. ií. x consumo, con la única excepción de la mante ca, han aumentado en una proporción mucho más considerable. Por otra parte, los salarios son de 40 por ciento superiores a los de 1911 y el aumento será pronto de ºi5 por ciento, de modo que los asalariados pueden facilmente so portar el aumento del precio Finalmente, el precio medio del azúcar en Europa es de 75 peniques la libra y dado el nivel de vida del obrero australiano, que es más elevado que el de los obreros europeos, el precio de peniqnes es perfectamente razonable Lo demuestra por si solo el consumo por cabeza que es en Australia más elevado que en cualquier otro pais del mundo.
Después de insistir en la necesidad de man tener la producción de Australia dentro de cier tos limites y de acordar una rebaja a los que emplean azúcar en la fabricación de productos destinados para la exportación, el primer mi nistro subrayó ia importancia que tiene para toda Australia la presencia de una población de raza blanca en Queensland, Estado cuya vi da económica tiene por base la industria azur carera, tanto más cuanto que parece tener que afrontar un largo período de sequía que po ne en peligro su industria ganadera.
Son interesantes, a propósito de lo dicho, los datos sobre la evolución de la industria azu carera de Queensland, según las informaciones que contiene el informe de la Oficina de las Estaciones Experimentales que publicó su. di rector, M? Keer. El informe abarca el período de 19244 a 1933 e indica que en este último año se cosecharon 228, 154 acres de caña (92, 334 hectáreas) aunque la superficie plantada era de 311, 910 acres (126. 122. El siguiente cuadro indica la prºducción de ººººa::r º tinas: 1924. 171. 341 400. 136 1925. 668. 252 485. 585 1926. 952. 662 389. 272 1927. 555. 827 485. 745 1928. 735. 311 520. 620 1929. 581. 265 518. 616 1930. 528. 660 516. 783 i931. 034. 300 581. 276 1932. 546. 443 514. 085. 1933. 667. 028 638. 734 Promedio de los 10 años.
caña y de azúcar en diez años, así como la de una y de otra por unidad de superficie y el rendimiento en azúcar de 94º.
Es de notar que mientras el promedio de la producción de caña por hectárea es normal para un pais tropical como lo es la mayor par te de Queenslad y muy inferior al que se ob.
tiene en algunos otros países, por ejemplo, java y el Perú, el rendimiento fabril es elevado. hasta el más elevado que en otro pais alguno, puesto que en Java, el país más adelantado en cuanto a ia técnica azucarera, el rendimiento más alto consignado hasta ahora es de 12, 64.
Es verdad que esta superioridad queda reducida algo si se tiene presente que en Australia se. toma por base para los cálculos el azúcar de 94º y el de 96º en los otros paises.
Debemos advertir que mientras reproduci mos las cantidades de la producción en las ci fras originales, que expresan toneladas largas (de 016 kilos. convertimos en kilogramos por hectárea las toneladas largas por acre que da el original ai referirse a la producción de caña y de azúcar por unidad de superficie. Por otra parte, en Australia no se suele dar a cono cer el rendimiento en por ciento de azúcar ob tenido de la caña, sino que se indica cuántas toneladas de caña se emplean para. obtener una tonelada de azúcar. Convertimos las cifras co rrespondientes a este punto en rendimiento por ciento, forma de expresión a la que nuestros lectores están más acostumbrados. Así, por ejemplo, en los diez años que mencionamos se necesitaron en Queensland 22 toneladas de caña para obtener una de azúcar, lo que equivale a un rendimiento de 13. 85 He aqui las cifras en cuestión: Kgs. caña Kgs. azúcar e d. pect. Dec.
47. 489 124 12 90 48. 593 425 13. 24 38. 780 170 13. 92 43. 80Qa¡ 974 13. 66 43. 493 049 13. 93 41. 841 049 14. 47 39. 884 848 14. 64 43. 398 250 14. 41 43. 423 300 14. 49 51. 354 028 13. 68 44. 200 124 13. 85