siste en que cuando las partes no concurren a la Junta para ser notificadas personalmente, ia notificación debe hacerse por cédula que debe iiiarse en los estrados de la Junta, y para corn prdbación de esa fijación debe certificar el Se cretario en autos el hecho respectivo. Esta úl tima exigencia es indudable que tiene por ob jeto que exista constancia auténtica de que se fijó la cédula y de que, comiguientemente, se bien la notificación y no existiendo constancia aiguna de que se hubiese fijado la cédula, tiene que concluirse que la notificación no exis te, tal como lo dispone el articulo 446 dei citado 0tdenarnie11to. Manuei Hace; Pérez: Fallado el 30. Atnpato 6074 37 2a.
Substitución de Patrón En ei probiema de la substitución de patrono es preciso establecer una distinción entre. único res onsable de los nuevos actºs ue co las responsabilidades anteriores a la substitu q. meta, pues no seria posible imponer esa resción y las posteriores; respecto de las primeras debe interpretarse ei articulo 35 de la Ley Fe deral dei Trabajo, en el sentido de que tanto el patrono substituido como el patrono subs tituto son solidariamente responsables, lo que quiere decir que las acciones de los trabaja dores por salarios que se les adeuden por ser vicios prestados hasta antes de la substitución o por indemnización que les corresponda, pue den intentarse en contra de cualquiera de los patronoswe, la razón de esta disposición es fá eii entender; el articulo citado consagra una substitución de deudor, de tal manera que el patrono substituto queda obligado en ios tér minos en que lo estaba el patrono substituido y a la vez adquiere los derechos de dicho patrono substituido; en tanto que en la mayor parte de las legislaciones extranjeras sustentan el principio de que la substitución es causa de terminación de los contratos de trabajo, ia ley mexicana impone al patrono substituto la obligación de mantener vigentes esos contra tos y lo coloca como patrono de los trabajadores que ya prestaban sus servicios, con todas las obligaciones del patrono substituido; pero la ley mexicana estima que si bien la substitución del patrono opera de pleno derecho, no era posibie, sin más, privar a los trabajadores que ya tuvieran derechºs en contra del patrono substituido, puesto que podria resultar que el nuevo patrono no fuera tan solvente como el antiguo; por esta consideración ha consignado la Ley, en el articulo 35, la solidaridad del patrono substituido por todas las obligaciones derivadas de los contratos por hechos del servicio anteriores a la substitución y ha concedido a los trabajadores el término de seis meses para que dentro del mismo puedan ino tentar esas acciones en contra de cualquiera de los patronos. Por otra parte, por los hechos anteriores a la substitución sóiot puede ser responsable el patrono substituto, y la razón es igualmente clara; el derecho mexicano ha prohibido al propietario de una empresa la venta de su negociación, y precisamente porque esta posibilidad existe es por lo que ha establecido que la venta de la negociación no implica la terminación de los contratos de trabajo; por consiguiente, una vez efectuado el traspaso de una negociación, los trabajadores pasan a ser obreros del nuevo patrón y éste, a partir de la fecba en que adquirió la negociación es el ponsabilidad ai patrono sub5tituido, porque és te es totalmente ajeno a esos actos y ha quedado or virtud del tras aso desli ado de may P nera absoluta del negocio; de lo que se con cluye que la solidaridad establecida por el artículo 35 de la Ley se refiere únicamente a los actos anteriores a la substitución de patrono y que por las nuevas responsabilidades en que incurra el patrón substituto, no puede hacerse responsable al substituido por lo que, si los trabajadores son despedidos por el nue vo patrón, conposterioridad a la substitución, sólo pueden entablar su acción en contra del patrono substituto y aun cuando podria argumentarse en el sentido de que ésta interpretación da oportunidad a los patronos para eludir el cumplimiento de la Ley Federal del Trabajo, puesto que podria el patrono transmitir la negociación a una persona insolvente, librándose así de responsabilidades, debe tener se en cuenta, por una parte, que el traspaso del negocio no libra al patrono substituido de las responsabiiidades en que ya hubiere incurrido, sino sóliimente de las futuras y que lo que la Ley ha querido, es precisamente que la negociación, como conjunto de bienes, responda a los trabajadores por las resp onsabiiidades futuras y a partir de la substitución, la empresa, conjunto de bienes, como ya se dijo, res ponderá a los obreros por las nuevas responsabilidades que adquiera el patrono substituto PÁGINA 61