EXALTACION MERlTORlA. o Fuerte como es en número y organización y convencido como está el Partido Liberal de la imposibilidad de obtener por me.
dios pacíficos le emancipación del pois, hay sin embargo entre losqmiembros del Partido, entre los que están dispuestosá empuMr las armas en defensa de le libertad, diversidad de opiniones y propósitos con respecto o la elección del momento en que deberán éllos de lanzarse la con»
Wienda que está llamada decidir si los mexicanos hemos de continuar sujetos la servidumbre si hemos de constituir en lo futuro unn colectividad de licuaAbros verdaderamente autónomos verdaderamente libres.
Los liberales han llegado ála conclusión de que sólo mediante la guerra civil será posible im«
plantar los principios proclama.
dos por el Programa, que en. Julio del año próximo pasado expidió la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano: únicamente convienen en la necesidad de lu revolucion. pero no 1mm considerado seriamente le importancia de que haya precisióny uniformidad en cl movi.
mionto de que en un momento dndo, en una hora oportuna, acuden todos los combntientes prestar su esfuerzo que en tales condiciones sería decisivo para el triunfo de la canse. que dolendemos. No todos quieren inioinr lo lucha, no todos quieren ser los primeros en arrojar el guante ul enemigo, Algunos, los que pertenecen pOr completo it ln causa, y son vnlcrocos lmstn Iu tcmnrirlnrl, con ansia esperan. ei Loquo. lo lin, mode que los convoque ai empuflul. el pcndón revolucionario, No temen ul fracaso. su peso(lilln que obsosionu y deprime ¡í. los espíritus mediocres, Como son guiados por convicciones y por nltruísmo, lu idcn (le unn posible derrota es ln qne men os los preocupa. Tampoco son oius codos por ensueños dc triunfo.
La pasión por el éxito y el terror al fracaso, son muniiesuiciones de cgoísmo. y éllos, los cnructei ros fuertes, los que se han con.
sagrado tí la cause por completo, jamás serán perturbudos por el lnfiujo de mezquinos sentimien.
tos. Como quiere luolmrán con»
tre el enemigo, porque el enemigo es el Mol. Si desean el triunfo y por el triunfo se osinerlnn, no es por satisfacer íntimas vanidades, sino porque el triunfo pondrá término nl sufriniento de muchos seresinfortunados; porque el triunfo será el bálsamo de muchas desespera.
ciones; porque el triunfo será inicia de amor que embargue dd felicidad muchos desventuIldos; será ósculo de esperanza las multitudes azotnda por L, mhmencia ha hu me para dar el primer grito bélico, be Rüflfil chnw. iu no sed de justicia. La derrota no para encender la. chispa. que ¡novo fábricas son en nuestro desventulos intimidnrin, pero sí les causaría infinita tristeza porque traerín consigo la continunción de un despotismo inicuo y afrentoso. Hombres (le osos, olmos superiores, hacen abstracción de si mismos para servir al ideal.
Ln nbnegsción los guía, la abnegación los empuja al combate y no titubesrían ante el cumplimiento del deber: serán los ini.
ciudorcs, los que primero onto: non el himno de rebelión con los primeras descarga que rompan el silencio de tumbas de esta época de enervadora tranquilidad; constituirán ln vanguardia aguerrida predestinada segur los primeros fosos á seí iir los que el incendio.
Los tcmeruriqs, los exaltadoe, los que constituirán ln vanguardia.
aguerriïla predestinada segur los primeros focos ú. sefiir los primeros laureles, pertenecen sin duda alguna ti. lu. close de luchadores que más falta hacen en esta época on que la. cobardía se oculta. cuide. dosumonte bajo el antiisz del Iii prudencia la. sensatez.
Los precabidos los juiciosos que quieren tener precursores cn la luoha, debían de comprender que si se pronuncian de común acuerdo y al mismo tiempo que los que están comprometidos it iniciar el movimiento; si de secundudores se convierten en iniciadores, su acción será más meritorio. y más útil ¿i la.
causa. Con su contingente se mulprimeros laureles; pero de un modo otro, sacrificados vencedores, merecerán la admiración ylvivirán en el recuerdo de las generaciones que los sucedan, como un símbolo de noble coraje y de bellas virtudes. lo. legión de luchadores incondicionales, perfectamente resueltos enfrentarse al tirano y que se muestran impacientes por romper les hostilidades, siguen los precua bidos, los que necesiten de guías para. avanzar al peligro, los que profeson un superstícíqso respeto lo desconocido, ios que jamás se hubieran lanzado con Colón en busca do un mundo que podría. ser uma. quimera, ni con Hidalgo en pos (lc una gloria que podría ser uno. tumba.
Los preosbidcs, faltos de oudmciia y de inquebrantable decisión y del desprecio nl peligro que caracteriza zi. los grandes luchadoxee, it loexque ven zi iniciar la, revolución que se ichinn, ri los que van ii zip untar antes que nadie sobre el poder del despotismo; los precubidoe, deoi»
mos, se conforman con secundar nos, seguirán senderos liolludos¡
invituriin cotos que Ji, otros giorifiCorán y ceñiriin laureles que pri»
mero ncarioiurzin otras frentes más altas y más bellos. Vienen después los juiciosos, hombros serios, muy serios, pertidarios de los empresas seguras, no quieren exponerse ¿i suírir deseen, bros que los nrrojarízm ul ridículo; ayudarán. el; union lo causo ¿tunqno no con los tompcstuosos entu»
siusmos de los jóvenes imprudentes y cuando venga. le der vbrns, os, cuando debido al arrojo do los impi udenws el movimiento haya incendiado ti. todo lc República, cuando las huestes rebeldes hayan obtenido señalados victorias, cuando cl pánico principio (t apoderarse dcl enemigo y ol triunfo definitivo del Partido Liberal son cuestión de poco esfuerzo y poco tiempo; entonces y sola entonces se dejarán Ver en ol campo dc botella los distinguidos juiciosos quo completaron.
le obra. iniciada. y tail vez, tel voz, lu suerte los reserve honores ajenos y. glorifica. oiones que á: otros mere cen. Es de lamentarse que no en todos los que prolesan nuestras ideas, hoya la misma. resolución de ániblece los que sacudidos por la impaciencia, aguardan la señal porque csi piensen exponeráo me!
cuundo acoso son formuilf esto.
mo, la misma abnegación; digiímos lo de una vez, que vigorizn y ennotiplicariin los focos revolucionarios que han de estallar simultáneamente y le Dictadura tendrá qué subdividir hasta reducir ln impo; tencia sus fuerzas, para ofrecer resistcncie los cuerpos insurgentes, En tales condiciones, fácil semi someter la. Dictadura y evitar las consecuencias de una guerra. pro«
longuda, y desastrosa. Por el conv trurio, si dejemos que primero se pronuncian algunos grupos, luego otros y después los demás, el enemigo los batirá en detalle y serán más remotas nuestros probabilidades de éxito.
El deber exige que los preeebir dos clioguen sus indecisionos y los juiciosos su egoísmo y opten por seguir el ejemplo de los excitados.
Que no hoya vmileciones ni temores, que todos los soldados de la.
libertad ee lennon at la. meno. del combate si un tiempo, mismo, ii lc señal conveniida, y el. Ejército dc la tiranía, cojido de sorpresa, se desmoralizorii si los primeros ataques y se rendirá. despues.
seamos nrrojedos y venccrcmos.
De los audaces es el mundo, Un Bandiiio Predicando los Hombres Honradns. Viene de la primero plena. Teodoro Dolmen es un millonario, esto es, tiene capital. Adquirió esc capital por: medio del trabajo? Los millones que tiene ¿son fruto bcndito y sangrado del trabajo? Que muestre sus menos el hundido. donde estiin los cullos reveladores de una vida (loclicndn al trabnjo honesto y. noble. Ec siquiera un intelectual? 1, Donde están los proA filmaciones: do su cerebro?
Si, que muestre sus monos ci Lnndido: no tienen las huellas doi trabajo y su capital se debe el robo si al asesinato. En lugar de cayos, tiene on las monos lá sangre del Sr. Ccrdán ¿í quien mandó asesinar para apropiarse su copita. zi eso llame el tirano, fruto bendito y sagrado del trabajo al quo hay que respetar y considerch Al hablar de las fábricas dc hilados y tejidos, dice Dehesa. estas grandes negociaciones por (luión deben estar amparados y protegidas? Por vosotros los primüos. Quiere Dehesa. que los esclavos men lu ergzistula y la ampnren y Protejan. Quién se ha atrevido Esta ahora recomendar Álos El 15101591165 que protejan y amparan gres. le que los priva de su liad. Qué cruel ironía! Lss rudo país lugares de tortumflerdnr deros presidios donde los obreros trabajan como forzados y no como hombres libres.
Dehesa recomienda despues los obreros que no se declaren cn huelga, que cierren sus oídos todo mal consejo, y, en suma, que amen. los patronos como si fueran sus pudrcs.
Afortunadamente los obreros van comprendiendo que los patronos no son teles padres, sino hombros que se aprovechan de su posición para oprimir y explotar :1 sus semejantes Por otra parte, los hombres honrados comprenden que es inícuo que un vulgar bandoloro, como Dehesa, se meto der consejos zí hombres verdaderamente honorebles, como los trabajadores que no tienen millones porque no se han manchado las menos de sangre ni nadie han robado. REVÓLUCION.
Con este número entre REVO«
LUCION el segundo mes de su vidu. En un mas mucho se ha alcanzado: ciududimos valientes se disponen ai sostener el Programa del Partido Libcrul, No nos envanecemos de los buenos resultados que porn. la causa.
está dando REVOLUCION. Bien sabemos que el terreno estaba preparado y que cs campo fértil donde sembramos ln semilla iccundu (lc la rebeldía; pero sí nos sentimos orgullosos nl poner nuestro dosis de esfueruo ren osiuprzohgoncrnl que hacen todos los luchadores para derribar el despotismo invoreeundo Tie Porfirio Díaz.
REVOLUCION cs, por lo mismo, útil ln cansa. cio lu libertad; por eso nos sacrificamos sosteniendolo.
Somos, como yn lo hemos diclio, nn grupo de trubcjodorcs los que sostcncmos este periódico. Nuestros salarios son cxxguon y de ellos. rostmnos lo que se necesita. porn lo impresión del semanario.
Pobres corno somos, no podremos por mucho tiempo sostener la pu»
blionción dc REVOLUCION, y os por eso por lo que suplicamos it todos nuestros hermanos dc crudo que nos ayuden, que no dejen sobre nuestros hombros todo ol peso de los gustos del periódico, y nos envíen ii lo muvor brevedad su óbolo para que REVOLUCION no muera y continúo exeltnndo los ánimos y preparando los espíritus, para el movimiento que muy prom to estudiará enxtcun ht extensión de la República, contro. cl despotismo más vil y mais vergonzoso que it los mexicanos nos he tocado soportar.
Si nuestros hermanos en ideales nos ayudan convenientemente, au rncntcrcmos el tiro de REVOLUCION, y hasta podremos rcgnlcrlo, para que circule profusamente y vaya inilarbando los corazones de los hombres que no han perdido la vergüenza. Así, pues, todos aquellos que pueden desprenderse de alguna cantidad aparte de lo que los corresponda pagar por su subscrición, deben. hacerlo. Nunca, hnbrán gastado mejor su dinero que cuando contribuyen por sostener este periódico.
Esperamos que todos los hombros honrados nos ayudarán de la mejor voluntad. EL SUPLICIU DE LOS BEVOL GWNARIUS.
No solamente la prensa sedíw ciose. como se califica parió dicos como el nuestro en lun esferas oliciulos sino hasta pit blicacioncs amigas de lo paz ye orden, se muestran indignadas.
con motivo de las torturas que el Gobierno de Díez lmoo sufrir ¡i los mexicanos acusados de rebelión.
So necesitallevur dentro de sí un espíritu degradudo hasta la, inscnsibilldud para no conrnom vcrsc cuando lu infamia se exe.
cerbu y hiere despiadnduá mios.
tros semejantes; se necesite no tener entrañas, tenerlos enju. tus por la abyección y muertas nl sentimiento, para mirar con indiferencia lo que está aooutnl ciendo en. las lúgubres gulcras de San Junin de Ulúa.
Verdad es y muy amarga. que le. prensa de México no tiene per ralclc en cunnto ii servilismo: verdad es que las reducciones de periódicoswespeciolmcnte de períodicos grandeswestáu congela; tionadas de impúdicos cortesnnow que revorencian ul Poder, aun»
que este sea. ol puño maldito quel cstrnngula un pueblo; pero Ii pe sor de tanto miseria moral. ii p0ser de osa relujoción que custom los vigures di periodismo nscimml, se. regislmn :i veces en nuestro ¡mis hechos tun oxcccmr bles, ntcnludos tun iuostruososH que son capaces de inspirar uni rasgo de Vergncnne hasta tí seres dcgonerados, de hacer que la protesta surja. hosts de plumas.
acostumbrados ii empopcrse en lc lisonju y la adulsción.
Jon motivo dci trntmnicntow inquisitoriul que por orden de orlirio Diaz se de los revolucionarios reales supuestos, coníimiil os en la ¡nortíiirn prisión.
de Han Juan «lo lllún. mia de uni escritor (lo osos quo con su boujeza y sumisión han contribuido)
it que seu poeiblc lo notunl tiro in a quo rige en Móxico, im lingido nlurmnrse y im publicudfl algo, pálidns sclnlllunzus de los sombríos, do los cspoluznuntos dramas de dolor que se desarrollnn en Ulúa, en ic Fortaleza de negro historia, donde fué sncrin ficndo el lliic. Verdad, precursor de Hidalgo, donde más tordo se guardó prisionero (t Juiírez y ¡donde hoy se murtirizc ii Juan Sarabia y zi sus inicrtunndos compañerosj aru que nuestros lectores so formen una idea, aunque son.
vaga, de lu situación que guerdan nuestros computriotns neu»
scdos de revolucionarios, publicamos el siguiente relato de un periódico gobiornistc que so edito en la ciudad de Veracruz. Las condiciones antihigiénicas del presidio de Ulúc han segado le existencia de muchos de los presuntos culpables, dichas condiciones, se agudizan. en los veranos; y así ¿ii que extrañar que durante estas semanas