AMAUTA 23 EL ARTE LA SOCIEDAD Bunaºues POR GEORGE GROSZI La Galería Fleichteim me ha regado que os ofrezca una conferencia sobre el arte. Yo no soy crítico de arte, así es que no os hablaré objetivamente. en teórico, sino os expondré mis impresiones subjetivas y el resultado de mis experiencias.
Estamos delante de un tema bizarro y complejo. Parece imposible llegar, en esta materia, a un juicio razonable.
La época que vivimos, en sus contradicciones y en su lucha encarnizada de todos contra todos, muestra natural mente corrientes artisticas igualmente contradictorias y en carnizadas las unas contra las otras. Cómo se manifiesta pues hoy el arte?
Entremos en la arena. Desde los artistas patéticos has ta los partidarios de las clowneries. toda una alegre muen el Comité Pro Derecho Indigena, constituido en Lima en 1919, y en el Primer Congreso indígena Tahuantinsuyu, una verdadera revelación de auténtica iniciativa indigena, celebrado en Lima para el Centenario de la Independencia Nacional, en 1921.
Lo que era deseable que sucediera, estaba sucediendo; que los indigenas mismos, saliendo de la tutela de las clases ajenas, concibieran los medios de su reivindicación. Ape sar de que la empresa de los Congresos indígenas no ha mostrado adelanto en los años de 1921 al1925, puede abrigarse cierta confianza de que la vitalidad del movimiento no se ha extinguido y solo aguarda la benignidad de un momento propicio para retoñar con brío.
Hubo de haberse sentido en Lima un vacio dejado por la Asociacion Pro Indi ena, cuando se pensó, en 1922, en crear un Patronato de a Raza, compuesto por los elemen tos gobernantes. Ahí, otra vez, toda la vida de la institu ción está en la cabeza, el meritorio Arzobispo, Monseñor Li sson, sin cuya presencia parece que nada se hace. Con un plan algo caleado sobre el de la Asociación ºró Indígena. el Patronato difiere de ella en la composición de su perso nal que se limita a determinados funcionarios elevados, a quienes no obstante toda buena voluntad, les sería dificil tomar un punto de vista en oposición al gamonalismo. Como un resorte a que acudir en el problema, podrá ser aprecia ble esta institución, pero de ninguna manera como resorte único y principal. En la concurrencia de todos los elementos diversos preparados, no será exagerado decirlo, por la propaganda intensiva realizada durante seis años por la Aso ciación. Pró lndigena, debe buscarse la perspectiva de un triunfo dela santa causa de la Raza Peruana.
La Conciencia estimulada en los Poderes Públicos ha llegado a penetrar hasta la alta palabra de los Mensajes Presidenciales; el público general ha entendido, aunque todavía insuficientemente la solemne solícitación de este problema; el indígena ha cobrado fé enla organización de su defensa; la juventud sana ve flotar un ensueño que puede hacerse realidad. La mentalidad de los intelectuales de hoy salvará por supuesto la laguna que han originado once años de falta de desarrollo en los métodos trazados por la creación institu cional de Zulen y sus colaboradores, pero, creo que se haría bien en conservar la peculiaridad que caracterizaba a los luchadores de entonces de dejarse guiar, más bien que pretender guiar, en el medio indígena, atento al derecho de propio determinismo que tiene el pueblo indígena en su tierra natal. La Asociación Pró lndigena huía en su tiem po, y espero que habría huido siempre, de las toscasintentonas de moralización que caracterizan a los redentores mex pertos. Dése al pueblo indígena la llave del adelanto, la garantía de una recta administración, y él mismo abrirá a puerta que conduce a su porvenir próspero y hermoso.
Rendez ven. por Grosz: chedumbre se debate y se agita. Pero hay en todo esto un mal olory también una lucha que podrían romper los pin celes y los compasessAgitación. Reclame. Ruido. Tenemos también lo espléndidos aislamientos. resignación y misantropia. La multiplicidad individual penetra hasta en las clases de Academia. Dónde y cómo se manifiestan hoy los artistas que son los nervios más finos de la sociedad. Cómo y dónde se puede encontrar su influencia. Es tas flores de la nación arrojan con su perfume el hedor de nuestra vida?
Ninguna época era más hostil al arte que la nuestra.
Es entendido que la media de los hombres puede vivir sin arte. No tengo la intención de explicaros lo que es el arte: las definiciones más o menos diestras de los pontífices de marca os son bastante conocidas. Pero queda bien estable cido que, en la media de los hombres, hay un hambre de imágenes. Esta hambre es actualmente satisfecha y como no lo ha sido nunca, pero no por lo que nosotros llamamos corrientemente el arte según las nociones a que nos atenemos. Esta necesidad de imágenes es satisfecha actualmente por las fotografias y el cinematógrafo. Aquí interviene, en nuestraexposición, un factor de importancia primordial: el crepúsculo del arte ha comenzado con el descubrimiento