un gran hombre ustedes tampoco la tienen. Mi predecesor en mi clase de trabajo profesional, Shakespeare. vivió entre un grupo de. personas de la clase media. con excepción de una. Esta era un. albañil. Después de. la muerte de Shakes peare, la clase media comenzó a alabarlo editando una edi ción en folio de sus obras. aún no he llegado yo a esto, pero no dudo que alguien lo hará) y escribiendo magnífi cos cantos elogiando su grandeza. Significativamente cu rioso es el detalle de que el único tributo, jamás citado, es el del albañil que dijo: Quieroal hombre todo lomás que se puede quererle, pero node la misma manera que cual quier otro, XDOLATRANDOLO. conbenanoo LA IDOLATRIK. Ahora bien, este es el sentimiento que tengo espe ranzas que prevalezca. Comienza afastidiarme la idolatría por un lado y una superiocura en el otro. Desea uno ale vuelve al mundo y a los pecados del mundo en un efluvio dedulzura. Yhasta la piedra misma tendrá un temblor mistico; y hasta la arcilla, donde fermentan las gusaneras y bienen las padres, se tomarán en la axila caliente de tus eternidades. hasta el vientre de la mujer, asiento de tus turbulencias y de tus consupisceneias, que encandila tu carne y tus sentidos, santi ¡cado será porque de su fuente brota rán las generaciones y las greyes, lustralizaa as y purifica dasporelarnor. Asi; hermano, lzabnts falcanzado a materializar el es¡;iri tu hasta tocarlo; y a espiritualizar la materia, hasta. so ar a. entonces, que la paz, la religión y la categoría de tu corazón estén contigo. año de esto y continuar en las huellas del albañil, siem pre situándose al lado opuesto de la idolatría. haciendo lo posible por librarse de los grandeszliombres.
Entonces quien sabe nos libraremos delas grandes nacionesy seremos felices. Tenia esperanzas de dirigirme a un auditorio más numeroso aún que este, pero podrán recordar ustedes que este Gobierno cuando comenzó lo hizo con la cabeza extraviada, vuelta al revés. debid o al éxito de las últimas elecciones generales. En la intox1cacrón del momen to, también recordarán Uds. que dió su primer golpe maes tre con el objeto de demostrar al mundo cuán superior era en el manejo de la política exterior. al entonces Secreta rio de Negocios Extranjeros y Primer Ministro, Ramsay. Mac Donald. Comenzó por querer exterminar al pueblo. Egipcio, tratando de suprimir su abastecimiento de agua, represando el Nilo, pero aquello no resultó y cuando sus do ala iniuencia de mi amiga la señora Bontield, tuvieron la curiosa idea de querer suprimir el abastecimiento de ideas en este país, censurándolas. Risas del auditorio. Por supuesto que esto es muy curioso. Está muy bien para nosotros los aquí reunidos el reirnos de una ma. nera amistosa y bien humorada pero la risa irá un poco más allá de este cuarto. Quien sabe entonces sea una risa con la cual particularmente no gozará. Por ejemplo en el otro. extremo de Europa, nuestro talentoso amigo Trotsky, de la y manera más definitiva, se reírá de Mr. Winston Churchill. hasta se reirá un poco de nosotros: Tengo una gran ad miración por el señor Trorsky, pero suma es un poco demasiado sardónica. MUSSOÚNI COGE EL GOBIERNO COMO QUIEN COOE UNA FLOR Después, ahi tenemos a ese remarcable estadista el Signor Mussolini. Yo ni siquiera se si el Signor Mussolini alguna vez ha reido (risas. Nunca nos ha sido presentado cono tal, pero no puedo dejar de pensar. que, cuandc la libertad de nuestros periódicos liberales le reprochan el haber supri mido la libertad de palabra, se sonreirá. Pienso que la risa, sera muy distintadeparte de él, no meramentecontra nosotros los de este cuarto sino contra las tradiciones de inglaterra: contra inglaterra misma.
Recordemos que el señor Trotsky nos ha dicho con gran énfasis: Vosotros hablais de vuestras instituciones par lamentarias y de vuestra libertad de expresión pero. env el ins tante que vais a hacer uso de cualquiera de ellas de una manera seria os encontrareis con que los dueños de la proé 5ie¡dad hacen caso omiso de estas instituciones, disolvién as.
pues hace las cosas que no intenta hacer y las mismas que no haría si supiera que las estaba haciendo (risas. Ardorosamente quisiera creer que este movimiento estaba. dirigido unica y personalmente contra mi. Quisiera creer que yo Bernard Shaw, aqui presente, fuera la unica persona que pudiera aterrar al Gobierno Britanico, pero realmente este no es el caso, es imposible creerlo. Bien, creo que si ustedes discuten y eliminan todas las posibles objeciones contra mi, encontrarán que no hay ninguna, excepto la de que soy conocido como uno de los que apoyan a Su Majestad la Oposición yque los que componen Su Majestad el Gobierno, en la simplicidad de sus almas. han pensado, que todos los que apoyan a la primera deben ser suprimidos. Toman pues la muy seria medida en mi caso de negarme la libertad de palabra y probablememe dentro de poco también será negada a otros muchos. Porqué?
Pensemos en el pretexto. Me fue sugerido el que y emo Este Gobierno que tenemos ahora es maravilloso.