. s mg. a. r;va. u. u. rww Wsmlmny El 22 del pasado mes de febrero se conme rnoró en México el anirersario del asesinato del Apóstol de nnestraDembcrncia Don Fran cisco Madero, Presidente de la República, y de Don José Maria Pino Suárez, Vice Presi dente de la República.
Madero pndo baber tenido sus errores; no bay bombre en la bistoria, en los grandes beclros politicos que pueda nfanarse de baber sido infalible. Pero Madero borró sus erro res para que se le reconociera como lo que es: iniciador respon.
sable de nuestra Revolución, el defensor de los derecbos cívicos de.
nuestro pueblo, el apóstol de nuestras liberta des. Tiene en ese aspectd la persdnalidad de Hidalgo, porque fueron los que hicieron cabeza en. dos hechos: trañscendentales en nuestra vida nacional.
Madero cayó acribillado por las balas de la reacción; que es la misma reacción de hoy y que sera la de mañana mientras prevalezca el régimen de injusticia social en que vivimos. Acción Social. ha querido rendir su más jerroroso homenaje a Don Francisco Madero, dando publicidad al Plan de San Luis. que el Apóstol desaparecido diera a conocer al Pueblo mexicano en su memorable manifies to, fecbado en San Luis Potosi, el de octubre de 1910.
MANIFIESTO LA NACION Los pueblos, en su esfuerzo coiistante por que triunfenl los ideales de libertad y justicia.
se ven precisados en determinados momentos históricos a realizar los mayores sacrificios.
Nuestra querida patria ha llegado a uno de esos momentos: una tiranía que los mexicanos no estábamos acostumbrados a sufrir, desde que conquistamos nuestra independencia, nos oprime de tal manera, que ha llegado a hacerse intolerable. En cambio de esa tiranía se nos ofrece la paz, pero es una paz vergonzosa para el Pueblo Mexicano, porque no tiene por objeto el engrandecimiento y prosperidad de la patria, sino enriquecer a un pequeño grupo que, abusando de su influencia, ha cor vertido los puestos pú blicos en fuente de be neficios exclusivamente. personales, 62tplotando sin escrúpulos todas las concesiones y contratos lucrativos.
Tanto el Poder Legislativo como el Judi. cial están completamen. te supeditados al Ejecu tivo; la división de los Poderes, la soberanía de. los Estados, la libertad de los Ayuntamientos y los derechos del ciudano, sólo existen escritos en nuestra Carta Mag na; pero de hecho, en México casi puede decirse que reina constantemente la Ley Marcial; la justica en vez de impartir su protección al débil, sólo sirve pa ra legalizar los despojos que comete el fuerte; los jueces, en vez de ser los representantes de la Justicia, son agentes del Ejecuti vo, cuyos intereses sirven fielmente; las Cámaras de la Unión no tienen otra voluntad que la del Dictador; los Gobernadores de los Estados son designados por él y ellos a su ver.
designan e imponen de igual manera las autoridades municipales.
De esto resulta que todo el engranaje administrativo, judicial y legislativo obedece a una sola voluntad, al capricho del General Porfirio Díaz, quien en su larga administración ha demostrado que el principal móvil que PÁGINA l