mmmmutmu u ñ. a. zg p, r¿n. o r¡ ggr»uan. u. s. 4:m. u. u u. crea, seguramente que no se trata de un em. pleado sino de un aburguesado que está en las filas de los que trabajan solo con afán de de sorientar y dividir. Los intelectuales, los verdaderos intelectuales, no la carroña enciclopédi ca, tarnfbién exigen la garantia revolucionaria a sus aspiraciones. ésto, lógicamente, de acuerdo con las fuerzas económicas que se mueven tradicionalmente en nuestro pais, lo puede ofrecer seriamente un candidato de los capitalistas, de los conservadores? Lógicamente se puede contestar que no. Esto lo garantiza en compromiso solemne ante los sectores representativos del pueblo, un candidato del pueblo, apoyado por el pueblo, que haya salido del pueblo y no lo haya traicionado nunca.
Por eso se explica el éxito de las giras del General Manuel Avila Camacho. Mentira que los campesinos vayan a las recepciones que se le tributan por el tostón o por la barbacoa. Van por convicción y van por interés, porque asi defienden su patrimonio. Mentira que los obreros vayan a las manifestaciones por la amenaza de la cláusula de exclusión. Van también por convicción y por interés; por el interés de mantener su sindicato, su contrato. cruzada generosa guiada por los postulados de ne trabajo, su dignidad humana. Esta es unala Revolución Mexicana. No es una mascarada.
Lo común y corriente en los políticos que quieren encumíbrarse con ººpujidos. es hacer demagogia; y cualquiera que sea la clase de demagogia que se haga es criminal porque ex hibe carencia absoluta de responsabilidad. No hacer dem agogia en estos tiempos, en este ambiente mexicano lleno. de libertades, donde los pulmones respiran a sus anchas, donde cada quien escribe como quiere y donde le agrada, es tener un equilibrio mental completo y ser un responsable. Avila Camacho es eso: equililggrio mental, madurez en la acción, sentido de rciiponsalailidad.
No se extrañen los derrotados de antemano que represente a la Revolución por¿¡ue ha jurado serviria, porque ha jurado amarla, porque ha jurado morir con su bandera. Las ma sas por intuición van donde está lo que no se encuentra fácilmente en los políticos cuervos que aun alos vivos quieren devoran Se acabó esa época para beneficio de México, de la Patria Mexicana.
Conjuntos humanos con contenido eminentemente popular es lo que quisieran ver en sus mascaradas los enemigos del pueblo. Eso no lo verán ya nunca.