. AL. ¡v. r. asl4:h u. oM défís :M. fi. iti. a. iu. u aam. u. madÍílllé fñ ér3idtl éií rígͺº. es ífóºtra :í¡
srg lº dºº3iºl íf1ñlsmºfiºbjetivºifífeºs7 tºsfindividuºsirlanian su venenº y sus iras º u.
ínrnrarnasºmenºs¡. zencubidrta, fiierº cºn la. shfiéienté ¿claridad para que ias. eiasee. Egi ciiyºsiggjintereses iiígdeiienden estas gentes. se¿zág;den. cuenta de que. dentrºdelaparatºehcralhagquienes déiiendarñ:áus ¿intereses. La fina ¡1ue. ifa;fd麿prºvºcarEiffel caºs ecºnºmicº. Percºntra. lºs¿j dirigº éiitíes ºbreidsíí fºítºriidn eii. este aspectº,. de la cuestión pºsiciºnestune ;cºintidéir;ºial cien pºrcientº, cºn las de lºs Sectºres más rw cexºnar1ºs. Mas fícºmdºggeSº nº es sufiéiente, acuden también en auxiliº de las. iuerzas ¿der :la. reffaíbt;iºn. lºsg, pºlíticºs ¿que han jsidºiidesplazadºs del aparatº ºiieial, erd íf qg ueffíjjfciientdn¿tºdav¡d¿¿eri e cºn garirigós sus exprºtegidºs.
La actividad. de ngºrtes Gil. pºn ejemplº, haºsidº denunciada recientemente enunº? dctbgpiiblicº celebradº pºrlun grupº de ¿miembrºs de la XXXVl Legislaturaréeºrº dandº una cºsa que es del dºminiº públicº, éstº es, que Pºrtes Gil maniºbra en la sºmbra para dividir a lºs individuºs y a lºs grupºs que tº ia base sºcial del Gºbiernº de la República. LA CLASE PATRONAL La clase patrºnal, pºr su parte, está más activa que nunca. Además de prºpiciar tºdas las actividades menciºnadas, lºs capitalistas, abanderándºse en un falsº patriºtismº y; explºtandº el deseº ºbrero de cºla bºrar en la recºnstrucción de laecºnºmia naciºnal, tratan de aprºvechar ia situación en beneficiº prºpiº y para destruir muchas de las cºnquistas ºbreras ºbtenidas en largºs añºs de actividad sindical. Lºs reajustes, lºs parºs, las reducciºnes de salariºs, etc. están a la ºrden del día en las más diversas regiºnes del país.
La ºfensiva patrºnal lºgró exasperar a lºs trabajadºres de Puebia, prºvecandº al fin y al cabº la huelga general en el Estadº. Sin pre tender analizar la actitud de lºs dirigentes ºhr erºs pºblanºs, calificada ya pºr el Cºmité Naciºnal de la Cºnfederación de Trabajadores de Méxi cº, salta a la vista que el mºvimientº se debe en últimº término a la prºvºcación patrºnal, prºvºcación que, insistimºs, no es única en el país y que ºbedece a un plan de prºpºrciºnes naciºnales. Pºr estºs mediºs se trata de dividir a las masas y de enfrentar a parte de ellas cºn el Gºbiernº. Si éstº se lºgrara, se habrían creado las bases para una ulteripr intentºna armada de la reacción, que tendría mayºres prºbabilidadbs de éxitº quela de Cedillº.
Tales sºn, pintadas a grandes pinceladas, las principales mºdalidades que actualmente tºma la ofensiva de la reacción nacional cºntra el mºvimientº progresista de Méxicº. lo dicho sólo habría que agregar, cºmº aspectº de mayºr impºrtancia, que lºs cºntrarrevoluciºnariºs del país cuentan cºn el apºyº decididº y francº del imperialismº extranjerº.
Pºr esº ahºra es más necesario que nunca redºblar la vigilancia de lºs elementos prºgresistas del país cºntra lºs eternºs enemigºs del prº greso de la humanidad y de laºcausa de la liberación de lºs oprimidos El mºmentº es de grandes res pºnsabilidades, que. pesan principalmente sºbre el mºvimiento ºbrerº ºrganizadº y sºbre el Gºbiernº de la República.
Lºs trabajadºres deben tener un hondº sentidº del papel que les cºrres pºnde. Su lucha en cºntra de la clase patrºnal debe estar de conformidad cºn las circunstancias históricas pºr las que atravesamºs. Hay que detener enérgicamente la ºfensiva patrºnal; hay que aplastar en su cuna lºs nuevºs ataques de la reacción; pero hay que cºmprender perfectamente que su fuerzas solas nº bastan aún para llegar a la Revºlución hacia adelante, razón pºr la cual es indispensable nb dejar se prºvºcar pºr lºs capitalistas, pues éste equivaldría a hacerles su juegº. El Gºbiernº, pºr su parte, debe ºbrar cºn tºda energía. Las prºvºcaciºnes patronales deben evitarse a tºda cºsta. Nº debe permitirse que lºs elementos más retrógradºs de la clase capitalista se cºn fabulen para desºrganizar la ecºnomía del país. Nº más ººntemplaciºnes, no más tºlerancias para lºs enemigos de la Revºlución. Aplicación fría y dura de la Ley. Legalidad si; demºcra cia, también; perº legalidad y demºcracia revºlucionarias que sirvan de escudº, y a la vea que de arma ºfensiva para el prºgreso de Méxicº. pÁGINA