. E. ííí. 9Lfi? Zé. u. ar. º. i. a. aa úmiwza Wnºkíf LWJ. o. n. u u. u. mu nme. Laa 54. u. um u ízz:o. aevssrn oe. nén;sgaóaºa ;co. ecoa6nci ¿na Organº de divu59aciónºídel Grupo Acción Social de la i.
Regietrado como artículo de ºa, cinee en la Admón. Gencrai de Correos bajo el No. con fecha. dc. de 1938. a ;íig. Bireclor Gerente: Dirección Técnica: JUN! i5 NUM reno aewnran weon Rººº ºº GAR ¡REV NQ oe i9 38 JULEO BLUMENKRON (Ediioriai)
pa ennnaa aonjeoasa Hoy todo rnnndo sabe ya que dnrani. rnuclw iiempe los reaceiona rios finearon tadas sus ilusiones en la rídié la y fracasada intentona que Cedillo realizó, al fin hace poco. La centrar revolución soñaba con la po sibilidad de ene el traidor de las Palomas lograra detener la marcha as cendente de la revolneidn popular de México.
Habiéndose redneide el golpe cedilliaia a una verdadera rebelión de opereia, la reacción lia canadiado rápidamente de frente. Los. grandes periddieoe de la capital de la República y de loa estados que a si mismoe se iiinlan serios. negaron siempre que Cedillo fuera un conspiradºr. cada ana de las denuneiaa que el movimiento obrero hacia de sus actividades subversiras, la prenda independiente respondía con calumnias e insnlioe. Tratando de adorrnecer la vigilancia mular, aseguraba que no habia en nneatro pais peligro alguno de gºlpes reaccienarios. Afirmaba que el peligro cedillieta sólo existía en la mente ealenturienta de loa lideres para desprestigiarlºs y fortalecer indirectamente al cedillisrno y a la reacción, aseguraba que la actitud vigilante de loa dirigentes obreros se debía a cobardía y a deseo de pescar en rio revuelto.
Los hechos dieron al fin la razón al mºvimiento ¡ºbrero. Al frus trado golpe cedillisia se sumaron las reitereadae declaraciones del Gene ral Cárdenas, quien de manera expresa reveló qee Cedilioeºnspiraba desde hacia mucho tiempo y que arteramente aprovechaba loa recuraos y la autoridad que el régimen le habia conñado para preparar la rebelión. En tonces la prepara mercenaria cambió de afeiiitnd. Dando un viraje de 180 gradoe se ensadd contra el fracasado infidente potºeino, que defrandó sus esperanzas.
Pero a pwar de las apariencias, la actitud de la liamada gran prenw aa siguió y sigue siendo en el fondo la misma Tan prºnto cºmo la. in dignacidn popular contra el calillismo. bajó un tanto de nivel, continuó la labºr de desorientación y deldeeerganización de las fuerm prºgresis tas de México Nada más que con el jeaaitiamo que la caracteriza, se ha adaptado a la nueva situación. Sd inverecundia llega al mdo de intenPÁGINA