central rmalvsfeeeetmdwmºllº.
Lesreg1menespºliticoque¡mperan. nena n ea cismºs. Juiitbsa. e38tẠí¿éld8iiibºdbiiin¿hayatraquetieneºf 1fiiiidlgf biiij iiddfgjiid por tancia: el mundosedrv1deenpaísesg ggjinpeiºialistaé yjºe ri ijfpueblºs ¿coloniales y. semicbloiiible blíítllanto el if Íffascisnib. i:jcomoººt la. democracia ¡burguesa y lºs estados. im eiialiétas ¡y, coloniales.:y ;js? emicºloniales son. sin distinción, productos logicos.;lgjyagnatorales. de a. lar economim? capitalista nPortero en tº»
dos lºs pueblos ºdelíºjtniundo ¿burguesj gsin ¿distinciónlde eategrías o clasificaciones, se preSbnta un fenomeno due bubreº ttl panorama histórico cºntempºráneo y que baca palidecer a tºdºs losº. deniás; este ¿fenómeno es, buelga decirlo, la lucha de clases entre el Trabajo y el Capital.
La democracia no pwde considerarse en abstracto, pºr encima de la lucha de clases. Siendo la opºsición entre proletariado y burguesía la realidad más importante en la sociedad, las fºrmas políticas caen, ouiérase o no, dentro del campo de la clase capitalista o de la clase obrera. La democracia, que es una forma de gobierno, no tiene vida prºpia e independiente de la realidad ecºnómica y marcha como el capitalismo en psu con junto, pºr el despeñsdero histórico de la decadencia de la sociedad bur guesa. La economía capitalista no puede vivir ya, tal cºmo fué en. sus buenos tiempºs y tendrá que ser transformada necesariamente en las cisma o en sºcialismo: fascismo si la clase burguesa triunfa en sus ent uerzºe por salvar lo esencial de la economía capitalista, esto es, si logra hacer que se prolongue un régimen enel que los hombres viven y Se enriquecen a cºsta del esfuerzo de ºtros; socialismo si el proletariado logra enterrar para siempre el régimen de la eXpl0tación del hºmbre pºr el hombre. La burguesía mundial considerada en su conjunto no puede ser ya, pues, antifascista. Por lo cual, para salvarse como clase, tiene que arrojarse en brazos de las dictaduras antidemocráticas que ahogan bru tal y sanguinariamente lºs anhelos de mejoramiento de las masas obreras y populares ºprimidas y fiamélicas.
Por la misma ranin, ante la corriente fascista de la burguesía, la clase obrera y los elementos pºpulares todºs defienden a la democracia aun en sus formas limitadas, es decir, hasta la democracia burguesa, que no es otra cosa que una democracia a medias. Pero no prºceden así porque se conformen cºn este tipo de demºcracia, ni mucho menos para de jar la administración de la propia democracia a la burguesía, pues esto equivaldría a dar tiempo y oportunidad a la clase capitalista para que a la sombra de las libertades democráticas transfºrmaran la demºcracia en fascismo. Los verdaderos amigos de la democracia son en esta hora demócratas progresistas, dentócratas que tratan de hacer de la pºdrida demºcracia burguesa una democracia dinámica, ascendente, cºn un con tenido revolucionario dentro del cual las reivindicaciones sociales, políticas y sobre tºdo económit:as de los trabajadores encuentren un grado de satisfacción tan alto como permitan las circunstancias particulares de cada pueblo y de cada momento en que viva cada pais.
Tales Ob 1etlvos no se obtienen ni se ºbtendrán, evidentemente, con las. bu. rgue. sias. de,¿ntlestroe. éápgíaiseetyseinicoloniales cíon peli. imperialismo en las cuales sirve de guía y de brújula a las clases sociales; Por me se indispensable saber avalorar correctamente cuál es la democracia, e re medo de democracia, si se prefiere, que tra de utilizar la burguesía pa ra preparar el fpscismo, y cuál es la deiiff racia progresista, dinámica, ascendente que servirá al pueblo trabajador para superar la democracia a medias que organizó el capitalismo y que ahora el mismo capitalismo trata de transformar en fascismº. Cuando comprendan ésto los verdade rºs demócratas, los enemigos encubiertos e hipócritas de la democracia no podrán realizar maniobras antidemºcráticas y antipmgresiatas cºmo laa que ahºra a pesar de ser tan absurdas, realiza cºn cierto éxito el im perialismo ingléa en Sudamérica Entonces, en fm, habrá. grandea prº habilidades de true la causa de la verdadera demºcracia se salve con el socialldm9, PÁc;n tn y. u. 1 4x, ¡í ºi: KWFWWx. e: zf. u:i. a. n. 3v:af::1:a:r 3t. W¿Áa. á. f vj, A.