ció en 1910, la magna obra de realizar en la teoria y en el terreno de los hechos concretos, la reforma positiva en el orclen social, político, cultural y económico, que tanto necesitábamos para asegurar un floreciente porvenir nacional.
Se ha procedido con rigurosa graduación.
El Maclerismo se encargó de aniquilar la Dic taciura Porfirista; el Constitucionalismb cie restablecer el orden legal, cie arrojar al estereo lero ele la historia el régimen usurpador de Huerta y. cie trazar los primeros lineamientos (le la actual evolución que está experimentanclo el país.
Cúpole en suerte a la actual Administración aborclar Icle lleno el vasto programa cie refor mas nacionales que ha logrado resolver con éxito y cºn una clara visión de larealidad, pa ra linear ele una vez por todas, sobre un baluarte inconmovible, el verdaclero engrandecimiento de la patria. El General Cárdenas, a cliferencia cie otros gobernantes que han pasarlo su vida en los lujosos salones del viejo pa lacio de los Virreyes, ha sido el primero en acercarse al pueblo, en recorrer los campos y las montañas para Conocer a fondo lo que clebe bacerse en beneficio de los diversos sectores sociales que integran la República. La Carta Fundamental ha sufriclo innovaciones en con sonancia con las exigencias del presente histórico; la tierra se ha repartido entre los bombres que verdaderamente la trabajan, clesapa recienclo con ello los latifundios ociosos; se ban costeario grandiosas obras de irrigación pa ra multiplicar la producción agrícola; se han leVantaclo escuelas hasta en los lugares más PÁGINA 20 humildes del territorio; los obreros del campo y de la ciudad cuentan con leyes protectoras para su estabilidad y para la obtención de salarios que reclama la vida moderna, y una extensa red cie carreteras que cruzan las principales regiones del país, facilitan el turismo y las transacciones comertiales. Sería prolijo enn mera en cletalle los cliversos aspectos de la reforma social que se ha realizado con esfuer zo de titanes, pero baste clecir que lo funda; mental está lrecho y cie ello ten irán que hablar las generaciones por venir.
Pero para que fuera posible el movimiento evolucionista que estamos palpando y vi viendo, fué indispensable la influencia decisiva del Ejército forjado en las aguas broncas de la Revolución. Sin su incliscutible cooperación todo hubiera quedado sepultaclo entre los gri tos estridentes de una demagogia falaz y cie una oratoria de baratillo literario.
Los Soldaclos de la Revolución destroza ron a cañonazos la maleza in extricable cle viejos prejuicios que se interponían como muralla china al empuje arrollador del progreso; ani quilaron a la reacción en los campos de batalla; dominaron por completo las fuerzas anta gónicas que se oponían a un nuevo estado de cosas, y sobre todo, prepararon el campo. abrieron el surco para clepositar la semilla de la nueva corriente de ideas que sirve ¿e base a la Reforma Social de México.
El actual Ejército Mexicano tiene el honor, ungido por un verdaclero patriotismo, cie haber cumplido con una alta misión histórica.